Lucis Trust / Principal / El Dinero y la... / Restaurando el Divino Flujo circulatorio  

Restaurando el Divino Flujo circulatorio

Barbara Valocore

Alocución dada en la conferencia de la Escuela Arcana en Londres, en Mayo de 2010

El Divino Flujo Circulatorio; es nosotros y nosotros lo somos. Ningún ser humano, animal, árbol, roca o Chohan puede estar fuera del divino flujo y todos están en relación, conectados y unidos, por medio del espíritu y la materia, la vida y el aliento. Todas las formas, no importa lo pequeñas que sean, son parte del cuerpo de manifestación del Logos Planetario; estamos entrelazados en el flujo de esta Gran Vida y en cierto modo Ella es afectada por nuestras acciones y pensamientos, en cooperación o en oposición con la divina intención o propósito.

La visión de la totalidad está emergiendo rápidamente hoy en día, y las energías del 7º rayo están estimulando un nuevo sentido de síntesis y un reconocimiento más claro de las relaciones dentro del todo. Se puede ver la revelación de la nueva visión en cada campo de la actividad humana. La gente está demostrando la comprensión de que si envenenamos las aguas, el aire y la tierra, literalmente estamos envenenándonos a nosotros mismos y a nuestro hogar, una verdad que los pueblos indígenas han sabido y practicado por milenios. “Todas mis relaciones”: los pájaros y animales, las aguas y la tierra, el cielo; todo. De la misma forma, los pensamientos que afirman el amor y la armonía de la vida tienen un comprobado efecto positivo sobre el medio ambiente. La ciencia ha verificado que los sentimientos de amor cambian el campo electromagnético del cerebro y que esto puede ser registrado por otros cerebros. El campo planetario, el campo etérico, es un campo, un “depósito de pensamiento” completamente interconectado, que afecta a todos y a disposición de todos.

Uno de los principios fundamentales de la recién revelada Yoga de Síntesis es esta idea de relación, “el gran tema subyacente de nuestro Logos Planetario”. En formas nuevas la humanidad está experimentando sus diferentes relaciones y llegando a ser consiente de sí misma como un todo sintético. Tu crisis económica es mi crisis económica. Los acontecimientos en una parte del planeta, tales como volcanes, terremotos, o los vertidos de petróleo afectan a la gente que vive a miles de kilómetros y cualquiera puede comunicarse instantáneamente por todo el planeta por medio de Internet. Se puede ver esta interrelación especialmente a través de la lente de la crisis financiera global, los desastrosos efectos del largo período de nuestra errónea forma de pensar sobre el dinero.

El Ashram de 7º rayo está en proceso de exteriorización y el esfuerzo por comprender la naturaleza de la síntesis y de la totalidad son signos de su actividad. “El 7º rayo es el factor relacionador entre la vida y la materia en el aspecto forma de la vida”, ha dicho el Tibetano; la Fuerza Vinculadora, y la influencia de esta poderosa fuerza sintetizadora nos desafía a darnos cuenta de que las formas más densas no son menos espirituales que el más elevado Ser Cósmico que podamos imaginar. El 7º rayo concretiza y controla el plano físico, produciendo las infinitas formas de natural belleza en todos los reinos de la naturaleza. Especialmente valoramos la belleza y la perfección geométrica de las piedras preciosas, las formas cristalinas que son la expresión de Dios en la vida mineral, y la humanidad siempre ha estado fascinada con el oro, la más tangible representación de la energía del dinero, desgraciadamente utilizada tan a menudo para expresar nuestros impulsos más básicos y separatistas.

Actualmente, especialmente en Estados Unidos, la cuestión del dinero es fundamental en el debate público. Los terribles abusos y escándalos causados por un materialismo egoísta, irregular y fuera de control están siendo revelados por la poderosa luz de la opinión pública y una irritada demanda de transparencia. El sistema está maduro para el cambio y podemos ver en las noticias desenmarañarse las antiguas y secretas formas de manipular el dinero por la avaricia egoísta. Fundamentalmente la gente se da cuenta de que los flujos de bienes, servicios y capital bajo la forma de préstamos y dinero disponible han sido bloqueados y retenidos por corporaciones e individuos egoístas, poderosos y corruptos. Existe gran dolor y sufrimiento debido a la crisis por la pérdida de hogares y medios de subsistencia, pero esta situación presenta una tremenda oportunidad para replantear nuestros valores y cambiar nuestra forma de pensar. Están siendo remodeladas y sanadas las relaciones con las partes comunes del todo y los hábitos están cambiando lentamente a favor de nuevas formas. Tenemos que restaurar el flujo de la energía del dinero y el 7º rayo está ayudando a barrer nuestros excesos, destruyendo el separatismo y fomentando la unidad.

Pero ¿qué es el dinero? El dinero es sólido, es las gemas y metales y preciosos, el oro y la plata. El petróleo, el ganado y la tierra son monedas. El dinero nos proporciona los aspectos materiales de la vida; la comida, el refugio, la ropa, etc… y nos es más fácil considerarlo en términos materiales, como algo de lo que dependemos, algo con lo que compramos cosas. Pero también es papel, no mucho más ahora. El papel utilizado para representar el oro almacenado en un lugar que nunca podríamos ver. Se nos ha dicho que está ahí y lo hemos creído. Ahora, todos estamos de acuerdo en que un trozo de papel especial tiene valor. Ustedes están de acuerdo con esto porque he escrito cierta cifra sobre un cheque que es el valor de ese importe de dinero para ustedes, y todos estamos pasándonos pequeños trozos de papel con números escritos sobre ellos. Ahora, con las tarjetas de crédito, todos estamos de acuerdo en que una señal electrónica en la pantalla de un ordenador podría representar miles de dólares o euros, y ser movilizado a través de medio mundo en un segundo. El dinero está moviéndose más rápido, y ha llegado a ser menos denso y más eléctrico, más pránico y etérico. Parece que estamos más cerca de una comprensión del dinero como energía.

Esencialmente, el dinero es un acuerdo mutuo y un acuerdo supone relación. El dinero es un medio que nos sitúa en muchas clases de relaciones y acuerdos y todos tenemos algún tipo de relación especial con el dinero. En un sentido muy real, el dinero nos fuerza a tratar con las cosas en el nivel más físico y proporciona la oportunidad de tener adecuadas relaciones con la materia y la sustancia física. El dinero posee una habilidad única para traer a la superficie las cualidades internas que necesitan ser examinadas y transformadas, a la luz del alma, en el plano de la unidad y de la totalidad. Habitualmente lo utilizamos diariamente de alguna manera y cuando lo hacemos, ¿lo utilizamos o lo consideramos como energía, como prana o como lo ve la Jerarquía, “la consolidación de la amorosa y viviente energía de la divinidad”? ¿Lo manejamos como lo haría un discípulo de los Maestros? ¿Estamos preparados para ver el dinero como divino?

El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo está sosteniendo la visión de la nueva vida y las nuevas formas ante toda la humanidad. Es el grupo que permanece entre la Jerarquía y la Humanidad, el grupo precursor del Cristo y sus miembros son responsables de crear las condiciones por las que el Cristo pueda manifestarse, tanto en lo planos internos como externos. Las enseñanzas enfatizan el trabajo de preparación como uno de nuestros deberes primordiales, nuestra única “intención de vida”. Nuestro trabajo es hacer visible el alma en el plano físico, traer los valores del alma “a la tierra” y crear las formas y estructuras adecuadas y bellas por las que el alma pueda manifestarse y expresarse, un proceso de 7º rayo. Parte del trabajo de preparación implica anclar firmemente en la conciencia pública la idea de compartir; “el principio del Compartir…es una cualidad del alma”, y este principio espiritual es fundamental en la restauración del divino flujo circulatorio. Se supone que el dinero es para que se mueva, para que circule y fluya. Los abundantes recursos naturales del mundo pertenecen con razón a toda la humanidad, no solo a unas pocas grandes corporaciones, y ocultamente, todos esos recursos pertenecen al Cristo.

Una de las características de las nuevas energías que están siendo liberadas actualmente es “una más clara visión del Todo” y la buena noticia es que podemos ver muchos grupos respondiendo a esas energías cuando demuestran el espíritu de compartir y de cooperación por medio de nuevos acuerdos sobre el dinero. Existen más de 4.000 monedas locales alternativas prosperando junto a monedas nacionales intercambiables. Hay más de 12.000 eco ciudades mundiales, y están brotando por todas partes esquemas de Co-alojamientos. Estos son grandes y pequeños asentamientos organizados sobre los principios de compartir moneda y recursos. La gente está intercambiando tiempo, millas aéreas y habilidades como moneda y por medio del trueque y el cambio se están transformando las relaciones en modos amorosos de comunicación practicando de este modo correctas relaciones humanas. Los nuevos filántropos, y hay muchos, están financiando proyectos que sostienen la salud social y la unidad. La página principal de la página web de la Fundación Kalliopeia que proporciona subvenciones, declara: “Ha llegado el momento de afirmar la unidad fundamental de la Humanidad, trabajar por lo que nos une, y no por lo que nos divide”. La misión de la fundación que inicié en 1992, la Lifebridge Foundation, es la de “promover el concepto de la interconectividad de toda vida y de la humanidad una” y “sostener la acción transformadora en un mundo cambiante”.

Se puede observar una manera de trabajar con el dinero especialmente nueva en la Rudolph Steiner Foundation, cuya misión central es “transformar la manera en la que el mundo trabaja con el dinero”. Uno de sus valores fundamentales declara que “el papel primordial del dinero es servir a las más elevadas intenciones del espíritu humano”. En la página web de uno de sus proyectos denominado Reimaginar el Dinero y la Transformación común del dinero, existe una extensa lista de recursos de organizaciones e individuos creadores de nuevos acuerdos y relaciones sobre el dinero. Esas personas, y muchas otras están reflexionando profundamente sobre el dinero y sus escritos y trabajo grupal están siendo pioneros en las nuevas estructuras y las nuevas y acuarianas “filosofías del dinero”.

Nosotros somos el grupo esotérico del NGSM trabajando subjetivamente en los planos internos, o al menos ¡suponemos que lo somos! Tenemos la intención de realizar un particular servicio en la etapa preparatoria de la Reaparición del Cristo. El rítmico y diario trabajo de meditación ocultista, el trabajo de Triángulos, las meditaciones de plenilunio y novilunio, todos esos servicios grupales están evocando lentamente pero con certeza las energías del Plan, de luz, amor y voluntad al bien. Nuestro trabajo compartido es anclar esas energías, poner las bases y preparar el campo para el surgimiento de las nuevas energías de síntesis y totalidad atraídas por el 7º rayo. Nuestro trabajo es ayudar a estimular el divino flujo circulatorio. En este sentido, el Tibetano nos pide hacer dos meditaciones especiales “al menos” una vez a la semana: los jueves, la meditación reflexiva de preparación para la reaparición del Cristo, y los domingos, la meditación reflexiva para atraer el dinero para Propósitos Jerárquicos. Esas meditaciones, que actúan como una unidad, son un servicio al Cristo, a la Jerarquía y ayudan en la redención de la materia y especialmente de la humanidad.

Creo que de todas las meditaciones ofrecidas por la Escuela Arcana, la “meditación del dinero” del domingo presenta la mayor dificultad a muchos de nosotros, o quizás es la más confusa. ¿Por qué se nos pide meditar sobre el dinero? El poderoso 7º rayo está desafiándonos a romper con siglos de una errónea y acostumbrada forma de pensar, especialmente de que el dinero es sucio o algo que posiblemente no puede ser utilizado para propósitos espirituales. Las energías emergentes están empujándonos a adoptar nuevas formas de pensar y a saber realmente que lo material y lo espiritual no pueden estar separados y aparte. Lo más elevado y lo más bajo deben encontrarse, unirse y fusionarse. No podemos poner por más tiempo al dinero en una caja separada de cualquier cosa espiritual. El pensamiento de unidad puede restaurar el divino flujo circulatorio más que cualquier cosa.

La profundamente ocultista meditación del domingo evoca la voluntad espiritual por medio del amor. El Tibetano sugiere que comencemos la meditación procurando “sentir el verdadero amor fluyendo a través suyo”, lo que inmediatamente establece un alineamiento con el centro cardíaco. Para toda la meditación, el amor es fundamental y es crucial sentir el flujo del divino amor por todas partes. El amor es el imán. El amor es la herramienta para atraer el dinero para el trabajo Jerárquico y nosotros pedimos el dinero en nombre del Cristo, con total fe en la respuesta. Visualizamos una “corriente de sustancia dorada en manos de las Fuerzas de la Luz”. Esta meditación también nos pide considerar el dinero, la energía concretizada de la divinidad, en el contexto más elevado y abstracto posible y dedicarlo en meditación al Cristo. Pronunciamos una plegaria invocadora al “poder que renueva todas las cosas”, pedimos que este poder “oriente el dinero hacia fines espirituales en el mundo”. Y por último, la meditación del domingo nos recuerda que debemos compartir; no seremos capaces de evocar o atraer dinero si no lo compartimos, y las pequeñas cantidades son importantes. Debemos dar generosamente para poner las cosas en forma correcta, para restaurar el equilibrio y ayudar en la preparación para la reaparición del Cristo, para fomentar la buena voluntad y construir correctas relaciones humanas.

La necesidad de la humanidad en este momento es muy real; podemos verlo a nuestro alrededor cada día. Una de cada 6 personas está hambrienta, e incluso en los países desarrollados el hambre está llegando a ser un serio problema. La pobreza engendra carencia de vivienda, la enfermedad parece ser cada vez peor y las deudas nacionales están paralizando a los gobiernos. El dinero necesita fluir y circular al menos entre nosotros. Se nos ha dicho que “Necesidad, amor y poder magnético son las tres cosas que…atraen el dinero”. Hemos visto por medio de los recientes desastres naturales como las personas pueden mostrar grandes cantidades de dinero muy rápidamente por medio de pequeñas donaciones para aliviar a las agencias. La humanidad reconoce la necesidad y la gente da por medio del amor, y por medio del poder del amor, estamos unidos y vinculados. El trabajo de salvar el mundo puede tener éxito aunque la tarea parezca demasiado grande. Hercules pensó que la tarea de limpiar los establos de Augias era imposible, pero por medio de la percepción y perspectiva del alma, por medio de una nueva, creativa y más amplia manera de pensar, lo consiguió. El Tibetano nos dice en el libro La Reaparición de Cristo que, “…los trabajadores están ahí y el poder para trabajar es adecuado a la necesidad”.

Cuando sentimos la corriente de la nueva vida barriendo, fluyendo divinamente a través nuestro, estamos encargados de trabajar con esfuerzo renovado y sostenido para satisfacer la necesidad humana con amor, comenzar a pensar en forma nueva y manejar las nuevas energías más hábilmente, especialmente la energía del dinero. La Fuerza Unificadora está empujándonos hacia un reconocimiento más claro del dinero como energía divina y amorosa y como una herramienta vital en el trabajo de restauración y redención. Todos podemos ser filántropos en el sentido más auténtico, que es el de amantes de la humanidad, y usar nuestro dinero para traer belleza y orden al mundo y construir una nueva y unificada humanidad.

Sri Aurobindo dijo, “El dinero es el signo visible de una fuerza universal, y esta fuerza en su manifestación sobre la tierra…es indispensable para la plenitud de la vida externa. En su origen y su verdadera acción pertenece al Divino”. La fuerza unificadora del amor mantiene todas las cosas juntas y en última instancia, no se trata del dinero, se trata del amor.

* * * * *