Lucis Trust / Actividades de... / La Gran Invocación / Presentación de la Adaptación de la Gran Invocación  

Presentación de la Adaptación de la Gran Invocación

Preparar a los hombres para la reaparición de Cristo. Éste es el primer y mayor deber. La parte más importante de ese trabajo es enseñar a los hombres -- en amplia escala -- a emplear la Invocación para que llegue a ser una plegaria mundial, y a enfocar la demanda invocadora de la humanidad. (La Exteriorización de la Jerarquía, pág. 527)

La traducción de las "siete antiguas fórmulas" al idioma moderno fue el logro supremo de una colaboración de 30 años entre Alice A. Bailey y el Tibetano, Djwhal Khul, y durante 55 años la Gran Invocación ha resonado a lo largo del mundo y ha sido traducida a casi 70 lenguas y dialectos. Como resultado de su uso mundial a través de los años, puede decirse ahora que las energías invocadas por la Gran Invocación se han anclado profundamente en la conciencia humana.

La Gran Invocación siempre fue propuesta por el Tibetano, Djwhal Khul, para ser distribuida masivamente y convertirse en una plegaria mundial. Ahora, en un mundo crecientemente pluralista y multicultural, es necesario continuar haciendo que la Gran Invocación sea accesible a tantas personas como sea posible. Esto es especialmente urgente ahora, porque en el año 2000 se espera otro impacto directo de la energía de Shamballa - la voluntad -, y la Gran Invocación es el mayor agente para la transformación de la voluntad humana.

A lo largo de los años hemos sido conscientes de las objeciones de algunas personas al redactado de la Gran Invocación. A veces estas objeciones han parecido derivarse de una comprensión limitada del significado de la Gran Invocación. Sin embargo, el lenguaje está vivo, hay cambios en los medios de expresión, siguiendo los cambios en la conciencia humana. Por consiguiente, después de mucha discusión, reflexión y meditación de grupo, los miembros de la Junta internacional de Lucis Trust y el grupo de los tres Centros principales, ha concluido que la distribución masiva del Gran Invocación - que es el propio mantram de Cristo para la era de Acuario - puede ser ligeramente adaptada a los cambios del lenguaje sin cambiar su significado. Nuestra esperanza es que, si esta decisión permite a un número mayor de personas trabajar con la Gran Invocación en su forma ligeramente adaptada, continuará promoviendo la transformación de conciencia tan necesaria en este período de crisis planetaria.

Muchos colaboradores han trabajado con la Gran Invocación y han ayudado a distribuirla, y queremos asegurarles a estos colaboradores que jamás hemos creído que ningún propósito útil sirva como un intento para ir contra los gustos o prejuicios, para evitar causar ofensas. El hecho de que hayamos guardado las Enseñanzas del Tibetano, que es bastante controvertido para algunas mentes, publicándolas inalteradamente testifica nuestra voluntad de cumplir con nuestra responsabilidad como una "esperanza de luz" que es el significado real del nombre de Lucis Trust.

Continuamos creyendo que el enunciado original de la GI, como se dio en inglés, no sólo es innegablemente inclusivo para aquellos que entienden realmente su significado, sino que la elección cuidadosa de las palabras y la cadencia mántrica contiene una gran enseñanza espiritual por si misma. Sin embargo, también reconocemos que los tremendos cambios de los últimos 55 años, que han llevado al importante reconocimiento de la contribución de las mujeres a la sociedad y a una creciente apreciación de las tradiciones de las creencias del mundo, especialmente de las del Este como el Budismo y el Hinduismo, han creado un clima mental en que incluso la apariencia de exclusividad, la estrechez de doctrina, o el prejuicio es intolerable. Las próximas décadas serán un período de preparación para la exteriorización de la Jerarquía y la reaparición del Cristo, el Instructor Mundial, para la cual el Tibetano, Djwhal Khul, dijo que la demanda mundial generada por la Gran Invocación es uno de nuestros medios más importantes de cooperación. En este período preparatorio, creemos que no debe aceptarse ninguna resistencia prolongada no sólo en la enunciación de la Gran Invocación, sino en cuanto concierne a su uso generalizado y a su distribución.

También comprendemos que la Invocación está construida sobre "siete antiguas fórmulas" y que el Tbetano mismo parecía alentar la ligera adaptación de ciertos términos al presentar la Gran Invocación a grupos específicos. Siempre ha habido objeciones al enunciado de la Gran Invocación, que probable y comprensiblemente se deben a su gran potencia como mantram; sin embargo, dos palabras en particular --"hombres" y "Cristo" -- han evocado un mayor equívoco que el resto. La palabra "hombre" viene del Sánscrito y significa "uno que piensa", pero la mente moderna ve esta palabra como sexista y exclusiva. "Cristo", desgraciadamente, se ve demasiado a menudo como propiedad exclusiva de la Cristiandad y no pertinente para las personas de otras religiones o de ninguna religión en particular. Pensamos que estos dos puntos pueden ser modificados, si se considera necesario, sin comprometer el inigualable valor espiritual de la Gran Invocación en la versión que sigue.

Desde el punto de Luz en la Mente de Dios
Que afluya luz a las mentes humanas
Que la Luz descienda a la Tierra.

Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios
Que afluya amor a los corazones humanos
Que Aquél que Viene retorne a la Tierra.

Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida
Que el propósito guíe a todas las pequeñas voluntades humanas
El propósito que los Maestros conocen y sirven.

Desde el centro que llamamos la raza humana
Que se realice el Plan de Amor y de Luz
Y selle la puerta donde se halla el mal.

Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan en la Tierra.

Esta versión ligeramente adaptada está ahora disponible como una tarjeta para uso personal y para la distribución pública por los colaboradores, y también está disponible como un póster para la presentación del Día Mundial de Invocación.

Nos complacería recibir noticias suyas en relación con esta iniciativa aunque no nos será posible responder individualmente a cada carta.

Continuaremos trabajando con la Gran Invocación original en nuestras reuniones y conferencias, y sabemos que muchos colaboradores harán lo mismo. Sin embargo nuestra esperanza es que, tanto si uno trabaja con la versión original, como con la adaptada, su uso contribuya a la transformación de conciencia que permita penetrar más allá de las palabras, al verdadero significado e importancia de esta gran plegaria mundial.