Lucis Trust / Escuela Arcana / El Puente Eléct... / La Circulación... / Parte 4  

La Circulación Sanguínea Cósmica - Parte 4

Continuación de la Parte 3

La Capacidad de Grabación de la Circulación Sanguínea

Como hemos visto en la Parte 3, la sangre es el medio por el cual la voluntad y el deseo de un ser humano son llevados a la expresión activa en el plano físico. Cuando la voluntad y el deseo son espiritualizados en la aspiración y el servicio al prójimo, la sangre es significativamente energetizada y transformada. De hecho, es a través de la sangre que el gran proceso de la redención, humana y planetaria, es acelerada a un grado notable.

La Parte 2 discutía cómo la sangre humana se origina en las vestiduras del alma, en su propio plano en el que circula como una corriente envuelta de átomos de vida. A través de la “precipitación eléctrica”, estos átomos de vida pasan por cada uno de los cuerpos sutiles del hombre, circulando a través de ellos antes de que finalmente exudan de cada célula de los diversos órganos del cuerpo físico como gotas de fluido eléctrico. La sangre es por lo tanto la sustancia de la vida precipitada del alma - una corriente eléctrica que proporciona la interfaz entre los mundos interno y externo. Es así como la sangre lleva el oxígeno del aire respirado en los pulmones, los mundos subjetivo y objetivo se encuentran e interactúan recíprocamente. Y es en este momento que tiene lugar un proceso redentor.

El oxígeno en su estado más elevado es un importante componente del éter [véase la Parte 3] y el éter por lo tanto satura naturalmente el aire que respiramos. Por otra parte, el éter es un agente de grabación y del mismo modo que lleva las impresiones de su entorno como a una película en una cámara fotográfica, también lo lleva a los pulmones para ser impreso en la sangre humana. En fusión con estas impresiones, hay una cuenta de la condición psicológica de la persona recogidos en el éter/oxígeno que pasa a través del aura. La forma en que interactúa el alma humana encarnada en el mundo objetivo es por lo tanto registrado en el líquido eléctrico de la sangre, y éste inicia una reacción alquímica. Los corpúsculos rojos son estimulados hasta el punto que, en la región del corazón, algunos de ellos se rompen y escapan nuevamente al éter. Elevándose hacia el cerebro y la glándula pineal en esta condición etérea, estos átomos de vida inician su viaje de retorno a través de los cuerpos subjetivos hacia el alma, llevando la información de las experiencias vividas como pequeños discos de almacenamiento magnético que asociamos con la tecnología informática.

Una parte de los átomos de vida de las vestiduras del alma están ahora un poco más evolucionados, la experiencia adquirida los prepara para construir en una mayor calidad y capacidad, al igual que la sangre humana construye y cumple los requisitos del cuerpo humano. Es así como los vehículos espiritual y físico del hombre evolucionan juntos a través de un puente eléctrico, cada uno reflejando el otro con mayor fidelidad en términos de calidad y capacidad, a medida que avanza la evolución.

La capacidad de grabación de la sangre, la capacidad de llevar información, podrá ser confirmada científicamente antes de lo que pensamos. El 90% del plasma sanguíneo está formado por agua y como algunos científicos ya reconocen, el agua tiene memoria.

La memoria del agua se debe a su asociación con el éter, estando ambos constituidos por hidrógeno y oxígeno en diferentes estados vibratorios, como ha sido señalado en la Parte 3. Por lo tanto, la naturaleza de grabación del éter se refleja naturalmente en su contraparte más inferior, el agua. Fue Jacques Benveniste quien primero propuso que el agua es capaz de conservar una “memoria” de las sustancias disueltas una vez en ella, con el fin de explicar los supuestos poderes terapéuticos de los remedios homeopáticos. Estos remedios se preparan por dilución de soluciones a un grado tan elevado que no queda ningún rastro de la sustancia original en el preparado final. Curiosamente, las violentas sacudidas del agua en cada etapa de una serie de dilución se juzgan necesarias para que se produzca un efecto. Esto puede deberse a la revitalización de algunos derivados del hidrógeno y del oxígeno hasta el punto de la eterización, la memoria o la información contenida en el agua es elevada al estado etérico donde gana potencia. El poder de los remedios homeopáticos puede ser mayor, no porque haya menor cantidad del remedio en el agua, sino porque ha visto elevada su vibración al estado etérico, la fuente de la energía. El papel de los homeópatas puede representar por sí mismo un factor en la preparación de estos remedios, por la interacción de su propio cuerpo etérico con el éter circundante.

Debido a su asociación con el éter, la memoria del agua puede ser electromagnéticamente transferida de un lugar a otro como descubrió Jacques Benveniste: “En nuestro laboratorio, esta investigación ha alcanzado un punto más allá “de la memoria del agua.” Tenemos, creemos haber revelado la naturaleza física hasta ahora ignorada de la señal molecular, que consiste en ondas del rango de los kilohercios, que hemos registrado en los ordenadores y enviado a cualquier destino de nuestra elección a través de la red de Internet. “ 1

Actualmente está creciendo la cantidad de investigaciones sobre la memoria electrónica del agua, como la realizada por el Dr. Lee Lorenzen. Su trabajo parece demostrar que la información beneficiosa / las frecuencias, pueden ser eléctricamente impresas en los grupos de moléculas de agua que luego tendrán una influencia positiva en los procesos metabólicos. La investigación 2 también tiene lugar en los efectos de las energías sutiles sobre el agua en la convencional y no convencional radiación electromagnética, procedentes de fuentes tales como las ondas cerebrales humanas, los teléfonos móviles, los microondas, el campo magnético de la Tierra así como de los planetas y las estrellas. Ésta es un área polémica de la investigación al margen de la ciencia común, pero sin embargo no deja de ser interesante desde la perspectiva del Puente Eléctrico.

Una de las investigaciones más intrigantes es el supuesto efecto de los pensamientos y las emociones humanas sobre el agua, como fue demostrado por Masaru Emoto, científico japonés y autor que expuso el agua, depositada en vasos, a diversas palabras, imágenes o música, y después la congeló y examinó la configuración de los cristales resultantes por medio de la fotografía microscópica. El Dr. Emoto afirma que los cristales del agua que surgen son hermosos o feos, en función de si las palabras o pensamientos son positivos o negativos.

Si esto fuera corroborado por la ciencia ortodoxa, sería una prueba fehaciente de un Plan de amor y de la luz basados en la geometría divina. Su efecto inmediato ha de servir como un recordatorio de la responsabilidad que tenemos con nuestros pensamientos. A través de la práctica del olvido de sí mismo, la inofensividad y la correcta palabra, el poder redentor geometrizado obtiene un acceso sin trabas a la naturaleza acuosa de la circulación sanguínea, creándose así “un recipiente para uso del Maestro”. Como a menudo nos recuerda el Tibetano: “La sangre es la vida”, y a través de ella la vida de Cristo se revela constantemente y vierte su bendición al mundo.

Cristal de agua expuesto a las palabras “AMOR Y GRATITUD" 3

Cuando la actual investigación sobre la memoria del agua es analizada a la luz de las enseñanzas de la Sabiduría Eterna, nos acordamos de la gran máxima oculta: “Como es arriba así es abajo”. Relacionada con la memoria del agua y de la circulación sanguínea está la memoria de la naturaleza, mencionada en las enseñanzas esotéricas como los Archivos Akáshicos. Es el archivo funcional y psicológico de la historia evolutiva de la Tierra, incluyendo toda la vida que habita en ella. La ubicación de estos registros es en muchos textos esotéricos ambigua y es malinterpretada con frecuencia, posiblemente porque tiene más de una localización. La memoria de la naturaleza es impresa sobre la sustancia del Akasha - las etéreas “aguas del espacio” – el más alto y puro espíritu, sustancia o éter de cada uno de los planos o mundos subjetivos. En estos niveles, las vidas atómicas que residen allí son de tal calibre que también pueden ser utilizadas por el hombre espiritual como los llamados “átomos permanentes”, teniendo la capacidad de almacenar todas las experiencias/conocimiento adquirido en la cadena de mundos en los que se encarna periódicamente.

Resumiendo, el funcionamiento de la circulación sanguínea cósmica se basa en la relación éter/agua discutida en la Parte 3, y la forma en que la gran vida eléctrica, Fohat, trabaja a través de ella. Podemos observar un hermoso símbolo de esta relación a través del misterioso fenómeno de los puentes de agua flotantes, que pueden ser inducidos por una corriente eléctrica. Al igual que la electricidad puede activar el agua en la formación de los puentes en el plano físico, también puede formar puentes eléctricos en el éter, la contraparte superior del agua. Se forman canales de comunicación entre los diversos planos del Sistema Solar para el intercambio mutuo de información redentora.

 

 

Puentes eléctricos del agua.

Cuando se aplica un alto voltaje al agua destilada, en dos vasos de precipitación de cristal que están en contacto, se forma una conexión de agua estable de forma espontánea, dando la impresión de un puente de agua flotante. Puede verse en el vídeo: http://www.youtube.com/watch?v=FhBn1ozht-E , http://www.youtube.com/watch?v=Gozw-TxeX9w

_________________________

  1. Aissa, J y otros. “Transatlantic Transfer of Digitized Antigen Signal by Telephone Link” Journal of Allergy and Clinical Immunology, 99:S175 (1997).
  2. Clustered Water and Bio-signal Networks. Research paper presented atthe IEEE Conference in Singapore by Dr. Zhi Y. Wang http://www.clusteredwater.com/research_articles_ieee.htm

ARTÍCULOS DE INVESTIGACIÓN:

“¿Qué es el Agua?” - Cees Kamp http://www.watiswater.nl/page2/page2.html
El efecto de la música en el agua y la sangre http://www.weltimtropfen.de

Continuación en la parte 5