Lucis Trust / Ediciones / Reflexionen sob... / Reflexionen - e... / Contenidos / Parte 2 / 068-070  

068-070

[68]

FESTIVAL WESAK

(1). El Festival de Wesak se ha celebrado durante siglos en el conocido valle de los Himalayas (créase o no) a fin de:

  1. Corroborar que Cristo existe físicamente entre nosotros, desde Su supuesta partida.
  2. Comprobar, en el plano físico, la real similitud que existe entre Oriente y Occidente, en el acercamiento a Dios. Tanto el Cristo como el Buda están presentes.
  3. Establecer un lugar de reunión para Aquellos que anualmente, en forma sintética y simbólica, se vinculan y representan el Hogar del Padre, el reino de Dios y la Humanidad.
  4. Demostrar la naturaleza del trabajo que Cristo debe realizar como el grande y elegido Intermediario, como el representante de la Jerarquía espiritual y como el Guía del Nuevo Grupo dé Servidores del Mundo. Por Su intermedio se proclamará el reconocimiento de la realidad de la existencia del reino de Dios aquí y ahora.

Uno de los mensajes principales para quienes leemos estas palabras, quizá lo constituya en esta época, la gran verdad y la realidad de la Presencia física de Cristo en la Tierra, de Su grupo de discípulos y colaboradores, de Su representativa actividad en bien del género humano y de la estrecha relación que existe entre ellos. (8 - 43/4), (13 - 494/5)

(2). Este año 1946 marca el comienzo de un ciclo en el cual la humanidad está, más que nunca, estrechamente involucrada en los Festivales y donde puede desempeñar una parte más importante que nunca. El Festival de Wesak ha sido celebrado durante largo tiempo en muchos países, y a medida que pasa el tiempo y avanza la instrucción de las masas, la reunión mantenida en el momento de la Luna llena de Tauro, asumirá gran importancia, pero su nota clave cambiará. No se ha anunciado cuál será la nueva nota, ni se hará hasta dentro de 35 años. Como ya he señalado, su significación y la del Viernes Santo pertenecen al pasado, y su utilidad casi ha llegado a su fin. La intención del Buda y del Cristo es que en cada país haya oportunamente alguien que actúe como Sus Representantes en el momento de los dos Festivales, para que la distribución de la energía espiritual desde el primer gran Aspecto o Rayo, sea directa, del Buda (y luego desde Shamballa) al Cristo, y del Cristo a esos discípulos en todos los países que pueden ser influidos y actúan como canales para la corriente directa de energía.

El mismo procedimiento será seguido en el momento de la Luna llena de Géminis, excepto que no involucrará a Shamballa, con la diferencia de que en el Festival de Wesak será influido un discípulo de primer rayo y en el Festival del Cristo, un discípulo de segundo rayo, pudiendo ser el rayo del alma o de la personalidad del discípulo, representará a Cristo en todos los países. (13 - 457/8)

(3). Ningún precio que se nos exija será demasiado elevado para ser útil a la Jerarquía en el momento de la Luna llena de Tauro, el Festival de Wesak; ningún precio es demasiado elevado para obtener la iluminación espiritual posible, particularmente en ese momento. (5 - 576)

Inicio | Contenidos

[69]

FORMAS MENTALES

(1). El hombre construye continuamente formas mentales y aplica incons­cientemente el método que sigue su Ego para construir sus cuerpos, el mismo que emplea el Logos para construir Su sistema y el que utiliza un Logos planetario para construir Su esquema.

Cuando un hombre habla emite un mántram muy diversificado. La energía así generada pone en actividad una multitud de pequeñas vidas que proceden a construir una forma para su pensamiento, siguiendo etapas análogas a las que acabamos de delinear. En la actualidad el hombre inicia inconsciente­mente estas vibraciones mántricas ignorando las leyes del sonido y su efecto. El trabajo esotérico que está llevando a cabo es desconocido para él. Más tarde hablará menos, sabrá más, y construirá formas más exactas, que produ­cirán poderosos efectos en los niveles físicos. (3 - 628)

(2). Gran parte de la angustia que actualmente se observa en el mundo puede ser atribuida directamente a la incorrecta manipulación de la materia mental por el hombre.

El egoísmo, los móviles sórdidos, la rápida respuesta a los impulsos del mal, que han caracterizado a la raza humana, acarrearon un estado de cosas que no tienen parangón en el sistema. Se cierne sobre toda la familia humana una forma mental gigantesca, construida durante épocas por los hombres de todas partes, energetizada por los deseos insanos y las inclinaciones malignas de la peor naturaleza humana, vivificada por las inclinaciones de sus deseos inferiores. Esta forma mental debe ser desintegrada y disipada por el hombre mismo. (3 - 748)

(3). Frente a cada sensato aspirante a los Misterios se halla esa forma vitalizada que ha construído y nutrido el mismo durante anteriores encarna­ciones, representando la suma total de sus malos deseos, móviles y pensa­mientos. (3 - 752)

(4). En la construcción de todo pensamiento... los hombres deben realizar varias cosas que pueden ser enumeradas de la manera siguiente. Purificar sus deseos inferiores para permitirles ver, con claridad, en sentido oculto. La capacidad de subordinar sus propios intereses al bien del grupo, colaborando con el plan. Controlar la mente.

La capacidad que se desarrolla gradualmente cuando se llega a controlar la mente por medio de la concentración, para meditar en sentido ocultista y precipitar así el plan desde los niveles superiores, reconocer su participación individual en el plan.

Finalmente, después de haber construído una forma mental, el servidor de la humanidad debe aprender a enviarla a cumplir su misión... El hombre común a menudo es víctima de sus propias formas mentales. Las construye, pero no es lo suficientemente fuerte como para enviarlas a realizar su tarea, ni bastante sabio para disiparlas cuando es necesario. (3 - 753/4)

(5). Una forma mental es el resultado de dos tipos de energía:

  • a. En primer lugar, la que emana del Ego en los niveles abstractos.
  • b. En segundo lugar, la que emana del hombre en el plano físico por medio del cerebro. (3 - 755)

(6). Cualquier tipo de actividad, es el resultado de:

  • a. Formas mentales construídas consciente o inconscientemente.
  • b. Formas mentales autoiniciadas, o el efecto de las formas mentales de otros.
  • c. Respuesta a los propios impulsos internos, o a los impulsos de otros y, por consiguiente, a formas mentales grupales. (3 - 770)

(7). No existe vida tan limitada ni persona que por su situación no pueda empezar a trabajar inteligentemente y construir formas mentales, con com­prensión de acuerdo a la ley. No hay día en la vida de un hombre, especialmente si es aspirante o discípulo, que no pueda trabajar con materia Mental, controlar el uso de su pensamiento, observar el efecto de sus procesos mentales sobre aquellos con quienes se pone en contacto, y manejar... su materia mental... para que él sea cada vez más útil. (4 - 204)

(8). Una forma mental también puede actuar como agente ponzoñoso y envenenar todas las fuentes de la vida...

La violenta aversión, la roedora preocupación, los celos, la constante ansiedad o el anhelo por algo o alguien, puede actuar tan potentemente como un excitante o veneno, que echará a perder toda su vida e inutilizará su servicio. Toda un vida se amarga y desvitaliza por la preocupación, el odio y el deseo encarnado en él. Todas las relaciones con otras personas son inutilizadas y hasta nocivas, pues el aspirante preocupado o suspicaz, echa a perder el círculo familiar o el grupo de amigos por su actitud interna ponzo­ñosa, dominado por una idea. La relación con su propia alma y la fuerza de contacto con el mundo de las ideas espirituales se paralizan, no progresa, queda detenido por el veneno de su sistema mental. Su visión se deforma, su naturaleza se corroe y todas sus relaciones impedidas por los pensamientos agotadores que él mismo ha encarnado en formas, poseen una vida tan poderosa que pueden envenenarlo. (4 - 355)

Inicio | Contenidos

[70] FORMAS MENTALES:
REGLAS PARA LA CONSTRUCCIÓN DE

La necesidad de pensar claramente y eliminar pensamientos ociosos, destructores y negativos, aumenta cuando el aspirante progresa en su camino. Cuando se va acrecentando el poder de la mente y el ser humano distingue su pensamiento del pensamiento de la masa, inevitablemente construye formas de sustancia mental. Al principio lo hace automática e inconsciente­mente. No puede evitarlo y, afortunadamente, para bien de la raza, las formas construidas, por ser tan débiles, la mayor parte son inocuas o están muy de acuerdo con los pensamientos de las masas que sus efectos son insignificantes. Pero a medida que el hombre desarrolla su poder, se acrecienta su capacidad de dañar o de ayudar, y a menos que aprenda a construir adecuadamente y a darle un móvil correcto a lo construido, se convertirá en un agente destructor y en un centro de fuerza maligna ‑ destruyendo y dañándose no solamente a sí mismo, como pronto veremos, sino también a quienes vibran en su nota.

Al admitir todo esto, cabe preguntarse: ¿Hay alguna regla simple que el neófito sensato y sincero pudiera aplicar a esta ciencia de construcción, y tan clara y concisa que produzca el efecto necesario? Las hay, y las estableceré tan sencillamente que el principiante podrá, si las sigue, eludir los peligros de la magia negra y aprender a construir de acuerdo con el plan. Si sigue las reglas que doy, evitará el intrincado problema que él mismo ha construido ciegamente y que en verdad impide la entrada de la luz del día, oscurece su mundo y lo aprisiona dentro de un muro de formas que son para él su propia gran ilusión.

Esta reglas quizás le parezcan demasiado sencillas al aspirante entre­nado, pero para quienes están dispuestos a volver a ser niños, encontrarán que son una guía segura hacia la verdad y oportunamente les permitirá pasar las pruebas para el adeptado. Algunas están expresadas en términos simbólicos, otras necesariamente veladas, y aún otras expresan la verdad tal como es:

1. Observa el mundo del pensamiento y separa lo falso de lo verdade­ro.

2. Aprende el significado de la ilusión, y en su centro localiza el cordón dorado de la verdad.

3. Controla el cuerpo emocional, porque las olas que surgen en los mares tempestuosos de la vida engolfa al nadador, impiden la luz del sol e inutilizan todos los planes.

4. Descubre que posees una mente y aprende su uso dual.

5. Concentra el principio pensante y sé el maestro de tu mundo mental.

6. Aprende que el pensador y su pensamiento y lo que constituye el medio del pensamiento, son diversos en su naturaleza, y sin embargo uno en la realidad última.

7. Actúa como el pensador y aprende que no es correcto prostituir tus pensamientos en el vil deseo separatista.

8. La energía del pensamiento es para bien de todos y para la ayuda del Plan de Dios. Por lo tanto no la utilices para fines egoístas.

9. Antes que una forma mental sea construida por ti, visualiza su propó­sito, asegura su meta y verifica su móvil.

10. Para ti, aspirante en el camino de la vida, el camino de construcción consciente no es aún la meta. El trabajo de limpiar la atmósfera del pensamiento, cerrar para siempre las puertas al odio, al dolor, al temor, a los celos y a los bajos deseos, debe preceder al trabajo consciente de construcción. Cuida tu aura, oh caminante en el sendero.

11. Vigila atento los portales de¡ pensamiento. Guárdate de¡ deseo. Eli­mina todo temor, todo odio, toda codicia. Mira afuera y arriba.

12. Porque tu vida está principalmente centralizada en el plano de la vida concreta, tus palabras y tu lenguaje indican tu pensamiento. Presta a éstos cuidadosa atención.

13. Las palabras son de tres tipos. Las palabras vanas producirán su efecto cada una. Si son buenas y amables, nada necesita hacerse. De lo contrario el pago del precio no demorará mucho.

Las palabras egoístas, emitidas con gran intención, construyen un muro de separación. Largo tiempo requiere la destrucción de ese muro para liberar el propósito egoísta acumulado. Reflexiona sobre tu móvil y trata de emplear esas palabras que fusionen tu pequeña vida con el gran propósito de la voluntad de Dios.

La palabra de odio, la expresión cruel que arruina a quienes sienten su conjuro, la habladuría ponzoñosa que va de boca en boca porque causa una emoción, matan los impulsos vacilantes del alma, cortan las raíces de la vida y traen la muerte.

Si son pronunciadas a la luz del día, traerán justa retribución: dichas y registradas como mentiras, refuerzan ese mundo ilusorio en que vive quien habla, y detienen su liberación.

Si se pronuncian con la intención de herir, dañar y matar, vuelven al que las ha emitido y lo hieren y matan.

14. El pensamiento vano, egoísta, cruel y de odio, expresado en palabras, produce una prisión, envenena todas las fuentes de vida, provoca enfermedad y causa desastres y demora. En consecuencia, sé amable, bondadoso y bueno, dentro de tus posibilidades. Guarda silencio y la luz entrará en ti.

15. No hables de ti mismo. No te compadezcas de tu suerte. Los pensa­mientos del ego y de tu destino inferior impiden que la voz interna de tu propia alma suene en tu oído. Habla del alma; trata de explayarte. sobre el plan; olvídate de ti mismo construyendo para el mundo. Así se neutraliza la ley de la forma. Así la ley del amor puede entrar en ese mundo. (4 - 342/4)

Inicio | Contenidos