Lucis Trust / Escuela Arcana / Conferencias y... / La Ciencia de los Siete Rayos  

La Ciencia de los Siete Rayos

Una Herramienta para Entendernos a Nosotros Mismos, a Nuestros Semejantes, y a Nuestro Mundo

Una conferencia que dio Sarah McKechnie en la Sociedad Teosófica de Edimburgo el 30 de septiembre de 2010

Muchas gracias por esta oportunidad de compartir algunas de las enseñanzas sobre los siete rayos de los libros de Alice Bailey. El concepto de los siete rayos fue presentado por H.P. Blavatsky y más tarde desarrollado por Ernest Wood. Alice Bailey desarrolló luego considerablemente la enseñanza en varios de sus libros, en especial El Tratado sobre los Siete Rayos.

Podríamos empezar por preguntarnos: ¿Por qué siete rayos? ¿Por qué no diez o doce?, pues ellos también son números de significado espiritual considerable. El número siete ocupa un lugar destacado en la percepción humana de la estructura del mundo: los siete colores del arco iris, siete notas de una octava; en la cosmología oculta los siete planos y subplanos principales de existencia, y en el cálculo del tiempo los siete días de la semana. Luego están las siete hermanas de las Pléyades, los siete Rishis de la Osa Mayor, y los siete Espíritus ante el Trono de Dios. Todos éstos son esencialmente fuerzas vivas que llevan la Vida Una a la expresión - siete grandes intérpretes de la Esencia Una cuando adopta la forma.

La cosmología de la Sabiduría Eterna da una explicación tan profunda de los siete rayos y tan oculta que está fuera del alcance de la mente humana, pero resumiendo y, por lo tanto, simplificando extremadamente: Como parte del plan inicial, la Vida Una buscó la expansión. En un principio, esa vida se expresa en formación triple: como Vida, Cualidad y Apariencia, o Mónada, Alma y Personalidad; Voluntad, Amor e Inteligencia. Los siete rayos son la primera diferenciación de esta triplicidad divina: a partir de los tres rayos principales, se despliegan cuatro rayos menores para revelar la naturaleza séptuple de la divinidad. Sin embargo, las siete emanaciones provienen del vórtice central, y como tales son siete aspectos de un todo y por lo tanto interrelacionados. “Cada uno de los grandes rayos tiene una forma particular de enseñar la verdad a la humanidad, lo cual es su contribución excepcional”, escribió Alice Bailey; sin embargo, sólo en su combinación es que entendemos la naturaleza del Uno, de la Deidad.

Ella dijo: “La infinita diversidad de formas oculta una síntesis subjetiva. Por lo tanto, el hombre puede ver eventualmente y observar un septenario universal cuando se expresa a sí mismo a través de las formas de todos los reinos, y cuando esto sucede penetra en el mundo de la unidad subjetiva y puede seguir su camino conscientemente hacia el Uno. No puede todavía entrar en la conciencia de esa fundamental Unidad esencial, pero sí penetrar en la de su propia vida de rayo, fuente de donde emana su propia vida temporalmente especializada”.

Las energías que emanan de lo que se denomina esotéricamente “el corazón del sol” corren a través de los planetas en siete grandes corrientes y se vierten en alma humana, produciendo lo que llamamos conciencia. Estos siete tipos de energía producen los siete tipos de almas o rayos. Estas diferenciaciones son como los colores que el prisma toma cuando se somete a los rayos del sol. Sin embargo, el prisma es uno.

ENUMERACIÓN DE CADA UNO DE LOS SIETE RAYOS:

Primer Rayo - La energía de la Voluntad, Propósito o Poder, que es esencialmente la Voluntad de la Deidad. Este rayo es de tal intensidad dinámica que se llama el rayo del Destructor. Se nos dice que todavía no hay un verdadero tipo de primer rayo en encarnación, debido a su potencia. Tal vez el mejor ejemplo de la potencia del primer rayo se encuentra en el reino mineral, porque se dice que el radio contiene la clave para el misterio del 1º. Rayo. El valor es también un aspecto del 1º. Rayo, pero la verdadera valentía no es un valor de la lucha o cualquier tipo de lucha por ser lo que se denomina “valiente”. Es el valor del conocimiento seguro, mantenido de manera constante y sin cuestionar en medio de las dificultades y molestias.

Expresión Superior: La ciencia del arte de gobernar, de gobierno.
Expresión Inferior: La diplomacia y la política moderna.

Tal vez las palabras de los grandes servidores puedan agregar una dimensión humana a la cualidad de los rayos particulares. Goethe, creo que se refirió al poder dinámico e iniciador del primer rayo cuando dijo: “Todo lo que puedas hacer o soñar que puedes, comiénzalo. La audacia tiene genio, poder y magia en ella. Empieza ahora”. Y el valor del primer rayo está detrás de la promesa de Cristo: “Vosotros conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”.

Segundo Rayo - La energía de Amor-Sabiduría - el deseo o el amor de la Deidad. Este no es el deseo emocional, sino el deseo como la gran Ley de la Atracción - la capacidad de atraer hacia sí lo que es amado. Es el vínculo de la coherencia, el principio de cohesión magnética que funciona a través de toda la creación de formas en todos los niveles, desde un cristal hasta un sistema solar. Todo ha sido creado para satisfacer el deseo del Creador.

Expresión Superior: El proceso de iniciación tal como es impartido por la Jerarquía de los adeptos.
Expresión Inferior: Religión

La inclusividad del segundo rayo se resume en algunas palabras de Krishna: “Cualquier sendero que los hombres recorran es mi camino. No importa dónde caminen los lleva a mí”.

Tercer Rayo - La energía de la Inteligencia Activa, o revirtiendo, la actividad inteligente, el uso inteligente de la construcción de formas, de todo esfuerzo creativo, de revelar el propósito divino.

Expresión Superior: Medios de comunicación o interacción. La radio, el teléfono, el telégrafo y el poder de viajar.
Expresión Inferior: El uso y la proliferación del dinero y el oro.

La inteligencia expresada a través del 3º. Rayo es la autoridad que el Buda señaló a sus discípulos en su último sermón: “Sed vosotros mismos una lámpara. Aferráos a la Verdad como una lámpara. No busquéis refugio fuera de vosotros mismos”.

Cuarto Rayo - La energía de la Armonía a través del Conflicto. Este rayo produce belleza y trabaja en pro de la armonización de los efectos. Esencialmente, es el refinador, el productor de la perfección dentro de la forma para que el mundo objetivo se convierta en una verdadera casa de la Luz.

Expresión Superior: Masonería, basada en el entrenamiento de la Jerarquía y las normas para la admisión.
Expresión Inferior: La construcción arquitectónica. Planificación de la ciudad moderna.

Tal vez las palabras de Julián de Norwich, la mística del siglo XIV, cuyo desconcierto ante la existencia del pecado se apaciguó con la revelación de que “Todo estará bien, y todo estará bien, y todo tipo de cosas estarán bien”. Esto resume la armonía esencial que prevalece en el tiempo cuando el conflicto se haya agotado por sí mismo.

Quinto Rayo - La energía de Conocimiento Concreto o Ciencia. Esta energía ha producido la ciencia y llevó a la comprensión del hombre sobre el mundo natural. Debido a que opera en el plano de la mente superior e inferior y porque “hombre” es literalmente “el que piensa”, el 5º. Rayo tiene un significado especial para la humanidad.

Expresión Superior: La ciencia del alma. La psicología esotérica.
Expresión Inferior: Los modernos sistemas de educación y la ciencia mental.

Una vez más, las palabras del Buda invocan la esencia del 5º. Rayo: “No creáis nada, no importa dónde se lea o quién lo ha dicho, ni aunque lo haya dicho yo, a menos que esté de acuerdo con vuestra propia razón y propio sentido común”.

Sexto Rayo - La energía de Devoción o Idealismo. Este rayo dota al hombre de la capacidad de percibir el ideal, la realidad detrás de la forma.Dota al hombre con el impulso de penetrar detrás de los reinos velados y ocultos.Los últimos 2000 años han producido ganancias excepcionales en la comprensión de lo que fueron, para el hombre primitivo, reinos “mágicos”.Cristo dio a entender esto cuando dijo “Cosas más grandes que las que yo he hecho haréis vosotros”.Einstein se refirió también a esta necesidad de penetrar más allá de los reinos externos en su declaración, “La experiencia más bella y profunda que un hombre puede tener es el sentido de lo misterioso.Es el principio subyacente de la religión, así como de toda empresa seria en el arte y la ciencia”.

Expresión Superior: El cristianismo y religiones diversas. (Nótese aquí la relación con el Rayo II)
Expresión Inferior: Las iglesias y las religiones organizadas.

La devoción del 6º. Rayo es quizás mejor expresada por Jesús, el Maestro del 6º. Rayo: “Todo aquel que encuentre su vida tiene que perderla por mi causa”.

Séptimo Rayo - La energía de Orden Ceremonial. Esta es la capacidad de coordinación que unifica la cualidad interna y la forma externa tangible o apariencia.Este rayo principalmente incluye el nivel etérico y por lo tanto rige la verdadera obra mágica - la espiritualización de las formas.

Expresión Superior: Todas las formas de la magia blanca.
Expresión Inferior: El espiritismo – el énfasis en la forma, “los fenómenos”.

La esencia del 7º. Rayo se encuentra en el familiar aforismo de Hermes Trismegisto: “Como es arriba es abajo”. El científico David Bohm también se refirió al 7º. Rayo en su teoría del Orden Implicado, una nueva forma de visión que él define como La Totalidad Indivisa Fluida en Movimiento. Un holograma es el símbolo del orden implicado, dijo: En cada región del espacio y del tiempo se encuentra, en cierto modo, implícito y contenido un orden total.

Estos son los siete rayos, pero es importante recordar que los siete rayos son subrayos del sintético 2º. Rayo de Amor - Sabiduría: Básicamente, la energía del amor, expresada con sabiduría, es la línea de menor resistencia para la vida que se manifiesta en nuestro sistema solar. “Dios es amor” es una gran verdad, porque el amor es la ley fundamental de este sistema solar.

ASPECTOS PSICOLÓGICOS

Los tipos de rayos dan el nuevo enfoque psicológico al hombre a través de una comprensión de las energías que le animan y le hacen lo que es. Además, el rayo de la personalidad en una vida anterior deja claros hábitos de pensamiento y actividad. Ha establecido un ritmo de vida y ciertas tendencias inalterables. De esto podemos empezar a ver que cuando se capta la verdadera naturaleza de los siete rayos, debemos abordar el tema de la dualidad del hombre con mayor inteligencia. Se va a despertar a los psicólogos a una verdadera comprensión del hombre.

No hay nada en todo el sistema solar, en cualquier etapa de evolución, que no pertenezca ni haya pertenecido siempre a uno de los siete rayos. Todos los reinos de la naturaleza están condicionados por los siete rayos, pero el reino humano proporciona tal vez la descripción más interesante y compleja. Cada individuo vibra en alguna medida particular, cada unidad de la raza humana se encuentra en alguno de los siete rayos. Por lo tanto, algún color predomina, y algún sonido vibra, Alice Bailey dijo:

“Cada vibrante unidad de energía puede decir: Soy parte del divino todo que en su septenaria naturaleza expresa el amor y la vida de la Realidad Una, coloreada por una de las siete cualidades del amor de la Deidad que responde a las demás cualidades”. Cada una de estas siete corrientes o emanaciones de energía fue coloreada por una cualidad divina, un aspecto del amor, y todas ellas eran necesarias para el perfeccionamiento final del propósito latente y no revelado.

Todo ser humano es arrastrado a la manifestación por el impulso de un rayo, y es coloreado por la cualidad de ese rayo, que determina su forma y indica la forma en que debe ir. Un rayo confiere condiciones físicas, la calidad de la naturaleza astral y la distribución de la energía. Cada rayo rige un centro en particular, dando una predisposición a ciertas fortalezas y debilidades. Le da al ser humano su colorido y cualidad, los cambios de la personalidad de un rayo a otro, de una vida a otra, hasta que todas las cualidades se desarrollen. Si bien este proceso de control por el alma se está perfeccionando, los tipos de rayos de los vehículos de la personalidad surgen constantemente, el rayo de la personalidad comienza a controlar, y el rayo del alma empieza finalmente a dominar y a someter a la personalidad.

Al considerar los rayos, en realidad estamos considerando la energía. Los diferentes rayos de nuestra constitución son un problema de interrelación de las energías, su fusión y equilibrio, además de la síntesis final de las dos energías principales – la del alma y de la personalidad. El campo de energía que llamamos el alma absorbe, domina o utiliza la energía menor que llamamos personalidad (que se compone de cuatro energías).

En términos generales, en el caso de la mayoría de la gente el cuerpo mental está regido por los rayos 1, 4, o 5, el cuerpo astral por el 2 o 6, y el físico por el rayo 3 o 7. Las almas avanzadas, los discípulos, de vez en cuando elijen un rayo diferente, para un cuerpo diferente de los que he citado, pero siempre es una buena idea comenzar con la premisa de que uno es bastante común, ¿no les parece? Aprender a reconocer un patrón de rayos no es fácil, pero tenemos algunas pautas para continuar adelante. Pregúntese a sí mismo, ¿expreso con facilidad el poder mi mente (1º.), o me esfuerzo para mantener el equilibrio buscando muchos puntos de vista diferentes (4º.), o busco el detalle o tiendo a observar con desapego (5º.)? ¿Tiende mi naturaleza emocional a ser bastante serena (2º.), o bien tiende más a la postura de defensora apasionada (6º.)? En términos del rayo del cuerpo físico, pregúntese si a su cuerpo le gusta estar activo y se ocupa bien de tareas diversificadas (3º.), o si prefiere un ritmo físico organizado.

El rayo de la personalidad encuentra su principal campo de actividad en el cuerpo físico. Ese rayo determina su apariencia, el propósito, la tendencia la vida y la ocupación, mientras que el rayo del alma tiene acción directa sobre el cuerpo astral, por lo que se nos dice que el campo de batalla de la vida está siempre en el plano del espejismo. El rayo de la personalidad fomenta una actitud separatista y causa un desprendimiento del grupo de las almas de los que la personalidad es una externalización, y un consecuente apego al aspecto forma de la manifestación. El rayo egoico fomenta la conciencia de grupo y el desapego de las formas externas, causando apego al lado vida de la manifestación y a la totalidad subjetiva.

Cuando el rayo de la personalidad se vuelve marcado y dominante, y los rayos de los tres cuerpos están subordinados a él, entonces se lleva a cabo la gran batalla entre el alma y el rayo de la personalidad. En preparación para la iniciación, el rayo de la personalidad trabaja para evitar el contacto, para engañar, retardar el progreso y malinterpretar. La diferenciación se vuelve marcada, y el sentido de dualidad se establece más definidamente. Finalmente, el rayo del alma se convierte en el factor dominante, y los rayos de los cuerpos inferiores se convierten en sub-rayos de este rayo controlador. Esta es la verdadera relación de la personalidad al alma. Se nos dice que el discípulo que entiende esta relación y se ajusta a ella está dispuesto a recorrer el camino de la iniciación.

En palabras de Alice Bailey: “Cada persona es potencialmente un transmisor de energía del rayo, sea éste del ego o de la personalidad. Cada uno a su debido tiempo, puede aprender a transmitir al grupo la cualidad del rayo de su alma, estimulando a sus hermanos para infundirles más valor, clara visión, pureza de móviles y profundo amor, evitando no obstante el peligro de vitalizar las características de su personalidad. Esta es la mayor dificultad. Para poder hacerlo de manera eficaz y correcta debemos aprender a pensar que cada uno es un alma y no sólo un ser humano”.

Quizás, en este punto, la psicología de los siete rayos tendría más sentido si los consideramos en términos de individuos. Los dos volúmenes de El Discipulado en la Nueva Era de Alice Bailey proporcionan un registro de un grupo de discípulos que el Tibetano estaba supervisando durante su trabajo con Alice Bailey, y le dio a cada uno de los individuos la información sobre sus rayos que se publica en los dos libros. Ellos nunca fueron identificados por sus nombres reales, sólo por sus iniciales. Vamos a considerar sólo un par de ejemplos para comprender la complejidad del proceso.

ISG-L

“Considero útil dar a mi grupo de discípulos consagrados, los cinco rayos que les determinan o condicionan, a fin de que puedan trabajar inteligentemente para la fusión de:

a. Los diversos rayos de la personalidad.

b. El rayo de la personalidad con el del alma.

Existen dos factores principales de primordial interés para todos los aspirantes; en su caso, la tarea se hace algo difícil, porque tiene que agregar a ambos, el trabajo de transferir su rayo del alma, del sexto de Devoción al segundo de Amor-Sabiduría. Esto no es fácil, porque se produce un intervalo de intensa dificultad y desorganización de energías, acompañado a menudo de la pérdida de equilibrio de la personalidad. Sin embargo, usted casi ha terminado la tarea, y ha pasado la parte peor del proceso. Ha tenido primordialmente un efecto fisiológico que se manifestó en la dificultad experimentada hace dos años. Entonces, como bien sabe, traté de ayudarle. Tal condición ha mejorado ahora definidamente. Las implicaciones psicológicas residen en la trasferencia al centro cardíaco, de la energía psíquica que usted maneja desde el plexo solar. En términos de expresión viviente, quiere decir que puede trasmutar devoción en amor, e idealismo en sabiduría probada. ¿No es éste su objetivo inmediato, hermano mío?

No ignora que el rayo de su alma es el segundo, pues su naturaleza fundamental es esencialmente amor-sabiduría. Su rayo de la personalidad es el primero, de Voluntad o Poder, el cual estuvo por largo tiempo subordinado al rayo anterior de su alma, el de la devoción hacia el alma, la Jerarquía, la humanidad, como también hacia sí mismo. El problema del énfasis puesto sobre la personalidad ha cambiado, de la constante impresión de sus actitudes, ideas y deseos personales en su medio ambiente (como ocurría en su vida anterior), a un ocasional énfasis cíclico y casi violento sobre cualquier individuo. Esto ahora es sólo ocasional (relativamente hablando). Está aprendiendo a dejar que los demás actúen con libertad, lección difícil para una personalidad de primer rayo, animada, como la suya, por el conocimiento y la buena voluntad.

El rayo de su cuerpo mental es también el primero. Esto significa que su mente inteligente puede predominar cuando sea necesario y expresarse en forma más poderosa que lo común. Es siempre interesante y fácil para el alma controlar e iluminar a la mente cuando los rayos primero y segundo están tan estrechamente relacionados, como lo están en su caso.

En cuanto a su cuerpo emocional, pertenece al sexto rayo (como lo estaba su alma al venir a la encarnación). Allí puso el énfasis del alma y allí estaba su línea de menor resistencia. Ahora la línea de menor resistencia debe estar en la mente, y el objetivo principal de su vida y meditación, debe ser la mente y su creciente iluminación -- a fin de prestar mayor servicio a sus semejantes. Por eso le delineé esa meditación y ahora le pido que la practique. Es corta y poderosa.

Su cuerpo físico pertenece también al primer rayo, de manera que puede ver que posee una poderosa combinación para servir, si llega a comprender realmente su problema y trabaja con sentido de síntesis. No debe aspirar tanto a obtener la unión mística, hermano mío, porque eso lo va logrando progresiva-mente, sino a intensificar la iluminación de la mente concreta. Por lo tanto, sus rayos son:

1. El rayo del alma, el segundo de Amor-Sabiduría.

2. El rayo de la personalidad, el primero de Voluntad o Poder.

3. El rayo de la mente, el primero de Poder.

4. El rayo del cuerpo astral, el sexto de Devoción.

5. El rayo del cuerpo físico, el primero de Poder.

Esta poderosa combinación de fuerzas de primer rayo es la que produjo la inestabilidad emocional, de la cual fue siempre consciente. Pero la trasferencia de la energía de su alma al segundo rayo contrarrestará definidamente tal condición y le llevará a la estabilidad centralizada. Probablemente esto mejorará su condición física”.

EES

“El rayo de su alma es el séptimo, lo cual le permitirá trabajar con facilidad en el nuevo mundo que viene a la manifestación con tanta rapidez. Le ayudará también a producir orden y ritmo en su ambiente; en estos días de desorden y dificultad, todo centro rítmico es de valor para nosotros.

El rayo de su personalidad es el sexto, que le da poder sobre el plano astral y, por lo tanto, un cuerpo astral poderoso y sensitivo, con todo lo que esa situación implica de éxito y fracaso.

La estrecha yuxtaposición de los rayos de su alma y de su personalidad son una ventaja y no un obstáculo. Esto conduce a rápidos resultados en el plano físico, cuando ambos tipos de energía se aplican simultáneamente. Reflexione sobre esto.

Su cuerpo mental pertenece definidamente al cuarto Rayo de Armonía a través del Conflicto, por medio del cual puede establecer una rápida armonía con sus hermanos. Contribuye a aplicar inteligentemente la comprensión y también a que surja la belleza mediante la armonía establecida. Esa cualidad que usted posee le otorga un ordenado sentido del color, la proporción y la armonía en el medio ambiente que usted ha planificado, haciéndolo a veces reaccionar violentamente ante lo que le parece incorrecto, desarmónico y fuera de tono o línea.

Su cuerpo astral pertenece al sexto rayo, y le será evidente que a través de ese vehículo, su personalidad hallará menor resistencia; allí reside también la necesidad de una vigilante supervisión. Creo que sabe esto y es innecesario extenderme sobre ello.

Su cuerpo físico es de primer rayo, siendo el único vehículo o energía de expresión en su equipo, que pertenece a uno de los rayos mayores. En forma curiosa este hecho nos indica, a quienes observamos desde el aspecto interno, que su rayo monádico es el primero y que más adelante, en su próxima vida, deberá trasladar el centro de su atención egoica o del alma, al segundo rayo. El cambio de énfasis encierra en sí mismo el objetivo principal de su actual encarnación, por eso posee una personalidad y un cuerpo astral de sexto rayo. Esta centralización consagrada e idealista, constituye una ayuda para cumplir el propósito de su alma. Sé que esto le dará mucho tema para reflexionar y lo incitará a que el esfuerzo de su vida tenga un renovado propósito.

1. El rayo del alma — el séptimo Rayo de Orden Ceremonial.

2. El rayo de la personalidad — el sexto Rayo de Devoción.

3. El rayo del cuerpo mental — el cuarto Rayo de Armonía a través del Conflicto.

4. El rayo del cuerpo astral — el sexto Rayo de Devoción.

5. El rayo del cuerpo físico — el primer Rayo de Voluntad o Poder.

Las cualidades que debería cultivar son: persistencia, expansión y fortaleza, aplicadas con amor”.

Alice Bailey resume el proceso de integración de la siguiente manera: “A medida que los tres rayos que rigen la triplicidad inferior se mezclan y sintetizan y crean la personalidad vital y, a su vez, dominan el rayo del cuerpo físico denso, el hombre inferior penetra en un prolongado estado de conflicto. En forma gradual y acrecentada el rayo del alma, “el rayo de la captación persistente y magnética”, como se lo denomina ocultamente, se hace más activo, entonces en el cerebro del hombre que ha desarrollado la personalidad se establece la creciente percepción de una vibración. Hay muchos grados y etapas en esta experiencia, que abarcan muchas vidas. Al principio el rayo de la personalidad y el rayo del ego parecen chocar, y se libra una constante guerra con el discípulo como espectador y dramático participante. Arjuna entra en el campo de batalla; se halla entre dos fuerzas, como un consciente e ínfimo punto de luz y de percepción sensoria. Alrededor, dentro y a través de él, las energías de dos rayos se precipitan y entablan conflicto. Gradualmente, a medida que continúa el fragor de la batalla, se convierte en un factor más activo y abandona la actitud del observador desapegado y desinteresado. Cuando se da cuenta definitivamente de lo que está en juego y vuelca decididamente el peso de su influencia, deseos y mente, a favor del alma, entonces puede recibir la primera iniciación. Cuando el rayo del alma se enfoca plenamente a través de él, y todos sus centros están controlados por ese enfocado rayo del alma, se convierte en el Iniciado transfigurado y recibe la tercera iniciación. El rayo de la personalidad ocultamente se extingue o es absorbido por el rayo del alma, y todos los poderes y atributos de los rayos inferiores son subsidiarios del rayo del alma y están coloreados por éste. El discípulo llega a ser un hombre de “Dios” -una persona cuyos poderes son controlados por la vibración dominante del rayo del alma y cuyo mecanismo sensible interno vibra dentro de la medida del rayo del alma que, a su vez, es reorientado hacia el rayo monádico y controlado por éste”. (PE II, 27)

MÉTODOS DE SERVICIO DE LOS SIETE RAYOS

LOS MÉTODOS DE SERVICIO DE LOS SIETE RAYOS también proporcionan una visión para comprender las diferencias de método y de expresión de los rayos:

Servidores del Rayo I, si son discípulos entrenados, trabajan a través de lo que podría llamarse la imposición de la Voluntad de Dios sobre la mente humana. Esto lo hacen a través del impacto de gran alcance de las ideas en la mente humana - en primer lugar, mediante el inicio de un período de destrucción y la desintegración de lo antiguo y lo que obstaculiza; después por el claro resplandor de la nueva idea y su captación por las mentes de la humanidad inteligente.

Servidores del Rayo II reflexionan y meditan sobre las nuevas ideas asociadas con el Plan. Por el poder de su amor atractivo, reúnen los que están en un punto en su evolución en el que pueden responder a ese Plan. Estos servidores pueden seleccionar y entrenar a los que pueden “llevar” la idea a lo más profundo dentro de la humanidad.

Servidores del Rayo III estimulan el intelecto de la humanidad, agudizándolo e inspirándolo. Trabajan mediante la manipulación de las ideas para hacerlas más fáciles de comprender por las personas inteligentes cuya intuición aún no está desarrollada. Así que la progresión es: los servidores de 1º. Rayo registran las ideas, que luego se vuelven atractivas por los servidores de 2º. Rayo, y se adaptan a las necesidades inmediatas y son expresadas vocalmente por los trabajadores del 3º. Rayo.

Rayo IV - Pocas son las almas de 4º. Rayo en encarnación, pero hay muchas personalidades de 4º. Rayo. Su principal tarea es armonizar las nuevas ideas con lo antiguo, para que no haya ningún vacío peligroso o ruptura. Ellos logran un “compromiso justo”, y adaptan lo nuevo y lo antiguo de modo que se conserve el verdadero canon. Participan en el proceso de transición, porque son los verdaderos intuitivos.

Servidores del Rayo V están llegando rápidamente a la prominencia. Investigan la forma para encontrar su idea oculta, su poder motivador, probando la idea verdadera o falsa. A través de la investigación científica, la búsqueda y el descubrimiento, están preparando el nuevo mundo.

Los Servidores del Rayo VI en los últimos dos mil años han entrenado a la humanidad para reconocer los ideales, que son los planos de las ideas, entrenando a los pensadores del mundo a desear lo bueno, lo verdadero y lo bello. Algunas personas pueden ser galvanizadas por una idea, a otros se llega con más facilidad por un ideal.

Los Servidores del Rayo VII trabajan en el plano físico. Este es el rayo que está llegando al poder. Se centra en la creación de un grupo de trabajadores para llevar adelante el Plan. El método de la vieja era capacitar a un líder individual que podía imponer su idea sobre sus seguidores, el método de la nueva era es evocar el idealismo grupal.

CICLOS DE LOS RAYOS

“En última instancia, toda la historia es el registro de estas energías y fuerzas (rayos), a medida que actúan sobre la humanidad, produciendo cambios y expresándose mediante sucesivas civilizaciones y culturas, dando forma a las diversas razas y naciones”, dijo Alice Bailey. Cada rayo representa una idea que puede ser percibida como un ideal. Con el tiempo los rayos producen el orden mundial, la potencia interna del proceso evolutivo. Pero cuando un rayo comienza a salir de la manifestación, se produce un ciclo de cristalización, que exigen su destrucción, lo cual causa condiciones mentales de naturaleza estática y fija. La historia del mundo se basa en la aparición de ideas, su aceptación, su transformación en ideales, y su eventual reemplazo por la imposición de otras nuevas.

Cinco energías de rayo se manifiestan en la actualidad: las de 6º.,, 7º., 2º. (siempre presentes), 3º. y 1º. Se nos dice que estas cinco energías unidas determinarán la tendencia de los asuntos mundiales. El 2º. Rayo tiene el ciclo más largo, produciendo una “crisis de amor”. El ciclo de 3º. Rayo también es muy largo porque la inteligencia debe ser estimulada, incluso en “el menor de los hijos de los hombres”.

El 1º. Rayo es la fuerza más poderosa en el mundo actualmente. Expresa la voluntad de Dios en los asuntos mundiales, que es la voluntad al bien. Un estudio de la historia muestra la progresión de la unidad y la síntesis en todos los departamentos de la vida humana. Unidad en la multiplicidad es el Plan Eterno - la unidad en la conciencia, la multiplicidad en la forma. El 1º. Rayo se expresa también como un elemento destructivo. La energía de 1º. Rayo fluye desde Shamballa y está detrás de la actual crisis mundial, porque “La Voluntad de Dios es producir ciertos cambios radicales y trascendentales en la conciencia de la raza, que alterarán completamente la actitud del hombre hacia la vida”, dijo Alice Bailey.

La influencia del 3º. Rayo se ve en el dinero, que es la expresión concreta de la energía espiritual de la inteligencia. Hasta ahora la inteligencia humana ha servido al materialismo, pero se espera que cambie si la humanidad responde acertadamente al choque de las energías creadas por el 6º. Rayo saliente y el entrante 7º.

EL RAYO SEXTO VRS SÉPTIMO

Los últimos 2000 años han estado condicionados por el 6º. Rayo de devoción e idealismo. Este rayo ha fomentado el crecimiento de las grandes religiones del mundo, porque el 6º. Rayo dota de la “capacidad de abstracción”. La extraordinaria cualidad de la experiencia humana en los últimos 2.000 años ha sido la expresión creciente del idealismo. Pero después de 2000 años, el condicionamiento ha llevado a la tendencia a imponer un ideal particular sobre los demás, a expensas de la idea original.

El sexto rayo es el rayo del procedimiento a ciegas, y sólo un aspecto de la realidad se ve a la vez - y por lo general el menos deseable. Todo lo demás está sellado para ellos, su visión da una sola imagen, su horizonte se limita a un solo punto de la brújula. Para la mayoría de la humanidad, esta visión se ha centrado en el mundo material, en el bienestar, las posesiones y las empresas materiales. De esto, el movimiento obrero actual es un testimonio, señaló AAB.

Dos de estos rayos están luchando para expresarse - uno entrando (7º.) y uno saliendo (6º.) Aunque el rayo 6º. comenzó a menguar alrededor de 1625, sigue siendo la influencia más poderosa. La influencia del 6º. Rayo ha llevado al desarrollo del gusto en todas sus formas. “El buen gusto” es muy valorado, los discípulos ahora deben transmutar esto en el sentido de la discriminación de los valores espirituales. Sorprendentemente, cuando un ciclo de rayos se desvanece, la manifestación inferior de ese rayo permanece más tiempo que la expresión superior. Así, el 6º. Rayo se expresa ahora a través de las fuerzas reaccionarias, enfrentándose con las fuerzas progresistas del entrante 7º. Rayo que está tratando de gobernar y que llevará a la civilización mundial en drásticamente diferentes direcciones. Un rayo está fomentando la cristalización y la perpetuación de la cultura existente, y otro está fomentando la creación de algo enteramente nuevo a partir de la actual agitación del mundo. Las personas de 6º. Rayo suelen ser los reaccionarios, conservadores, intransigentes y fanáticos, que se aferran al pasado y obstaculizan el progreso. Ofrecen, sin embargo, un equilibrio y estabilidad necesaria.

Alice Bailey dijo que el fracaso del devoto de 6º. Rayo para trabajar con inteligencia y con amor con la sustancia, para producir una relación correcta con la forma externa, ha llevado en los últimos 2000 años a un mundo que sufre por la mala gestión de una división: como se puede ver entre la ciencia y religión y entre la religión y la espiritualidad, por ejemplo, como se manifiesta en lo que respecta al dinero. La tarea de los trabajadores de la nueva era es reunir a estos dos opuestos aparentes, para demostrar que el espíritu y la materia no son antagónicos entre sí, y que en todo el mundo sólo hay sustancia espiritual, trabajando y produciendo las formas tangibles exteriores.

El 7º. Rayo está ganando influencia constantemente. Esto ayuda e inaugura la nueva era, con base en el impulso espiritual y la aspiración, la libertad mental, la comprensión amorosa y un ritmo en el plano físico. Un gran número de individuos de 7º. Rayo - de alma o personalidad - vienen a la encarnación ahora, y a ellos se ha encomendado la tarea de organizar las actividades de la nueva era y poner fin a los antiguos métodos de vida y antiguas actitudes cristalizadas.

El resultado de la creciente afluencia del 7º. Rayo y el poder decreciente del 6º. Rayo es lanzar a los millones de personas, que no responden a ninguno de estos rayos, a un estado de perplejidad - una sensación de estar perdido por completo, porque todo lo que ellas aprecian está desapareciendo rápidamente.

El entrante 7º. Rayo actúa a través del centro sacro planetario, y luego a través del centro sacro de cada ser humano. A medida que el 7º. Rayo fluye, estamos viendo el creciente interés en la sexualidad - no siempre una imagen bonita, pero debido a que el rayo 7º. rige la fusión del espíritu y materia, seguramente dará lugar a un enfoque más prudente de la sexualidad.

La expresión superior del 7º. Rayo es la magia blanca: el poder de los trabajadores entrenados para reunir lo “interno y lo externo” de manera que lo que está abajo se pueda modelar de acuerdo con lo que está arriba. El trabajo del 7º. Rayo es relacionar la vida y la forma, pero cuando el énfasis está puesto sobre el aspecto forma, entonces el procedimiento resulta mal y el trabajo del mago negro puede comenzar.

El entrante 7º. Rayo expresa el poder de organizar, integrar y sintetizar los grandes pares de opuestos, produciendo nuevas formas de manifestación espiritual, y también nuevas formas de mal material. Es el gran impulso que traerá a la luz del día todo lo que se encuentra revestido de materia, por lo que finalmente conducirá a la revelación del espíritu y de la gloria oculta, cuando lo que se ha revelado de la forma material haya sido purificado y redimido. Cristo profetizó esto cuando dijo las cosas ocultas se harían claras, y los secretos se gritarían a los cuatro vientos. Por medio de este proceso de revelación, se desarrolla la discriminación en el pensamiento, dando lugar a un sentido más verdadero de los valores emergentes en la conciencia.

Las fuerzas del 7º. Rayo trabajan en el séptimo plano o físico - el plano donde se hacen los grandes cambios de todas las formas. Esto produce la precipitación del karma, pero debido a este efecto afianzador, el 7º. Rayo fomentará el progreso espiritual de todos los grados. Pero es importante recordar que el 7º. Rayo es la línea directa a lo largo de la cual la energía de primer rayo puede viajar, trayendo la liberación de la vida, la mejora en las nuevas formas y la destrucción de las viejas formas de vida. “No se puede verter vino nuevo en odres viejos”, se ha dicho. ¿Esto explica la creciente sensación de que algo está siendo destruido para dar paso a lo nuevo? ¿Es esto lo que evoca el elemento “reaccionario” y el fundamentalismo creciente que vemos en tantos ámbitos de la vida?

A partir de esta descripción de los siete rayos, deberíamos empezar a darnos cuenta de que todo no es acerca de nosotros - los siete rayos no son pertinentes sólo para los individuos humanos, sino para las sociedades enteras y los otros reinos. Alice Bailey, dijo: “No existe nada en el sistema solar, cualquiera sea su grado de evolución, que no pertenezca a uno de los siete rayos”. Y eso incluye a las naciones del mundo. Todas las grandes naciones se rigen por dos rayos, al igual que un individuo - un rayo de la personalidad, que es el factor dominante y controlador en este momento, y por un rayo del alma que es percibido sólo por los discípulos y aspirantes de cualquier nación. Este rayo del alma debe ser evocado a una mayor actividad por el nuevo grupo de servidores del mundo, la red subjetiva de los servidores en todo el mundo, que trabajan en todos los ámbitos de la actividad, no sólo a los abiertamente espirituales. Tal vez este punto, este desafío, es un buen lugar para comenzar nuestra discusión grupal. Gracias por vuestra atención.

* * * * *

Inicio de página ^