Lucis Trust / Escuela Arcana / Doce Festivales... / Leo / Alocución del Festival de Leo  

Alocución del Festival de Leo

El texto que sigue fue una alocución dada por un miembro del personal de la Sede Central de Lucis Trust en una de nuestras reuniones públicas. El propósito de estas breves charlas es preparar la mente del grupo para el verdadero trabajo a realizarse: la meditación grupal. Esta alocución puede ser usada por personas y grupos que deseen colaborar con este servicio.

Leo, el Corazón de la Compasión

Una cálida bienvenida a todos en este Festival de Leo y bienvenidos también todos los que nos acompañan a través de Internet. Sabemos que muchas personas que viven lejos de los centros planetarios, y en muchos países, asisten a estas reuniones remotamente, así que debemos visualizar un grupo muy grande, reuniéndose para servir al Plan; un grupo que centra su atención en la creación de un canal vivo y amoroso para uso de la Jerarquía espiritual. Este es el trabajo del alma: acondicionar su instrumento para que pueda verter sus energías en la sustancia física del planeta, y de este modo redimir y purificar la materia. Probablemente todos estamos familiarizados con el adagio de que espíritu es materia en su punto más elevado y la materia es espíritu en su nivel más bajo, demostrando que toda nuestra Vida planetaria funciona en el plano físico cósmico. En realidad, no hay ninguna separación entre la forma y la vida, sólo una diferencia aparente. Este aspecto es llamado la Gran Ilusión.

Cuando pensamos en Leo, sobre todo en el hemisferio norte, pensamos en un momento de calor y de sol, ya que el período de Leo ocurre en la parte más caliente del año. Los “días de perro del verano” parecen implicar un sentido de languidez y apatía y un anhelo por las refrescantes brisas del otoño. Pero en realidad, el período de Leo vibra con mucha energía solar porque en este momento, la fuerza del sol Sirio se vierte directamente en la Tierra a través de nuestro Logos Solar. Así que, podemos ver que la expresión los “días de perro” tiene un significado esotérico más profundo porque Sirio, conocido como la Estrella del Perro, está directamente relacionado con Leo. En el futuro, cuando se establezca la nueva religión mundial y esté en pleno funcionamiento, el Festival de Leo “estará dedicado a la tarea de hacer contacto, a través de la Jerarquía, con la fuerza de Sirio”, Astrología Esotérica, Alice Bailey. (p. 299 ver. ingl)

Leo también trae a la mente las cualidades de liderazgo y magnetismo personal. Las personas de Leo por lo general nacen líderes naturales, carismáticos y radiantes, y en el largo periodo de desarrollo, cuando el énfasis de la vida tiende a ser en la personalidad más que en el trabajo grupal, predominan las tendencias egoístas que provocan conflicto y tensión. Sin embargo, no es casualidad que el nativo de Leo tenga una disposición atractiva y radiante, ya que todos los tres aspectos de Leo: exotérico, esotérico y jerárquico, están regidos por el Sol, el único signo donde un planeta rige todos los aspectos, sin contar los planetas que velan al Sol.

Así que durante este período de luna llena, el Sol es la principal influencia, inundando el ambiente con luz intensa y energía y vida solar eléctrica. Las partículas eléctricas cósmicas provenientes del sol están continuamente bombardeando la tierra y pasando por nuestros cerebros y cuerpos. La energía solar eléctrica afecta directamente a la Tierra creando bonitos efectos en las áreas polares, conocidas como la aurora. Abrámonos y honremos el poder de este gran Ser, el centro de nuestro sistema, así como la humanidad lo ha hecho por miles de años y pronunciemos juntos la antigua plegaria del Gayatri seguido por un OM:

Oh Tú, sustentador del Universo,

De Quien todas las cosas proceden,

A Quien todas las cosas retornan,

Revélanos el rostro del verdadero Sol Espiritual,

Oculto por un disco de luz dorada,

Para que conozcamos la verdad,
y cumplamos con todo nuestro deber,

Mientras nos encaminamos hacia Tus sagrados pies.

OM

Una gran parte de la enseñanza de la Sabiduría Eterna, tal como figura en los libros del Maestro Tibetano, Djwhal Khul, con Alice Bailey, se centra en el tema del desarrollo de la conciencia en el ser humano. De hecho, se nos dice que “Es correcto suponer que el propósito del actual sistema solar es el desarrollo de la conciencia...”, (AE, p. 294 ver. ingl ) una declaración que incluye todas las formas de vida, no sólo el ser humano. Acerca de este tema, Leo es el mejor ejemplo, ya que el propósito primordial de Leo es progresar de la centralización en si mismo, a la conciencia de si mismo, a la plena conciencia del alma y finalmente a la conciencia grupal. La conciencia del alma denota a una persona plenamente desarrollada que está en completo control de su yo personal y no es arrastrada por el deseo o la intención egoísta; está finamente equilibrada y todos los vehículos de personalidad: físico-etérico, emocional y mental trabajan en armonía y operan como un vehículo consciente para uso del alma. La naturaleza amor está en sintonía con la voluntad y la necesaria integración de la personalidad está bien encaminada para que pueda ocurrir la fusión con el alma.

Por supuesto, este proceso toma muchas vidas para realizarlo, y mientras tanto la personalidad aumenta en poder y sentido de sí misma; a través de innumerables vidas, en medio de todo tipo de situaciones, el alma en su propio plano continúa su meditación profunda, esperando el momento de ser reconocida fugazmente por su reflejo, la naturaleza forma. A medida que la luz del alma se vierte en su instrumento, el pequeño yo en el centro, el que planea y piensa exclusivamente para sí mismo, empieza a ser transformado y se vuelve sensible al medio ambiente. Es afectado y modificado por lo que sucede a su alrededor y en el mundo, y presta atención plena a la voluntad y deseos de la personalidad, el centro de su mundo. Más tarde, como resultado de la creciente influencia del alma, se comienza a superar la limitada esfera de influencia y a ampliar los límites del círculo infranqueable que antes eran pequeños. Tranquila y constantemente, el alma adquiere mayor control hasta que es reconocida como el poderoso y omnisapiente Ser que es, como el centro de la vida, como el sol lo es para su sistema. El “León que busca su presa” ha salido de la guarida y el alma, el sol, el rey león, toma plena posesión de su sierva, la personalidad.

Durante este largo proceso que va desde el autocontrol al control por el alma, los pares de opuestos; alma y forma, espíritu y materia, vida y muerte se destacan en marcado contraste. El discípulo debe entrar en la épica batalla de la Tierra Ardiente. Él permanece en el umbral, viendo el campo de destrucción que debe cruzar para llegar a la unión plena con el alma, y comienza a vislumbrar el Ángel que protege la entrada al sendero de la Evolución Superior. Todas las formas antiguas, las formas y estructuras mentales obsoletas que no pueden albergar las energías del alma, deben ser desechadas y destruidas, y este proceso es extremadamente doloroso para el yo personal que valora su libertad por encima de todo. Las enseñanzas dicen que toda la Humanidad está transitando el Sendero del Discipulado, por lo que resulta clara la razón de por qué hay tanta confusión y crisis en el mundo actual. Hay gran agitación y estrés cuando las antiguas formas están siendo consumidas en el fuego del amor. Sin embargo, al mismo tiempo, los nuevos principios acuarianos de universalidad, fraternidad y libertad, se están empezando a ver en la actividad de los grupos organizados que exigen un cambio y que están construyendo un mundo nuevo basándose en los principios del compartir y las correctas relaciones humanas.

En cualquier discusión sobre Leo, deben incluirse los efectos y la influencia de su signo opuesto, Acuario. Cada constelación zodiacal contiene las cualidades de su opuesto, por lo que se podría decir que realmente sólo hay 6 pares de signos. En este período actual del mundo, Leo y Acuario son tremendamente importantes, ya que sus energías están condicionando directamente el crecimiento de la humanidad y su progreso evolutivo a medida que avanzamos más profundamente en la Era de Acuario. Leo se conoce como “el campo de batalla de las Fuerzas del Materialismo y las Fuerzas de la Luz”, una descripción apta del presente conflicto mundial. Una fase de esta batalla ocurrió durante la Gran Guerra y en un momento dado, la Jerarquía no estaba segura de qué elegiría la humanidad; si se iría por el camino oscuro y retrasaría su progreso o si elegiría el camino de la libertad y la luz, del amor y la compasión. Sabemos que decidimos este último y ahora, sin embargo, parece que hay otro momento de elección ante nosotros.

Una elección implica oportunidad y presenta una crisis. Una de las mayores crisis que enfrenta la humanidad ahora es la del cambio climático, pero si se ve desde una perspectiva esotérica, puede verse como una rica oportunidad para que la humanidad organice acciones concretas y se una alrededor de un solo tema. El cambio climático nos une a todos, nos afecta a todos y, especialmente debido a la industrialización de Occidente, aquí somos todos responsables. Afecta no sólo a los seres humanos, sino a todos los tres reinos subhumanos, provocando cambios en su entorno a los que tienen que adaptarse o morir. Está obligando a la humanidad a reconocerse a sí misma como un reino único de la naturaleza y está ayudando a romper las separaciones artificiales de las fronteras y las economías nacionales. Está estimulando el corazón compasivo de toda persona con imágenes de destrucción y sufrimiento en las noticias procedentes de todas las partes de la Tierra. La gente está despertando al terrible poder del mundo natural, una potencia que ningún esfuerzo humano puede controlar completamente. Los principios acuarianos de síntesis y de unidad están naciendo ante nuestros mismos ojos y también tenemos que adaptarnos o morir.

Mientras observamos cambios sorprendentes aquí en la Tierra, también hay cambios transcendentales en el Sistema Solar. Un estudio reciente realizado por el Dr. Mike Lockwood, profesor de física ambiental espacial, asociado con Rutherford Appleton National Laboratories, muestra que el Sol y nuestro Sistema Solar están mutando en formas extraordinarias. El estudio muestra que en los últimos cien años, el campo magnético del Sol aumentó en un 230%. La atmósfera de la luna está creciendo, y se ha dado un aumento del 2400% en el brillo auroral de Venus en los últimos 40 años. Marte está sufriendo el calentamiento global; hay casquetes más brillantes de hielo en Mercurio, Júpiter, Urano y Neptuno y hay un aumento de rayos X en Saturno. Todos los planetas están pasando por algunos cambios notables e intrigantes, no siendo menor el aumento del 300% en la presión atmosférica de Plutón, incluso cuando este planeta exterior (¡yo prefiero llamarlo un planeta!) sigue apartándose del sol. ¿Qué pasa? Sin duda sabemos que la Tierra está cambiando, que estamos cambiando internamente, y visto desde una perspectiva esotérica, sabemos que el Sistema Solar y sus planetas, todos entidades conscientes, deben estar cambiando como parte del curso natural del proceso evolutivo.

En estos días se ha prestado especial atención a Plutón, ya que la exitosa culminación de la misión de casi 10 años de la sonda espacial New Horizons ha ofrecido una vista del planeta, con imágenes de su superficie nunca antes vistas. La atención del público ha quedado intrigada por la formación con la horma de un corazón visible en su superficie, y nos esperan más revelaciones a medida que los datos sean revelados. Para los estudiantes de la Sabiduría Eterna y para aquellos interesados en la Astrología Esotérica, otro acontecimiento que ocurre en el año 2015 es una oposición de Plutón y el sol Sirio. Nadie sabe completamente qué implicaciones tenga este aspecto, pero la última vez que ocurrió fue en 1767-1768, el período que condujo a la Revolución Americana y la aparición del gran clamor por la libertad contra la tiranía. Fue un periodo de mucha confusión e incertidumbre, estimulado por la demanda humana de libertad y que dio por resultado la formación de los Estados Unidos. La Revolución Americana sentó las bases para la Revolución Francesa y el firme establecimiento de los principios de libertad, igualdad y fraternidad o hermandad.

La libertad es un principio espiritual y un atributo de la Deidad. Es una cualidad del alma y ejerce su influencia sobre toda forma, produciendo la destrucción eventual de esa forma, ya sea una planta, un animal, una forma mental, un ser humano o un planeta, para que la creciente fuerza de la vida interna pueda expresarse más plenamente, ya que cada vez se requiere de una forma nueva y más evolucionada. El proceso evolutivo demanda que la vida se libere de las limitaciones de la forma, de la sustancia; el dolor y el sufrimiento existen sólo por la identificación con la forma. El Tibetano afirma que “el principio de la libertad es una energía leudora que puede compenetrar a la sustancia en forma excepcional; este principio divino representa un aspecto de la influencia que ejerce Sirio sobre nuestro sistema solar y particularmente sobre nuestro planeta”. (R&I, p. 416 ver. ing) ¿Cómo observamos este burbujear del principio de libertad en nuestro mundo? ¿Cómo podemos entender la influencia de Sirio compenetrando la sustancia, elevando y transformándola en actividad divina? ¿Cómo podemos ver el desarrollo de la conciencia en relación con la cualidad liberadora de Sirio como regente cósmico de Leo?

En Leo, el signo más ardiente, se nos da la oportunidad de meditar en las cualidades del Sol, su triple regente, y podemos vislumbrar un poco la inmensidad de la relación de nuestro Logos Solar con Sirio y nuestro pequeño planeta. A través del sol físico, el Logos Solar derrama su influencia benéfica de amor/sabiduría en la Tierra y da vida a todas las formas, ya que sin ella nada podría vivir. Las emanaciones eléctricas del sol afectan directamente toda la actividad eléctrica en la Tierra y la ciencia sabe que las potentes descargas del sol podrían noquear la red eléctrica del planeta en un instante. Pero más allá de la influencia del Logos Solar está el Sol Sirio que permanece por encima de nuestro Logos Solar, de la misma manera que la Mónada permanece por encima del hombre espiritual, un Ser poderoso en verdad. Las potentes energías cósmicas del poderoso Sirio fluyen a nuestro planeta a través de Régulo, el corazón de Leo, el León, al Corazón del Sol, a través de la Jerarquía, enfocadas en el Cristo y vertidas finalmente en nuestros propios corazones, únicamente en la línea de 2º Rayo, la línea de Budhi, puro Amor/Sabiduría. No podemos contactar conscientemente estas energías hasta después de la tercera iniciación, pero como grupo podríamos comenzar a configurar imaginariamente el campo energético para este poderoso alineamiento.

El tema principal presentado por las energías de Leo es el desarrollo de la conciencia; de las tendencias egoístas individualistas y autocentradas inferiores, a las del aspirante más desarrollado y consciente del alma, cuya motivación primaria es el servicio a la humanidad y el Plan. Durante la progresión desde la auto conciencia a la conciencia grupal, poco a poco se desarrolla la disciplina. Porque en Leo la disciplina debe venir de adentro hacia afuera, debe ser auto generada y auto impuesta, de lo contrario se evocará rebeldía y rebelión. A medida que uno se vuelve disciplinado y se olvida de sí mismo, las preocupaciones del grupo se vuelven más importantes que uno mismo. Todo esfuerzo se dirige a la mejora y el avance del grupo y la persona auto-disciplinada se convierte en un discípulo enfocado que trabaja como un miembro de la Jerarquía con su conciencia despierta. La percepción sensible se convierte en incluyente comprensión, comprobando la afirmación: “La inclusividad es la clave suprema para la comprensión de la conciencia”. (R&I, p. 537)

Todos los jueves, cuando meditamos sobre la Reaparición del Instructor Mundial, el Cristo, se nos pide que nos dediquemos nuevamente al servicio de Aquél que Viene y hacer todo lo posible para ayudar a preparar la Tierra para este gran acontecimiento. Afirmamos que no tenemosotra intención en la vida, sino hacer el trabajo de preparación . Imaginemos por un momento como verían la Jerarquía y el Cristo el campo energético cuando inspeccionaran el ambiente preparado. Imaginemos que Ellos encuentran un campo reluciente y vibrante de mentes iluminadas, de corazones amorosos, preparados y listos para trabajar con y en nombre del Cristo y hacen sólo eso. Esta visión puede parecernos una fantasía lejana, pero los servidores del mundo en la actualidad, muchos de los cuales conocemos, están haciendo justo esto. Están surgiendo los valores acuarianos de la síntesis y la verdadera hermandad y el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo es cada vez más visible como precursor del Cristo.

Compasión se define literalmente como “amar junto con” y es “la respuesta al sufrimiento de los demás que motiva el deseo de ayudar” en las palabras de Wikipedia. Aunque la compasión a veces puede verse como si tuviera un componente emocional, realmente es una reacción racional basada en un sentimiento de interconexión y en un reconocimiento de la unicidad de la humanidad. Surge con el sentido de inclusión cuando reconocemos que el sufrimiento de los demás es realmente el nuestro. Es una cualidad del alma que nos estimula a servir a los demás y a reconocer el corazón de amor que vive dentro de cada persona.

Un ejemplo muy visible de una personificación de la compasión es Su Santidad, el Dalai Lama. Muchas personas, especialmente los jóvenes, lo ven como el Buda viviente, como la compasión personificada. Él viaja por todo el mundo, conquistando los corazones y las mentes de miles de personas para un servicio abnegado y más compasivo por la necesidad del mundo. Incansablemente da conferencias y enseñanzas sobre una amplia variedad de temas, pero siempre volviendo a los temas básicos de la compasión y la atención plena.

Recientemente, en ocasión de sucumpleaños 80, (que ocurrió casualmente durante la oposición exacta de Plutón y Sirio a principios de julio), se celebró una Cumbre Mundial de la Compasión en su honor y muchos miles de personas que asistieron los tres días de los eventos fueron obsequiadas con demostraciones musicales, homenajes y quizás lo más importante, con sus enseñanzas sobre muchos temas como el poder transformador del arte y la creatividad, la importancia de la educación en la promoción de valores humanos universales, tomar medidas para resolver el problema global del cambio climático y más.

En sus palabras de agradecimiento para una gran multitud que le cantó feliz cumpleaños, dijo esto:

“Queridos hermanos y hermanas,

Realmente aprecio que tantas personas expresen sus cálidos sentimientos hacia mí. He dedicado mi cuerpo, mi voz y mi mente para el bienestar de los demás como mi principal práctica diaria. Así que cuando las personas muestran tan cálidos sentimientos, eso me entusiasma más. Se los agradezco. Todos somos seres humanos iguales y todos queremos una vida feliz. Cada día es un nuevo día, un día de nacimiento, así que cuando despertamos, podemos pensar que este día, este nuevo día llevaré en mi corazón un sentido más compasivo por el bienestar de los demás. Esa es la fuente última de una mente feliz, una sensación de felicidad, de modo que este nuevo día sea más significativo. Eso aporta confianza en uno mismo y crea honestidad y veracidad para que la confianza y la transparencia pueden ser la base de la verdadera amistad.

En un mensaje posterior a los jóvenes sobre el uso de los medios sociales, esto es algo de lo que dijo:

“El mejor regalo de cumpleaños para mí sería que prestaran más atención a su propia mente y a sus emociones. Hoy estamos muy orientados hacia valores materiales y no suficientemente orientados a los valores internos. Si prestan más atención a los valores internos, no importa lo que suceda a su alrededor, pueden mantener la paz mental. Los científicos dicen que el miedo y la ira constante realmente se comen nuestro sistema inmunológico. Para mantener un cuerpo sano es necesario lograr una mente sana. Este sería el mejor regalo de cumpleaños para mí”.

A medida que nos encaminamos hacia el futuro, la luna llena de Leo se dedicará a hacer contacto con la fuerza de Sirio, a través del alineamiento del Cristo, la Jerarquía, el Logos Solar, y el corazón del León. En nuestra meditación, nos visualizamos como un grupo dentro de la periferia del gran Ashrama y nos esforzamos por mantener esta conexión para que como grupo, podamos ser impresionables a las energías Búdhicas vertiéndose en la Jerarquía a través de este gran alineamiento cósmico. Sabemos que en el momento de la luna llena, la puerta está abierta para la Jerarquía; entonces preparémonos para acercarnos a este campo de energía, el corazón de amor y tomar nuestro lugar en el alineamiento cósmico y como grupo, permanecer y servir en dos direcciones.

El pensamiento simiente con el cual vamos a trabajar en la meditación es: “Yo soy ese y Ese soy yo”.

FESTIVAL DE LEO

Barbara Valocore
Nueva York, 30 de julio de 2015