Lucis Trust / Escuela Arcana / Introducción / Preguntas frecuentes  

Preguntas frecuentes

sobre la Escuela Arcana

FAQs
A.

La fundación de la Escuela Arcana fue el proyecto escogido por el alma de Alice A. Bailey, con el propósito de entrenar discípulos para la cooperación con la Jerarquía; y también como parte de un doble servicio: su labor para la Jerarquía por un lado, y por otro la redacción de los libros de la Sabiduría Arcaica, escritos en asociación con el Maestro Tibetano. Acerca de su trabajo, escribe Foster Bailey: "La Escuela Arcana fue su elegida contribución al trabajo jerárquico, y ésta fue aprobada por su Maestro. Ni K.H. ni D.K. ejercieron alguna vez control sobre ella o sobre la creación de la Escuela Arcana. Ese fue su privilegio, éxito o fracaso".

La Escuela abrió sus puertas en 1923, seguidamente de la publicación de los libros "Iniciación Humana y Solar" y "Cartas sobre Meditación Ocultista", tiempo en que A. Bailey se encontró rodeada de multitud de cartas y consultas. Los lectores deseaban saber más acerca de la meditación y su práctica. Solicitaban una guía en su búsqueda de la verdad, sin verse sujetos a las usuales limitaciones de los credos dogmáticos, ni a compromisos de alianza con cultos, sectas o personalidades con enseñanzas autoritarias. Para atender a semejante demanda, la Sra. Bailey comenzó escribiendo una carta mensual en la que discutía enseñanzas esotéricas y métodos de entrenamiento personal. Los cursos y trabajo de la Escuela Arcana se han desarrollado en base a ello.

A.

El propósito de la existencia de la Escuela Arcana es proporcionar entrenamiento para quienes sientan el impulso a tomar conciencia más plena de su innato potencial espiritual, a utilizar en favor de la humanidad. Se asume que los aspirantes se disponen verdaderamente a una vida sacrificada de servicio activo en alguna área de necesidad humana.

La función de la Escuela es brindar ayuda a quienes se encuentran finalizando el sendero de probación, y avanzan hacia el Camino del Discipulado; y facilitar a quienes ya se encuentren en tal sendero un avance más rápido, y una mayor eficiencia en su servicio.

"El Adepto", se nos dice, "es autodidacta y se inicia a sí mismo" La Escuela sólo puede depositar en manos de estudiantes los métodos y reglas por medio de los cuales otros se han realizado; la responsabilidad de la prueba y el logro reside en el mismo estudiante, así como también la capacidad de relacionar los poderes espirituales en desenvolvimiento con la vida externa de servicio activo. Lo antedicho constituye un fundamento esencial para el discipulado en la Nueva Era, y es en sí mismo el propósito subyacente de la Escuela Arcana. El énfasis se dirige hacia el trabajo grupal y los requisitos para el discipulado de la Era Acuariana. El Esoterismo es una forma práctica de vida.

A.

El trabajo de la Escuela Arcana se lleva a cabo por correspondencia, mediante el grupo de las Sedes de Nueva York, Ginebra y Londres. Ellos están para guiar, ayudar y aconsejar a los estudiantes en el trabajo y vida espiritual, sugiriendo líneas de acción correctas y promoviendo la expansión de la vida y trabajo grupales en conformidad con la necesidad y oportunidad presentes. El valor discipular del grupo mundial como totalidad, para el trabajo de la Jerarquía, depende del nivel interno de todo el grupo de miembros de la Escuela, y todos los estudiantes de la misma, aceptan su debida cuota de responsabilidad por el mantenimiento y el desarrollo de la actividad grupal como instrumento de servicio. No hay clases, exámenes ni competencia. El trabajo es individual y confidencial. El progreso de cada estudiante se evalua de forma individual, y no se compara o mide con referencia al crecimiento espiritual de otros. Se espera que cada estudiante piense, medite, y emprenda la búsqueda de la verdad por sí mismo de acuerdo con su propia necesidad y entendimiento, aprendiendo el significado de la interdependencia en el trabajo de grupo mediante la independencia espiritual adquirida. A su vez, cada uno es asignado a un Grupo Secretarial. Un Secretario es otro estudiante de la Escuela que ha aceptado acompañar a los estudiantes de los primeros grados, supervisando su trabajo. El Secretario mantiene una relación epistolar con el estudiante y se encuentra disponible para responder a cualquier pregunta que surja en el curso del trabajo.De esta manera, estudiantes de todo el globo, quienes quizá nunca se encuentren, trabajan unidos en el servicio, la meditación y el estudio grupales, ayudando a precipitar las ideas sobre las que se fundarán la nueva cultura y civilización. Los estudiantes que residen en las Américas y sectores del Lejano Oriente que trabajan en Inglés o Español responden a la Sede de Nueva York, los de Gran Bretaña y la Commonwealth a la de Londres, y todos los estudiantes de las diferentes lenguas europeas a la de Ginebra.

Además, cada Sede de la Escuela Arcana mantiene un servicio postal de biblioteca con un sistema gratuito de préstamo de libros esotéricos y ocultos para beneficio de todos los estudiantes. Sus servicios, que incluyen la solicitud de libros por correspondencia, también están abiertos al público. Sin embargo, no es posible el envío de libros al extranjero.

A.

La Escuela Arcana proporciona un entrenamiento práctico que ayuda al aspirante en sus esfuerzos auto-iniciados por "conocerse a sí mismo", y encontrar su lugar de servicio en relación con quienes se hallan más avanzados que él en la evolución -- y a quienes puede dirigirse en busca de ayuda -- y también en relación con quienes puede servir. Esencialmente, la Escuela Arcana coloca en manos de los estudiantes herramientas y métodos ya comprobados como útiles, dejando a su cargo el experimento de aplicación a sus propias vidas.

El trabajo de la Escuela Arcana se divide básicamente en tres sectores interdependientes, ninguno de los cuales puede llevarse a cabo con éxito sin el otro. Estos son: meditación, estudio y servicio. La naturaleza y forma del servicio individual queda enteramente bajo la decisión del estudiante, en función de sus propias motivaciones e inclinaciones, así como de sus circunstancias personales.

El rol del grupo de la Sede y de quienes actúan como secretarios encargados del trabajo de los estudiantes, es ayudarlos a potenciar su propia capacidad de pensar, y poner a su disposición la experiencia vertida por el grupo mundial, siempre en forma de influencia moderadora y guiadora.

Los cursos formales de estudio abarcan varios años. El primero, o curso preparatorio, normalmente se lleva a cabo en seis meses. Incluye un estudio de la constitución del hombre y de ciertos preceptos básicos del ocultismo relacionados con la vida del discipulado. Así se establecen un adecuado ritmo de meditación y un proceso de reorientación y evaluación de la vida diaria.

El Segundo curso de trabajo se concentra en los medios por los cuales la personalidad es integrada y alineada, y la naturaleza emocional se sitúa bajo el control de la mente mediante el empleo de "los poderes mágicos del alma". Al mismo tiempo se introduce un estudio paralelo de los "problemas de la humanidad", complementando el trabajo oculto. Este estudio continúa bajo diferentes aspectos a lo largo del programa de entrenamiento de la Escuela. Todo discípulo es entrenado para el servicio a la humanidad.

El propósito del siguiente curso de estudio y meditación consiste en la integración del alma y la personalidad, creando así un instrumento de servicio sensitivo para el uso de los Maestros.

Durante los años siguientes se otorga una mayor instrucción y guía acerca de la construcción del Antakarana -- el puente en conciencia entre la personalidad fusionada con el alma, y la tríada Espiritual. Acompañan a este trabajo cursos complementarios de estudio, haciendo especial hincapié en el reconocimiento de la correcta esfera del servicio discipular apropiada a cada rayo y equipo del estudiante.

Por consiguiente, el entrenamiento ofrecido en la Escuela a través de los diferentes cursos de estudio y meditación es eliminatorio, quedando naturalmente al margen quien no se encuentre preparado o quien no desee efectuar el necesario esfuerzo o ajustes internos. La Escuela Arcana es un lugar de intensa actividad y de cursos de estudio a largo plazo. Dependiendo de la propia dedicación al trabajo, el entrenamiento puede llevar entre ocho y trece años, posiblemente más, en completarse. A los estudiantes se les envían regularmente cuadernos de estudio sobre los cuales basar su trabajo. Cada mes, deben enviar a la Sede un informe de su trabajo de meditación, y también trabajos escritos a determinados intervalos de tiempo.

A.

Requisitos de Admisión

No es obligatorio interrumpir la conexión con otras organizaciones o iglesias a las que el estudiante pueda estar afiliado. El único requisito consiste en el compromiso con la técnica de meditación presentada en los cursos de trabajo. Ningún estudiante debería intentar seguir las prácticas de meditación enseñadas en la Escuela Arcana simultáneamente con cualquier otra. De hacerse caso omiso a tal requerimiento, la Escuela no podrá hacerse responsable de la confusión y obstáculos resultantes, quedando a determinación de la Sede la posibilidad de anular la afiliación de cualquier estudiante que desatienda tal advertencia. Debe tenerse en cuenta que en la meditación ocultista el estudiante aprende literalmente la destreza en la recepción, manipulación y transmisión de energías, pudiendo ser empleado, por razones de seguridad, sólo un método o técnica al mismo tiempo.El trabajo de la Escuela no se encuadra dentro de un nivel elemental o probacionista, dándose por supuesta una relativa familiaridad con la ciencia esotérica. No siendo tal el caso, con frecuencia se recomienda un curso de lectura preparatoria.

A.

La Escuela Arcana se financia enteramente mediante las contribuciones voluntarias de los estudiantes. No hay precio establecido para los cursos de entrenamiento. Se espera que los estudiantes den lo que puedan, aunque les corresponde a ellos mismos decidir cuánto. Con el objeto de mantenerlos informados, anualmente se les envía un balance de la situación financiera de la Escuela. Las donaciones sostenidas y regulares de los estudiantes son el medio por el cual se ha podido llevar a cabo el trabajo de la Escuela a lo largo de sus muchos años de crecimiento.

A.

Un discípulo es aquel que, por encima de todo, se ha comprometido a realizar tres cosas:

  1. Servir a la humanidad.
  2. Cooperar con el Plan de la Jeraquía, tal como él lo comprende y lo mejor que puede.
  3. Desarrollar los poderes de su Alma, ampliar su conciencia y seguir las directrices de su Yo Superior y no los imperativos de su triple yo inferior (o triple personalidad).

Discipulado es una palabra utilizada corrientemente por los aspirantes del mundo entero, tanto en Oriente como en Occidente. Podría ser definido como la etapa final del sendero de evolución, la etapa en la que el hombre, a sabiendas, se compromete a imponer la voluntad del Alma (que esencialmente es la Voluntad de Dios), a la naturaleza inferior. En ese Sendero se somete a sí mismo al entrenamiento, por medio de una disciplina aplicada sistemáticamente, la cual produce un desarrollo acelerado de los poderes y la vida del Alma.