Lucis Trust / Escuela Arcana / Reflexiones / Los Problemas de la Humanidad  

Los Problemas de la Humanidad

Reflexiones de los estudiantes de la Escuela Arcana sobre los Problemas de la Humanidad

¿Existe hoy en día alguna evidencia de ciudadanía mundial?

Si, definitivamente hay evidencia de ciudadanía mundial hoy en día. Hay una creciente toma de conciencia de la interrelación de los reinos o formas de vida en el planeta tierra (humano, animal, vegetal, mineral, elemental). Muchas teorías que habían construido “separaciones”, “divisiones”, o límites entre los seres, ahora han eliminado las barreras y están comenzando a enfatizar la “porosidad”. A nivel humano, esta eliminación del aislamiento ideológico se ha visto acentuada por la eliminación del aislamiento físico. Los seres humanos parece que avanzan hoy hacia el mundo uno, hacia una comunidad global o planetaria. Incluso aquellas personas que no se ven a sí mismas como ciudadanos mundiales, se encuentra viviendo en esta comunidad. La conciencia de la ciudadanía mundial está aumentando debido a ciertos acontecimientos y tendencias planetarias. Estos son algunos ejemplos:

1. La evolución del lenguaje. El hecho de que, términos como “ciudadano mundial” y “comunidad global” se filtren en el léxico popular hace que finalmente la gente piense en su significado.

2. Las comunicaciones electrónicas (radio, televisión, teléfono, internet y las tecnologías asociadas). Estas tecnologías permiten que las personas trasciendan las fronteras y se den cuenta de que si pueden comunicarse con la gente, en casi cualquier lugar del planeta, tal vez es que hay únicamente un solo hogar al cual pertenecen todas las personas.

3. El transporte (por tierra, mar y aire). Esto hace posible que la gente vaya físicamente a casi cualquier lugar del planeta y, una vez más, les da la experiencia de pertenecer a Un Planeta.

4. La tendencia hacia la federalización política. En las Américas, el establecimiento de los Estados Unidos en Norte América inspiró a muchos pensadores a establecer entidades federativas. En Sur América, Simón Bolívar pensó que sería una buena idea que todos los países sudamericanos que se estaban independizando de España se convirtieran en un solo país llamado La Gran Colombia. Aunque su iniciativa no echó raíces, la idea de una entidad política unida, si lo hizo. Venezuela, por ejemplo, el país donde nació Bolívar, es oficialmente “Los Estados Unidos Bolivarianos de Venezuela”. Europa, lenta pero seguramente, se está convirtiendo en la Unión Europea y África en la Unión Africana. Los pueblos indígenas de las Américas tienen una Unión Indígena de las Américas que se extiende desde Norte hasta Sur América. Hay muchas más políticas generales o agrupaciones económicas regionales en las Américas, Europa, Asia y Oceanía. Y está, por supuesto, las Naciones Unidas que une a todas las naciones del planeta. Cuando la Carta de la ONU establece “Nosotros los pueblos”, significa “Nosotros los pueblos” del planeta tierra - el Planeta Tierra Uno.

5. La exploración espacial. Cuando los astronautas y cosmonautas dejan el planeta y luego regresan y documentan el proceso, esto le da a todos los seres humanos alguna prueba de que todos viven en Un Planeta.

6. El movimiento ecológico. El sentido de vivir en Un Planeta, ha sido siempre la sabiduría por la cual se han guiado muchos pueblos indígenas durante milenios. La exploración espacial ofrece el tipo de “prueba” que necesitan las personas de aquellas zonas del planeta que viven más en el plano de la mente concreta, a diferencia del conocimiento intuitivo de los indígenas. Esto ha contribuido a que la percepción del planeta sea como Una “Ecología” compartida por todos. Los desastres ecológicos como los tsunamis, terremotos, o contaminaciones originadas en alguna área del planeta que con el tiempo afecta otras áreas, están ayudando a reforzar la conciencia de la ciudadanía planetaria.

7. La propagación de las enfermedades y las crisis económicas. Las enfermedades contagiosas como el Ebola, el SIDA, el SAKS y otras, han llevado a la gente a darse cuenta de que hay energías y fuerzas que las “fronteras” no pueden detener. Dado que estas enfermedades pueden potencialmente afectar a todas las personas, éstas son en realidad Un Solo Pueblo. Por lo tanto, tienen que vivir y trabajar como Un Solo Pueblo para afrontar estos retos. Así como parece haber una red global de la salud, también parece haber una red global de economía. El ciclo reciente de crisis económica ha traído a la superficie la realización de que todos somos ciudadanos globales, tanto durante ciclos de prosperidad económica como en ciclos de recesión.

8. Las Migraciones. Los desplazamientos, ya sean voluntarios o involuntarios, están ayudando a aumentar en mucha gente la conciencia de la ciudadanía mundial, dándoles la experiencia de ser parte integrante de dos o más lugares en el planeta tierra al mismo tiempo, en esta vida en particular.

9. La Educación. Los programas educativos internacionales y multiculturales dentro de los países, así como los programas de estudio en el extranjero en todos los niveles del sistema educativo (primario, secundario y terciario), están capacitando cada vez más a los estudiantes para ser “ciudadanos mundiales”, o ciudadanos de la Aldea Global.

10. El Pensamiento Cosmopolita. A medida que nos adentramos en el siglo XXI, encontramos muchos pensadores y grupos trabajando diligentemente para articular lo que realmente sería y se sentiría como cosmopolitanismo o “ciudadanía mundial”.

Sabemos que la causa de las divisiones entre las razas y las naciones es la herejía de la separatividad. Las soluciones se pueden lograr cambiando los valores. La separación y el egoísmo, basados en la falta de visión y entendimiento, deben ser trascendidos por el sacrificio del egoísmo, lo que arrojará nuevos valores en las relaciones entre los países y razas. Esto estimulará el compartir y la prosperidad para toda la humanidad. El desarrollo progresivo de valores espirituales deseables ocurrirá como resultado de la creciente consciencia de la humanidad. Esto significa que no podemos buscar únicamente nuestra propia salvación y supervivencia materialista. Esto quiere decir que mientras que cada grupo racial luche por su propio interés, no puede haber un nuevo orden mundial basado en correctas relaciones humanas, unidad y libertad. Lo que es bueno para el grupo es bueno para cada uno de nosotros.

En realidad, la supervivencia en la tierra ha estado siempre basada en el militarismo y la explotación de las minorías. Una realidad diferente puede construirse a través de un cambio radical del corazón humano, por el amor a la humanidad como un todo y con el sentido de la unicidad de la vida. Los nuevos valores incluyen la práctica de pensamientos, palabras y obras correctas, buscando la unidad en la diversidad y valores de inclusión e integridad; éstas son cualidades del alma.

El reconocimiento de la energía de buena voluntad trascenderá las divisiones crónicas y profundas entre los pueblos y naciones, esta es la energía del amor en acción. Esto significa la fusión del individuo con el todo, sin perder el sentido de la individualidad y que nuestra tarea principal es trabajar por la unidad, la síntesis y la mutua cooperación.

Reconocer y superar el instinto tribal es, en este momento, otro paso necesario en la evolución de la humanidad. Mucha gente capta la necesidad de frenar los instintos tribales en sus niveles más primarios; nuestro interés y compromiso por vencer el racismo en este país es un buen ejemplo de este impulso. Sin embargo, pocas personas se dan cuenta cuán profundamente arraigado está realmente el instinto tribal. ¿Podrían los padres, en un campo deportivo, obsesionados con la idea de “mi equipo”, o la gente que piensa en “nuestro lado de la ciudad”, o incluso en “mi familia”, reconocer la semilla de la mentalidad tribal? Muchas de nuestras ideas giran alrededor del impulso tribal. Nos gusta ver la gente que se parece a nosotros, que se viste como nosotros, que cree en lo que creemos nosotros, que es devota de lo mismo que nosotros. Vencemos un prejuicio en nuestra mente solo para reemplazarlo con una multitud de otros “diferentes” que necesitan ser desentrañados, erradicados, combatidos. La experiencia estadounidense respecto a la raza, ha sido un buen comienzo en relación al esfuerzo necesario para ir más allá del punto de vista tribal, pero es solo un pequeño comienzo. Estas actitudes más expansivas necesitan difundirse más allá de sus confines relativamente estrechos en lo profundo de la mente colectiva de la humanidad; y, la idea del sistema tribal necesita difundirse para incluir todas sus manifestaciones. Los fanáticos apasionados de los deportes puede que se resistan, porque probablemente los deportes son un mejor canal para este tipo de sentimientos que las guerras y las persecuciones del pasado. La necesidad de identificación tribal todavía es profunda y oscura en todas partes del mundo. Los trabajadores espirituales necesitan trabajar duro, muy duro, para erradicar esta necesidad en sí mismos e identificar y experimentar todo tipo de personas en todas las situaciones de la vida. Necesitamos más escritos y debate sobre este tema para incluso reconocer el rostro del tribalismo en nuestra sique individual y colectivas.

Un elemento significativo de la mentalidad tribal también se relaciona al ámbito económico en el que estamos literal y mentalmente divididos entre “los que tienen” y “los que no tienen”. Varias teorías económicas que se han presentado como propuestas para lograr mayores efectos generales, aparentemente son una reorganización de recursos, creando, no verdaderamente un nuevo sistema, sino un nuevo grupo de “los que tienen”. Un tiempo viviendo y viajando por Europa Oriental me reveló la similitud fundamental entre “el socialismo” y “el capitalismo”; ambos adjudican la mayoría de los recursos, o el control sobre los recursos, a un grupo relativamente pequeño de personas dentro de la amplia sociedad. Más aun, ambos sistemas están arraigados en una mentalidad de escasez que asume que habrá “perdedores” en el sistema, y ambos proponen una retorica poderosa para justificar por qué estos “perdedores” merecen sus pérdidas. Una economía de abundancia y generosidad, que lucha para encontrar la manera de asegurar que toda la gente tenga acceso a las necesidades básicas, empieza a considerar que podemos crear abundancia y que es posible construir elementos de desarrollo dentro de la cultura. Esta realidad, basada en los principios espirituales de la evolución (el todo avanza) y de la abundancia (buscad y hallaréis) necesita emerger como un conjunto de ideas electrizantes, inspirando a individuos creativos para concebir una economía basada en la producción, la generosidad y la innovación, en vez de la envidia, el miedo y la avaricia.

Es ya un cliché decirles a los jóvenes que “no saben lo afortunados que son”, y por supuesto que en un sentido materialista lo son. La mayoría de la juventud occidental tiene oportunidades que no tiene el resto de gente joven en el mundo. ¿Pero cómo podemos crear un sentido de la perspectiva por la cual puedan juzgar su situación? Existe una gran cantidad de información disponible sobre la distribución global de la riqueza, las circunstancias de la guerra, los desplazamientos, etc. Aún así hay mucha de esta juventud privilegiada que crece creyéndose perseguida de alguna manera o “que se abusa de ellos”. Quizás sea debido a que los propios adultos se quejan demasiado de su propia situación - los niños siempre siguen el ejemplo de sus padres. Si pudiera haber tal cosa, yo recomendaría la doctrina de la gratitud, del aprecio por cada instante de la vida y la capacidad de esforzarse por una plena expresión. Esto en sí mismo podría conducir al deseo de hacer una contribución más completa y desarrollar las facultades con el ejercicio completo de la oportunidad.

En el fondo no pienso que las doctrinas, desde las más antiguas a las más contemporáneas, sean esenciales. Independientemente de su importancia, serán más bien ignoradas y por consiguiente tendrán poco efecto. El comportamiento a través del ejemplo - la influencia de una persona en la vida de la juventud, que mantiene sus promesas y no las traiciona, que actúa con integridad y honradez - tendrá mayor efecto que lo que se pueda esperar de cualquier enseñanza. Pienso que la mayoría de nosotros podemos relacionarnos con esto cuando consideramos la gran influencia que tiene en nuestras vidas: existe más gente decente que doctrinas. Las viejas palabras: “sentido común” y “decencia” son muy difíciles de enseñar, con todo siguen siendo esenciales para la seguridad y la felicidad, y sólo se aprenden con la experiencia de vivirlas en el presente.

¿Cómo podemos suprimir las grandes líneas de demarcación entre razas, naciones, grupos y curar las brechas que encontramos en todas partes, trabajando de tal forma que la “humanidad una” surja en la arena de los asuntos mundiales?

Este es obviamente el problema más complejo y difícil. El problema de las razas es algo sobre lo que ya he escrito extensivamente en informes anteriores, así que no me repetiré aquí. Creo que para empezar a eliminar estas líneas artificiales entre las “razas” y las naciones, debemos empezar por educar a nuestros niños a una edad temprana. Actualmente los niños creen que la raza (en su verdadera definición de subgrupos biológicos distintos) no ha sido aplicable a la humanidad desde que el Neanderthal murió hace unos 30.000-50.000 años. La mayoría de los estudiantes con los que hablo, cree realmente que la gente de color y la blanca son genéticamente distintas, éste no es simplemente el caso. En realidad, aquello que llamamos “raza” es mejor llamarla “pertenencia étnica.” La mayoría de los estudiantes no aprenden esto hasta que llegan a la universidad. Esto significa que una gran mayoría de niños que no van a la universidad, ni hacen una clase de antropología, nunca llega a saber nada de todo esto. Esta situación tiene que cambiar. Este tipo de lecciones necesitan ser enseñadas a los niños a una edad temprana antes de que formen todas sus ideas sobre la raza y las diferencias entre la humanidad.

Pienso que un problema incluso mayor que las relaciones entre las “razas” son las relaciones entre las naciones. Las fronteras artificiales que iban creando los países, han sido fuente de conflicto y consternación desde tiempos del antiguo Egipto, y en nuestros días todavía existen numerosos ejemplos. Después de la Segunda Guerra Mundial, los imperios coloniales occidentales se rompieron. Esto condujo a la creación de numerosos nuevos países en África y en Oriente Medio. Estos países se crearon artificialmente y muchos grupos étnicos fueron divididos, un ejemplo de ello es la partición del Kurdistán en Turquía, Siria e Irak. Sólo mirando las noticias podemos ver los problemas que surgen en Irak, y que están siendo causados en gran parte por el nacionalismo y el resurgimiento étnico.

La educación temprana es una forma de tratar este problema, otra forma es animar a los estudiantes a que viajen a otras partes del mundo. Cuando yo era más joven participé en un estudio en el extranjero y esto me abrió los ojos a la pobreza en la que vivía gran parte del mundo, pero también me hizo comprender lo parecidos que somos la gente sin importar las raíces étnicas o nacionales. Ésta fue mi primera verdadera experiencia con la “fraternidad de la humanidad.” Animar a los estudiantes a viajar mientras todavía están en el colegio es muy importante. Hoy, animo a mis estudiantes a que estudien en el extranjero, y muchos escogen hacerlo. Cuando vuelven, tienen experiencias similares a las que yo tuve cuando viajé por primera vez al extranjero. Incluso si ya no vuelven a viajar más, la experiencia permanecerá con ellos durante todas sus vidas.

Creo que la idea de “una sola humanidad”, estimulando una educación temprana y viajando por el mundo, emergerá lentamente sobre la faz del mundo. Hay, por supuesto, muchas otras medidas políticas y económicas que pueden ser tomadas, como por ejemplo una ONU más fuerte, con reglas más justas para las pequeñas naciones, pero yo creo que hay que empezar por la base. Educando a nuestros niños en la realidad de “una sola humanidad” y después animándoles a que la experimenten por sí mismos, un gran grupo de gente empezará a creer en este principio. Desde este grupo principal, podrán llevarse a cabo esos cambios políticos y económicos que tarde o temprano borrarán los límites étnicos y nacionales.

El problema de las posesiones territoriales es la correspondencia del grupo dentro de la familia de naciones con el materialismo individual. Dicho simplemente, es el amor nacionalista por la tierra. El amor a la tierra y al territorio tiene un efecto psíquico en la gente y constituye un importante espejismo mundial.

La territorialidad y la nacionalidad tienen profundas raíces en la psique humana. La investigación arqueológica actual sugiere que la territorialidad tiene lugar en el Precerámico del Neolítico B del Sudoeste Asiático,que tomó la forma de enterrar las cabezas de sus antepasados debajo del piso de su casa para asociarlo a la propiedad familiar. Hoy, este problema ha crecido de tal modo que abarca el nacionalismo desenfrenado por todo el mundo. Los factores esenciales de este problema, tienen sus raíces en el materialismo individual e incluyen el reconocimiento de “diferencias” entre la gente que vive en una región geográfica diferente (estas diferencias son por supuesto artificiales). Una sensación de superioridad con respecto a otras áreas geográficas, y el deseo de luchar y de proteger su área geográfica para mantener esa superioridad.

Este problema es muy antiguo y será uno de los más difíciles de erradicar en las décadas por venir. Una primera tentativa por corregir esta situación mundial fue la creación de las Naciones Unidas, desafortunadamente la ONU, como cuerpo gobernante mundial, se ha hecho en gran parte ineficaz para ocuparse de los problemas mundiales debido a la forma en que está estructurada. Los países responsables de la creación de la ONU, tales como los EUA y Europa, construyeron estructuras en el cuerpo político de modo que pudieran mantener el control de las Naciones Unidas. Estas estructuras convierten a las naciones más pequeñas, menos desarrolladas, bajo el control de las naciones desarrolladas de occidente. En este sentido, la ONU no es un organismo ni justo ni representativo. De hecho, esto puede haber tenido un efecto contrario a lo previsto, y haber servido para acentuar las diferencias entre las naciones, causando cólera y desconfianza entre las naciones menos desarrolladas hacia los países más desarrollados.

En general, el problema del nacionalismo no ha dejado de crecer. Los problemas en Oriente Medio se basan en una disputa territorial. Por ejemplo, la Cúpula de la Roca es un pequeño trozo de tierra que está siendo motivo de disputa entre musulmanes, cristianos y judíos. Después de los ataques terroristas de Nueva York, el nacionalismo surgió de nuevo en los Estados Unidos. Cuestionarse el patriotismo o la lealtad nacional se ha convertido en una severa ofensa. En cada cambio, el gobierno de los EUA ha procurado separar a los EUA del resto de las naciones, como es el caso del eje del mal, y esta separatividad ha conducido a una guerra. Fácilmente podemos ver la destrucción que esta separación ha creado en nuestro mundo moderno y en la historia reciente (como las dos guerras mundiales, Vietnam, Corea, etc.) A pesar de los problemas, se ha conseguido un cierto progreso hacia una solución, siendo el aspecto más positivo la creación de la Unión Europea.La UE es un cuerpo gubernamental completamente integrado (no como la ONU) donde todos los miembros tienen paridad de opinión y todos se someten a los estándares y a las leyes aprobadas por el cuerpo internacional. Las naciones que recientemente habían estado en guerra o tenían una larga tradición de aversión/desconfianza (tales como Inglaterra y Francia) ahora están trabajando unidas para construir un futuro mejor para toda Europa. Las recientes expansiones de la Unión Europea hacia otras naciones, como Turquía, demuestran cómo la gente de culturas enteramente diferentes, como los turcos y los europeos, pueden vivir juntas en un cuerpo unificado.

El resto del mundo sigue “contrayéndose.” Es fácil comunicarse rápidamente con gente del otro lado del globo. Todas las naciones del mundo están entrelazadas y son dependientes económicamente, de tal forma que aquello que sucede en una nación tiene efectos dramáticos en otra. Este cambio no ha sido del todo positivo, algunos países han sido sumidos a una extrema pobreza con este nuevo sistema. Esperanzadamente, esperamos que la presencia de un gobierno mundial más fuerte y equitativo rectifique estos desequilibrios económicos y conduzca a un mundo verdaderamente unido.

¿Por qué el aislamiento y las políticas nacionales están condenados al fracaso en el futuro? ¿Qué efecto tiene el individuo en la opinión pública?

El aislamiento y las políticas nacionales están condenados al fracaso porque se basan en la idea de la contracción. En un hombre, le orientará de vuelta hacia su yo inferior. Centrarse en el yo inferior le aleja de la fuente de energía divina y con el tiempo sus ideas manifestadas fallarán. En cualquier situación, una vez que la energía se enfoca fuera de la totalidad y de vuelta al individuo, hay una pérdida para la totalidad. Hemos aprendido que lo que es verdad en el hombre es verdad en las naciones. Una vez que dejamos de pensar en un sentido global y nos centramos en el aislamiento y el nacionalismo, se bloquea la energía divina y las ideas que el género humano manifiesta están condenadas al fracaso.

Si hay una idea que he aprendido de mis lecturas, es que una buena economía supone expansión. La expansión económica, en un sentido esotérico, supone pensar que la economía está en esferas cada vez más amplias, de nivel local a nivel nacional y a nivel internacional. Con el fin de alinearnos globalmente dentro de una perspectiva espiritual, necesitamos relaciones humanas justas. Hoy más que en ningún otro momento en la historia, pensamos globalmente. Esto se evidencia hoy en Internet, inversión global, y curiosamente, el problema del medio ambiente y el cambio climático. Tal vez sea en el campo de la preservación del medio ambiente donde encontramos verdadera unidad y relaciones humanas justas. Individualmente, creo que no tengo mucha incidencia sobre la opinión pública o que soy una gran figura en la comunidad internacional. Sin embargo, como miembro del nuevo grupo de servidores del mundo, soy una pequeña parte de un grupo muy poderoso y unificado; nosotros podemos marcar la diferencia.

Muchos trabajadores esotéricos y discípulos encuentran un campo de servicio dentro de la iglesia. En esta transición hacia la Nueva Religión Mundial y la Iglesia Universal, hay que tener cuidado para asegurar la base de la nueva forma mientras las antiguas formas se desmoronan rápidamente. Esperamos desde nuestra comprensión de la Jerarquía espiritual, la difusión del conocimiento de la Biblia, el poder curativo de los sacramentos, y el principio de la tolerancia que lleva hacia la inclusividad en la religión organizada (La Exteriorización de la Jerarquía, Pág.437-38). Avanzamos hacia un tiempo en que las voces de los profetas sonarán de nuevo con la verdad y “Conoceremos, veremos y comprenderemos. No sólo creeremos, esperaremos y trataremos de comprender. Hablaremos abiertamente de la Jerarquía, de sus Miembros y Su trabajo” (La Exteriorización de la Jerarquía, pág. 360).

Evidentemente, muchos en las iglesias prefieren desarrollar la vida espiritual y llegar a la verdad por el proceso de aceptar nuevas fuentes y compararlas con las doctrinas previamente establecidas. Un nuevo enfoque está surgiendo tanto en el mundo religioso como en el filosófico basado en métodos científicos. “La enseñanza espiritual será aceptada de forma creciente como una hipótesis para ser demostrada no tanto por el escolasticismo, la base histórica y la autoridad, sino por los resultados de su efecto en la vida y su utilidad práctica en la solución de los problemas de la humanidad”, como sugiere Foster Bailey.

Los esoteristas saben que: “Únicamente las verdades forjadas individualmente en el crisol de la experiencia penetran realmente en la conciencia viviente y fructifican” (El Discipulado en la Nueva Era I, pág. 25 Los discípulos saben que nuestro mayor deber es emplear nuestro aprendizaje para preparar a otros para la reaparición de Cristo. Para hacerlo, debemos enfrentar la verdad dentro de nosotros mismos, como cuando nos esforzamos por afrontar y superar las crisis en nuestra vida de amoroso servicio.

El problema del capital, el trabajo y el empleo

Es una saludable experiencia volver a releer este capítulo del libro “Los Problemas de la Humanidad”. Detrás del fenómeno de las empresas industriales y de la construcción de grandes imperios por la humanidad, del sistema capitalista de las finanzas y del control que han a impulsado, de la emergente tiranía del sindicato y del trabajo, reside el inherente egoísmo de la personalidad humana. Sin embargo, debemos centrar nuestro trabajo en el conocimiento de que el hombre no es tan sólo una “personalidad”, detrás de la forma reside el alma, el verdadero Yo, un ser de amor, sabiduría y conciencia global. El desafío y la oportunidad realista que afrontaba la humanidad cuando fue escrito este libro, era por entonces comenzar a sobrepasar los límites de la personalidad y hacer de los valores y las cualidades del alma, la fundación de una nueva humanidad y por lo tanto - y sin hipérbole - una nueva era. Era nuevo y revolucionario en el sentido espiritual porque nunca antes la humanidad en masa había dado a luz una expresión global de los valores del amor y de la cooperación.

En este capítulo el Tibetano enumera ocho preguntas (página 78), la contestación de las cuales sugiere ayudaran a la humanidad a solucionar sus problemas: “o, si siguen sin resolverse, la raza humana se extinguirá.” Una advertencia tan dura como esta debería llevarnos a todos los servidores y amantes de la humanidad, a investigar en qué medida se han resuelto estas preguntas, para ayudar a pensar con pasos inmediatamente prácticos a su resolución, y para formular otras preguntas que se podrían agregar a la lista dado el cambio circunstancial sobre las décadas desde que este libro fue escrito. Para el propósito de este artículo consideraremos brevemente cuatro de ellas.

Pregunta 1. ¿Deberá mantenerse en el poder el sistema capitalista?

Esta pregunta se decidió en los años 80 con el derrumbamiento del bloque comunista soviético. Los motivos para este derrumbamiento son superficialmente complejos, pero se reducen a dos causas. La primera es el hecho de que el Gobierno Soviético era intrínsecamente deshonesto en su manifestación del ideal comunista y gobernaba por el miedo, el control de la información, la censura del estado y la profunda infracción de las “Cuatro Libertades”. La segunda causa fue el miedo del sistema comunista por lo que se conoció como “el Oeste”, llevando a la confrontación entre el Oeste Capitalista y el Este Comunista. Los principales mecanismos de esta confrontación fueron la Guerra Fría (que extraordinariamente no se convirtió en caliente), una carrera armamentística, económicamente destructiva y muchas pequeñas guerras de “poder” enfocadas en Oriente Medio, Extremo Oriente y los continentes africanos y latinoamericanos. La Guerra Fría fue realmente una manifestación de las palabras del Tibetano: “Un mundo en el cual todas las naciones viven en un armisticio armado, en el cual la desconfianza es siempre desenfrenada y donde la ciencia se prostituye al arte de la destrucción. En este mundo una explosión tarde o temprano ocurrirá, una explosión que destruirá la humanidad…” Esto desembocó en la implosión financiera de la Unión Soviética y en su fragmentación a finales de los 80. Incidentalmente, este derrumbamiento también ha minado y comprometido el triángulo espiritual entre la Unión Soviética, la Commonwealth británica y los EUA, que sostuvieron tanto potencial para el bien mundial.

Pregunta 3. ¿El trabajo y el capital pueden llegar a un prac­tico entendimiento o amalgamación? ¿No nos halla­mos frente a otro tipo de guerra entre ambos gru­pos?

Mis recuerdos de infancia en Inglaterra son sobre los continuos disturbios en la industria, particularmente en la industria del motor, la construcción naval y el transporte, y sus respectivas luchas. Lo que para muchos fue considerado como un uso irresponsable del poder por parte de los sindicatos en Gran Bretaña, supuso un justo castigo y el debilitamiento del gobierno de la señora Thatcher, más allá de lo cuálfue necesario contener el abuso y reconducir la situación, en detrimento de todos los trabajadores y de todo el país. En este sentido hubo en el Reino Unido un acuerdo de trabajo impuesto. Las cosas han cambiado y en el siglo XXI la relación entre el capital y el trabajo es ahora transnacional. La política de las corporaciones multinacionales es externalizar la mayor parte de su fabricación a países del Tercer Mundo, donde los costes de la mano de obra son mínimos y las leyes que protegen al trabajador y al medio ambiente parecen ser inexistentes o ignoradas. Los resultados incluyen las “sweat shops” (fábricas donde se explota al trabajador) donde el trabajo infantil y otros abusos, recuerdan la Gran Bretaña del siglo XIX, manifestando otra vez la vergüenza de la humanidad, y también dando lugar a desastres industriales y ambientales tales como la explosión de la planta química en Bhopal en la India.

Pregunta 4. ¿De qué forma se puede aplicar la ley de la Oferta y la Demanda a fin de que haya justicia y abun­dancia para todos?

Esta es una pregunta que da que pensar, puesto que se trata de una ley vista por los economistas como una verdad básica. ¿Pero cuál es esta ley? No se trata, por ejemplo, de una ley física como la ley de la gravedad que es inherente a la naturaleza física del Universo. Me parece más bien un mecanismo para ser observado como relación humana. Las relaciones están gobernadas por los motivos de la gente implicada. Donde gobierna el egoísmo de la personalidad, las relaciones son codiciosas, explotadoras y dañinas. Donde gobierna el altruismo del alma, las relaciones son fortalecedoras, sanadoras y conducen a la verdadera reunión de las necesidades humanas. De esto podemos concluir que cuando la ley de la oferta y la demanda es aplicada correctamente por el alma, conduce a la justicia y a la abundancia para todos, y entonces puede ser renombrada como la ley de la oferta y la necesidad. ¿Qué evidencia hay de que esto vaya a suceder? La respuesta es que no mucha. La economía global todavía está organizada por empresas capitalistas codiciosas y cada vez más aumenta la distancia entre los ricos y los pobres. El alma todavía no gobierna la economía internacional y esto nos lleva automáticamente a considerar la pregunta 7.

Pregunta 7. ¿Qué debe hacerse para evitar que los intereses ca­pitalistas movilicen nuevamente la explotación del mundo?

Es obvio que después de la Segunda Guerra Mundial los intereses capitalistas se movilizaron y consolidaron para explotar al mundo. Y esto lo han podido hacer más despiadadamente que antes dada la globalización y la consiguiente reducción del control que pueden ejercer los gobiernos, los grupos de gobiernos tales como la Unión Europea y la ONU. Los actuales cárteles y enormes negocios internacionales están caracterizados por la “explotación de la mano de obra, la manipulación de los principales recursos planetarios y la promoción de la guerra para el beneficio privado o el negocio”, según palabras del Tibetano. Por poner un ejemplo, recientemente hablé con un conocido de Sri Lanka que trabaja para el servicio de extranjería de la BBC y le pregunté acerca de la posibilidad de terminar la guerra civil actual en Sri Lanka. Su opinión fue que no se permitirá terminar con la guerra civil porque está generando grandes cantidades de dinero para mucha gente, particularmente con la venta de armas. En esto – y en otros ejemplos más - tenemos una evidencia en la afirmación del Tibetano de que: “el sistema capitalista ha emergido y ha arruinado el mundo”.

La contestación a estas preguntas puede resultar un ejercicio triste que conduzca a la frustración en la carencia percibida del progreso humano, un nivel de desesperación cuando el grado de estos obstáculos al progreso es reconocido y magnificado probablemente por una imaginación pesimista, y un miedo paralizante al fracaso - el miedo más grande del discípulo y que afecta negativamente (o deberíamos decir infecta) a la humanidad, al discípulo del mundo en nuestro tiempo.

Podemos decir que esto traerá una visión más equilibrada de la verdad. Veamos lo que nos dicen la enseñanza del Agni Yoga: “Si no quieres permanecer como eres, contempla el bien como a través de un vidrio de aumento y aminora diez veces los signos del mal.” (Las Hojas del Jardín de Morya 1:32). Pongamos pues un vidrio de aumento sobre algunas cosas buenas que han sucedido y están sucediendo.

Hablando en general observamos que, a pesar de todos los miedos y premoniciones, una tercera guerra mundial nuclear no ha tenido lugar. Muchos de aquellos que vivieron la crisis cubana de los misiles y los peores excesos en la carrera armamentística encuentran en esto un hecho notable. Podemos estar seguros que esto fue debido a dos factores relacionados entre sí, en primer lugar el trabajo de la Jerarquía en evocar lo bueno, lo bello y la verdad en la humanidad, y en segundo lugar el predominio de la calidad y el altruismo en la familia humana, sin la cual cualquier tentativa por parte de la Jerarquía de ayudar a la humanidad a evitar una conflagración final, sería imposible y vana.

La opinión pública mundial se ha hecho ahora tan fuerte que es internacionalmente una fuerza a tener en cuenta. Incluso ha sido propuesta como: “la próxima superpotencia mundial”. Como dijo el Tibetano: “Cuando los hombres de todas partes -dentro de las fronteras de su estado particular y mientras defienden su autoridad y civilización- comiencen a pensar en términos del género humano, la opinión pública será tan poderosa y tan justa en su inclusividad, que la política del estado deberá inevitablemente adaptarse al principal ideal…” (La Exteriorización de la Jerarquía, pág. 198-199)

Actualmente, en el 2008, existen brechas que aparecen en el sistema dominante de la economía mundial del libre comercio. Algunos expertos económicos del liberalismo anterior están teniendo ahora dudas sobre la capacidad de la mano invisible del mercado para resolver todas las dudas, y están reconociendo que las tentativas del banco mundial y del FMI por imponer soluciones de libre mercado a países en vías de desarrollo, ha conducido a un empeoramiento de la situación para estos países y su gente. En cambio, los países que eligieron no hacer caso del consejo de estas instituciones y siguieron una trayectoria de desarrollo controlada por el gobierno, ahora se ven como las economías emergentes más acertadas. Dos ejemplos son Corea del sur y Malasia.

Un significativo desarrollo reciente es la fundación del “Banco del Sur” en Latinoamérica, que está pensado como alternativa al Banco Mundial y al FMI. Hugo Chávez, presidente de Venezuela, es el autor de la idea. Otros países que participan son: Argentina, Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Paraguay y Uruguay. Los doce países sudamericanos serán elegibles para pedir préstamos al banco. Los préstamos no serán contingentes sobre las políticas económicas impuestas que dictan la privatización de servicios tales como el agua, la energía y la reducción del gasto del gobierno sobre la salud y la educación. Muchos ven esto como un soplo de aire fresco en la dureza estéril de la política fiscal impuesta y como contribución verdadera a los programas de desarrollo eficaces.

El remedio obvio para la actual situación de explotación en el trabajo por la producción globalizada es un sindicato globalizado, o un movimiento obrero que tenga el poder de obligar a las multinacionales a asumir sus responsabilidades como empresarios y como instituciones que tienen un gran impacto en el ambiente global. Afortunadamente esto se está manifestando de muchas maneras. Un ejemplo de ello lo tenemos en el sitio web Global Unions que declara:

Cada vez más, el nombre de “Global Union” es usado por las principales instituciones del movimiento sindicalista internacional. Global Union abarca:

  • La Confederación Sindical Internacional (CSI), que representa la mayoría de los centros nacionales del sindicato. La suma de las uniones individuales se relacionan con la CSI a través de su centro nacional de unión.
  • Las diez Federaciones Globales de la Unión (GUF), los representantes internacionales de uniones que se organizan en sectores industriales específicos o en grupos ocupacionales.
  • La Comisión Sindical Consultiva ante la OCDE

Una unión individual pertenecerá generalmente a un centro nacional de la unión en su país, que entonces se afiliará a un cuerpo mundial como la CSI. La misma unión individual también se afiliará generalmente a una GUF relevante a la industria donde tenga miembros. A menudo, las uniones con miembros en muchas industrias diferentes pertenecerán a más de una GUF. Global Unions es también el nombre de este sitio web, que es administrada en común por las 12 organizaciones de Global Unions. El sitio web ofrece a sus miembros la capacidad de llamar la atención de sus socios, sus miembros y la prensa, sobre sus noticias y las campañas que realizan.

Referente a la ley de la oferta y de la demanda, existe una intención de cómo repartir de forma más equitativa la riqueza y los recursos mundiales. El fenómeno “life-aid”, la enorme demanda popular para aliviar la deuda y, más prosaicamente, las iniciativas de la ONU, tales como el Programa Mundial de Alimentos, son todos ejemplos del alma humana que intenta poner en práctica la oferta y la demanda para encontrar y resolver las necesidades básicas.

Otro fenómeno es “el comercio justo”, movimiento en el que los consumidores pueden estar seguros de que una parte significativa del dinero que ellos gastan, como por ejemplo los plátanos o el café, va a los cultivadores y no a los intermediarios. Las estadísticas del sitio web Fairtrade Foundation ofrecen alguna esperanza:

La Fairtrade Fundation revela un aumento de las ventas estimadas al por menor de los productos de Fairtrade en 493 millones de libras esterlinas, un asombroso aumento del 81% durante el 2006 de 273 millones de libras esterlinas. Las ventas han ido aumentando año tras año hasta un 40 % desde el 2002.

  • Los plátanos de Fairtrade son el mejor producto vendido por Fairtrade, con ventas que llegan a los 150 millones de libras esterlinas, un aumento del 130%. Uno de cada cuatro plátanos vendidos ahora son de Fairtrade y comemos 3 millones de plátanos de Fairtrade al día.
  • Las ventas del café de Fairtrade subieron el 24%, a más de 117 millones de libras esterlinas.
  • Los artículos hechos con Fairtrade certifican que el algodón aumentó en más de medio millón hasta por debajo de las 9.5 millones de unidades.
  • El té de rosa de Fairtrade aumentó el 24%, a un poco más de 30 millones de libras esterlinas. Y los recientes acontecimientos comerciales dicen que el té de Faitrade debería representar un décimo del té vendido en el Reino Unido a finales de 2008.

Pero debemos advertir que estos ejemplos existen para resolver las necesidades que han sido creadas por el uso egoísta dominante de la ley de la oferta y la demanda. Sin embargo, son un indicativo de que estamos empezando a movernos colectivamente en la dirección correcta.

Debemos reconocer que detrás de todos los actuales programas económicos y de fabricación, reside el problema principal de la capacidad de la tierra para proporcionar las materias primas y absorber los residuos a este nivel de actividad. Se ha calculado de varias formas que si cada persona en el mundo tuviera el nivel de consumo del americano medio, entonces necesitaríamos por lo menos tres planetas más como el nuestro para proporcionar las materias primas del alimento y para procesar y absorber la basura que produciríamos. Esto claramente no va suceder.

Sin embargo, algunos expertos son optimistas en que podemos dirigir nuestra trayectoria hacia un futuro que sea colectivamente aceptable. Esta opinión fue convincentemente expresada por el doctor Jeffrey Sachs en su serie de 2007 de la BBC de Conferencias Reith. Él no sacó hierro sobre la magnitud y la complejidad de la situación, sino que presentó una visión convincente de que si nosotros, la humanidad entera, trabajamos juntos existe una posibilidad de que podamos resolver los problemas y crear un mundo desarrollado sostenible, en el que todos puedan participar razonablemente de la riqueza mundial y de las oportunidades para la educación y el desarrollo, así como en el cumplimiento de los objetivos personales. Una opinión contraria fue expresada por el doctor James Lovelock en una entrevista en The Guardian Newspaper del 1 de marzo de 2008, cuando afirmó su convicción de que, desde un punto de vista climático, ya hemos pasado el “punto de inflexión” y que ya no hay nada que nosotros podamos hacer realmente para evitar los cambios planetarios significativos que, desde la perspectiva humana, serán catastróficos.

Soy de la opinión que la humanidad ha intentado con eficacia posponer la toma de decisiones sobre las opciones que hacía frente a finales de los 40 y principios de los 50. Estamos ante la hora de la verdad, cuando todos los problemas serán vistos como un sólo problema, el problema de construir correctas relaciones entre los pueblos del mundo, entre la humanidad y el mundo y con los demás reinos de la naturaleza, resumiendo el problema de elevarse sobre la personalidad y manifestar el alma. En nuestra lucha colectiva por elevarnos al alma, este “algo extra” puede suceder pues la Jerarquía corresponderá a cada avance que hagamos con su propia acción benévola y regalos inesperados. No hay duda en mi mente de que podemos alcanzar lo que sea necesario. ¿Pero querremos?