Lucis Trust / Escuela Arcana / Introducción / Extractos sobre la Escuela Arcana  

Extractos sobre la Escuela Arcana

De la Autobiografïa Inconclusa de Alice A. Bailey:

Un día vino Richard Prater, antiguo asociado de W. Q. Judge y discípulo de H.P. Blavatsky, y la semana siguiente trajo a todos los que integraban su curso sobre la Doctrina Secreta. En uno de los papeles recibidos, H.P.B. expresaba su deseo de que la sección esotérica se llamara Escuela Arcana. Esto nunca se había hecho, entonces decidí cumplir con el deseo de la venerable dama y dar a la escuela este nombre.

La instrucción básica impartida en la Escuela Arcana es la misma que se ha dado a los discípulos a través de las edades. Por lo tanto, si la Escuela Arcana tiene éxito, no tendrá un gran número de miembros en este siglo. Los que están preparados para ser instruídos en las leyes espirituales que rigen a los discípulos, son raros de encontrar, aunque debemos esperar que el número se incremente. La Escuela Arcana no es una entidad para discípulos probacionistas. Está destinada a ser una escuela de entrenamiento para quienes pueden actuar, directa y conscientemente, bajo la dirección de los Maestros de Sabiduría. Existen hoy en el mundo muchas escuelas para probacionistas que realizan un trabajo noble, grande y necesario.

Por eso la Escuela Acana es apolítica y no sectaria y profundamente internacional en sus ideas. Su nota clave es el servicio. Sus miembros pueden pertenecer a cualquier secta y partido político, y trabajar en ellos siempre que recuerden que todos los caminos conducen a Dios y que el bienestar de la humanidad debe regir todos sus pensamientos. Ante todo, en esta escuela se le enseña al estudiante que las almas de los hombres son una.

Quisiera agregar además, que la creencia en la Jerarquía espiritual de nuestro planeta aquí se enseña científicamente, y no como doctrina sino como un reino existente y demostrable en la naturaleza. Hemos tenido demasiada enseñanza clerical acerca del reino de Dios y el reino de las almas. Estos términos equivalen a la frase empleada anteriormente, la Jerarquía espiritual del planeta.

En esta escuela se desarrolla la obediencia ocultista, que no implica obediencia a mí, a otro dirigente de la escuela, ni a algún ser humano. No exige ni se pide a los estudiantes juramento alguno de adhesión u obligación personal hacia ningún individuo. Sin embargo, se les enseña a obedecer rápidamente los dictados de su propia alma. A medida que la voz del alma se intensifica y se hace familiar, con el tiempo se transformarán en miembros del reino de Dios y serán llevados ante Cristo.

Decimos a los estudiantes que si la escuela logra profundizar su vida espiritual, ampliar su horizonte y acrecentar su percepción mental, les corresponde aplicarlo en la iglesia, la sociedad, organización o grupo, hogar o comunidad que el destino les ha deparado. Por esto tenemos estudiantes activos que son miembros de diversas logias teosóficas, y cada una se considera única y verdadera; también hay estudiantes que pertenecen a cuatro grupos distintos de rosacruces y miembros de la iglesia católica y protestante, de la Cristian Science y de la Unity y de todas las organizaciones conocidas con una base espiritual o religiosa. Aceptamos otros que no tienen creencia alguna pero están dispuestos a aceptar una hipótesis y probar su validez.

Uno de los desarrollos más interesantes producido en la escuela, ha sido la constante rigidez de los requisitos de ingreso. Cada vez eran más numerosos los rechazos enfocados exclusivamente en el nivel emocional y recalcábamos la necesidad de poseer algún enfoque y desarrollo de la mente, para proporcionar un entrenamiento más avanzado en los grados superiores. A medida que los años pasan y las necesidades del mundo son más urgentes, también aumenta, paralelamente, la necesidad de discípulos entrenados. El mundo debe ser salvado por quienes poseen inteligencia y amor; la aspiración y las buenas intenciones no bastan. (lbid., pág. 141-70)

De los escritos del Maestro Tibetano, Djwhal Khul:

Mi deseo (como también el de muchos que están asociados con la Jerarquía) fue establecer una escuela esotérica cuyos miembros tuvieran libertad, no se vieran obligados a hacer juramentos ni a contraer compromisos; se les proporciona meditación, estudios y enseñanza esotérica, dándoles libertad para hacer sus propios ajustes e interpretar la verdad de acuerdo a su capacidad; presentandoles diversos puntos de vista y al mismo tiempo transmitirles esas verdades esotéricas más profundas que prodrían reconocer, si en ellos despertara la idea de los misterios y, aunque leyeran u oyeran acerca de los mismos, no los perjudicará aunque carecieran de percepción para reconocer la verdad tal como es. Dicha escuela fue establecida en 1923 por Alice A. Bailey, con ayuda de Foster Bailey y de algunos estudiantes con comprensión y visión espirituales. A.A.B. estableció como condición, que yo no interviniera en la Escuela Arcana ni controlara sus planes y programas de estudio. En esto Alice A. Bailey actuó en forma inteligente y correcta y apruebo plenamente su actitud. Tampoco fueron usados mis libros como texto. Sólo, durante los últimos años, uno de ellos, Tratado Sobre Magia Blanca, fue adoptado como texto de estudio, ante los continuos requerimientos de muchos estudiantes. También fue utilizada durante dos años, en una sección del cuarto grado, la enseñanza sobre el antakarana (que aparecerá en el tomo V del Tratado Sobre los Siete Rayos). Además se dió en otra sección, como material de lectura, enseñanza sobre Espejismo (Glamour).

En la Escuela Arcana no se exige obediencia a nadie, ni tampoco "obediencia al Maestro", pues ningún Maestro dirige la Escuela. En cambio se recalca la existencia del Maestro en el corazón, el alma, que es el verdadero hombre espiritual dentro de cada ser humano; tampoco se enseña teología ni se obliga al estudiante a aceptar determinada interpretación o presentación de la verdad; un miembro de la Escuela puede aceptar o rechazar la existencia de los Maestros, de la Jerarquía, de la reencarnación o del alma, y continuar siendo miembro de la misma. No exige ni se pide lealtad a la Escuela ni Alice A. Bailey. Los estudiantes pueden trabajar en cualquier grupo ortodoxo, ocultista, esotérico, metafísico o iglesia, y ser no obstante miembro de la Escuela Arcana. Sólo se les pide considerar dichas actividades como campo de servicio, donde puedan proporcionar ayuda espiritual, obtenida a través de los estudios de la Escuela. Los dirigentes y colaboradores avanzados de muchos grupos esotéricos, también trabajan en la Escuela Arcana y, sin embargo, son totalmente libres para poder dedicar su tiempo, lealtad y servicio a sus propios grupos.

Después de veinte años, [escrito en 1943] la Escuela Arcana entra ahora en un nuevo ciclo de crecimiento y utilidad - conjuntamente con toda la humanidad - para lo cual se están haciendo los debidos preparativos. El principio fundamental es servicio basado en el amor a la humanidad. El trabajo de meditación está equilibrado y va paralelo al estudio y al esfuerzo de enseñar a los estudiantes a prestar servicio. (El Discipulado en la Nueva Era, T. I, págs. 714-15)

Por consiguiente, me he interesado en tres aspectos del trabajo: los libros, la Escuela Arcana y el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Los impactos mundiales hechos por estos tres aspectos del trabajo, fueron efectivos y útiles. La parte útil del trabajo realizado es lo que interesa, no la critica e incomprensión de quienes pertenecen al viejo orden y a la era pisceana, pues son incapaces de ver el surgimiento de las nuevas formas de vida y los nuevos acercamientos a la verdad.

Todo este tiempo he permanecido detrás de la escena. Soy responsable de los libros y folletos, que llevan la autoridad de la verdad - si la verdad existe en ellos - pero no la autoridad de mi nombre, ni la categoria que puedan adjudicarme o que me otorguen los curiosos, los investigadores y los devotos. No he dictado ninguno de los programas de la Escuela Arcana ni he interferido en sus planes de estudio, y de ellos es responsable A.A.B. Mis libros y folletos fueron puestos a disposición de los estudiantes de la Escuela y del público. (Ibid., págs 716-17)

La Escuela no proporciona entrenamiento para la iniciación. Tampoco tiene como objetivo ayudar al estudiante a ingresar a un Ashrama, ni a hacer contacto con un Maestro. La finalidad de la Escuela Arcana ha sido y siempre será, ayudar al estudiante a progresar más rápidamente en el Sendero del Discipulado. No se ocupa de los problemas incidentales al Sendero de Probación, ni al Sendero de Iniciación. El Maestro Djwahl Khul ha declarado que en la nueva era el campo de entrenamiento para el discípulo será el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo.(El Discipulado en la Nueva Era, T. II, pág. 10--Introducción por Foster Bailey)

La organización y el trabajo de la Escuela Arcana es el proyecto espiritual de A.A.B., y nada tengo que ver con él, ni en el futuro guiaré o tomaré parte alguna en los asuntos de la Escuela Arcana. Dicha tarea le corresponderá a quienes A.A.B. elija. Es un organismo viviente que crecerá por sus propias potencialidades inherentes y bajo la inspiración espiritual de la energía proveniente del Ashrama del Maestro K.H., del cual A.A.B. es una colaboradora y discípula. (Ibid., pág. 80)

La Escuela Arcana no es y nunca lo fue, una de mis actividades o empresas. En vista de la situación de las denominadas escuelas esotéricas del mundo, cuando A.A.B. organizó la Escuela Arcana se opuso rotundamente a que yo tuviera algo que ver en ella, y estuve plenamente de acuerdo con su decisión. La extensión de mi vínculo con la Escuela se debe a que delineé los grados de la Escuela y una o dos veces - en mis instrucciones utilizadas en el grado de discípulos - pedí a los estudiantes que colaborarán en alguna medida. Recuerden que tales instrucciones no eran de la Escuela, sino los primitivos escritos que, sin cambio alguno, formaron parte de mis libros y así se publicaron. Además en los últimos cinco años se hicieron arreglos para que la Escuela diera cursos por correspondencia basados en algunos de mis libros. (Ibid., pág. 81)

1. La Escuela Arcana entrena a discípulos. Su programa es, por lo tanto, selectivo. Sus normas no pueden descender. No es una escuela para probacionistas. En consecuencia, el número de los estudiantes será reducido.

2. Es una escuela para adultos donde se desarrolla la obediencia oculta, no la obediencia a las reglas establecidas por el hombre o la escuela, sino por la obediencia al alma.

3. Enseña en forma científica a creer en la Jerarquía, no como doctrina sino como un existente y probable reino de la naturaleza. Pone de relieve las reglas del Ashrama y la vida dual del discípulo.

4. El estudiante aprende que "las almas de los hombres son una".

5. No proclama categoría ni poder, nadie en ella pretende ser iniciado. El grupo de la Sede y el personal de la Escuela están allí por inclinación espiritual.

6. No es sectaria. Es apolítica e internacional en su modo de pensar. Su nota clave es servir. Sus miembros pueden estar activos en cualquier secta o partido político, siempre que recuerden que todos los senderos conducen a Dios y que la idea de la "Humanidad Una" rige todos sus pensamientos.

7. Las doctrinas fundamentales de la Sabiduría Eterna son reconocidas en todo el mundo y expuestas en mis libros. Constituyen la enseñanza fundamental de la Escuela Arcana, no porque sean mios los libros, sino porque es parte de la continuidad de la Sabiduría Eterna y lo último que la Jerarquía impartió sobre dicha sabiduría. Las doctrinas no se pueden convertir en biblia de alguna secta, como lo ha hecho la Sociedad Teosófica con la Doctrina Secreta, lo cual, incidentalmente causó un profundo desengaño a la Jerarquía. Nadie debe convertir a Alice A. Bailey en una autoridad esotérica. Quienes están vinculados a la Gran Logia Blanca no patrocinan biblias ni autoridades, sino sólo la libertad del alma humana. La enseñanza es lo que tiene importancia, no su origen o forma. (Ibid., pág. 84-85)

Hay algo que deberían captar con toda claridad y es el diseño que fundamenta los diversos aspectos del trabajo, ya en proceso de expansión. Un escueto diagrama aclarará la relación, y esas relaciones son reales:

LA JERARQUIA ESPIRITUAL DEL PLANETA
Actua a través del
/
NUEVO GRUPO DE SERVIDORES DEL MUNDO
Que utiliza numerosos agentes, entre ellos
/
LA ESCUELA ARCANA
Que actua a través de
/
LAS ACTIVIDADES DE SERVICIO
Triángulos, Buena Voluntad, Invocación,
asociados a
/
LA PUBLICACION DE LIBROS

La energía del nuevo grupo de servidores del mundo podría ser comparada con el antakarana que vincula a la humanidad con la Jerarquía, proporcionando un canal de contacto con los Ashramas de los Maestros. La Escuela Arcana puede ser considerada como uno de los resultados de las actividades del nuevo grupo de servidores del mundo, y muchas otras se llevan a cabo en el mundo. Lo mismo atañe a las actividades de Servicio. Ningún grupo esotérico estará debidamente manejado ni correctamente motivado, si las energías espirituales de que se disponen y el conocimiento y la sabiduría que imparte, no se expresan como servicio definido. Las actividades de servicio son, por lo tanto, expresión de la vivencia de la Escuela Arcana, y en esa relación deben valorarse y manifestarse. (Ibid., pág. 85)

Deben recordar que este esfuerzo grupal que inicié, ayudado por los Maestros más avanzados y experimentados, de ninguna manera a llegado a su fin; puede ser (y probablemente lo sea) para ustedes un experimento en esta vida particular, pero en la próxima quizás evoque en ustedes nuevas actitudes y profunda comprensión de lo que subjetivamente sucede. La falta de comprensión y reconocimiento de la oportunidad, dejaban perpleja a A.A.B. y me preocupaban a mí. Al igual que todo discípulo tuvo al principio que trabajar en la oscuridad; cuando comenzó a prestar servicio no había en su cerebro físico la menor idea de la existencia de los Mestros ni de la Jerarquía, pero continuó sirviendo muchos años hasta que, como recompensa, descubrió o debería decir recuperó, antiguos vínculos y conocimientos que aclararon su visión y posición respecto a la verdad. Ahora va lentamente prestando ese servicio que (dentro del Ashrama) permitira a K.H. realizar una tarea más espiritual, en colaboración con el Cristo. A fin de entrenarse y de llevarlo a cabo, emprendió sola y sin mi ayuda la fundación y organización de la Escuela Arcana, que le proporcionó el entrenamiento y la experiencia necesaria y le permitió demostrar la calidad de la enseñanza y la sicología esotérica, tarea principal de cada ashrama y particularmente del ashrama de segundo rayo. (Ibid., pág. 95)

Se está haciendo un gran experimento en la Escuela Arcana. Es un esfuerzo para aliviar a los Maestros en Su tarea de entrenar aspirantes al discipulado y prepararlos para ocupar el correspondiente lugar en la periferia del Ashrama - que en este caso es el mío. De este modo alivio en gran medida el trabajo de otros Maestros, en esta línea. Maestros como K.H. y M. en este momento sólo se ocupan de discípulos ya entrenados, pues lo exige el trabajo mundial. Este experimento se está llevando a cabo en la sección avanzada de la Escuela Arcana.(Ibid., pág. 635)

La fundación de la Escuela Arcana y su trabajo, fueron iniciados por A.A.B para entrenar a quienes ya estaban preparados para la enseñanza esotérica, instruyendolos en la etapa y el trabajo del discipulado aceptado. Existen hoy en el mundo incontables grupos dedicados a la tarea de ayudar a cualesquiera de los grupos de aspirantes e investigadores que se encuentran en todas partes, o hacen el esfuerzo generalizado de elevar la conciencia de la masa. La Escuela Arcana, por lo tanto, fue formada para dos propósitos:

a. Principalmente para ayudar a la Jerarquía en su trabajo durante la crisis mundial - crisis para la cual la Jerarquía ha sido largamente preparada. La Escuela Arcana no fue ni es el único grupo con este objetivo, pero definitivamente se halla entre las más influyentes.

b. Entrenar a discípulos en probación, para que lleguen a ser discípulos aceptados, de manera que la Jerarquía descubra a quienes pueden, sin peligro, llevar al mundo el poder espiritual y constituir canales de amor y comprensión.

Verán por lo consiguiente, que la Escuela Arcana no se ocupa mayormente de ayudar al individuo como de ayudar a la Jerarquía en la salvación de la humanidad. Para este trabajo se necesita entrenamiento, y la Escuela Arcana lo proporciona. (La Exteriorización de la Jerarquía, pág. 270)

... Su meta consiste en entrenar a esos discípulos que pueden complementar el Plan y prepararse para la reparición de Cristo y, por lo tanto, la Escuela Arcana puede proporcionar un grupo entrenado de trabajadores. (Ibid., pág. 521)

Foster Bailey sobre el discipulado de Alice A. Bailey:

La última encarnación de A.A.B. estuvo dominada por dos objetivos, uno de los cuales era específicamente suyo y el otro una colaboración con D.K. en su gran tarea de suministrar la enseñanza que se necesitaba para realizar la transición entre la era Pisceana y la nueva era Acuariana.
Ella llegó a la encarnación con un propósito fijo de crear una escuela esotérica de discipulado para la nueva era. Existía un número creciente de aspirantes al discipulado con algún conocimiento esotérico y esto había sido logrado en parte por la discípula H.P. Blavatsky, pero todos ellos eran discipulos muy poco entrenados, efectivos y entrenados. Si hubieran habido más, la crisis de la guerra mundial habría sido resuelta en el plano mental y no se hubiera precipitado a la guerra física. La Escuela Arcana fue su contribución elegida al trabajo jerarquico y fue aprobado por su Maestro. Ni K.H. ni D.K. la controlaron jamás o a la creación de la Escuela Arcana. Ese fue su privilegio, ganar o perder. (A Learning Experience -Una Experiencia de Aprendizaje, pág. 10)

Ella nos pide que mantengamos la Escuela Arcana limpia y brillante tal como es ahora, plena de ese poder salvador que emana de un grupo mundial de amorosos corazones, que en verdad es eso, y que procuremos servir verdaderamente. (Autobiografía Inconclusa (Foster Bailey), pág. 8)