Lucis Trust / Actividades de... / e-folletos / Un Renacimiento Espiritual  

Un Renacimiento Espiritual

Hoy mucha gente busca una auténtica experiencia espiritual, dentro de los credos principales del mundo. como fuera de ellos. Pensadores religiosos esclarecidos luchan para poner fin a antiguos conflictos entre sectas discrepantes, enfocándose en la realidad viviente que reside más allá de las formas externas. Ellos buscan el áureo hilo de verdad que se encuentra en el corazón de cada doctrina, a la vez que afirman el valor duradero de sus propias tradiciones. Tal ímpetu hacia una comprensión más profunda de lo que significa el impulso religioso para todos los seres humanos está conduciendo a una mayor unidad entre las diversas tradiciones.

A medida que la humanidad se aparta de la idea de que sólo es concebible una sola interpretación correcta de la verdad, podemos vislumbrar un futuro en el que todas las personas de inclinación espiritual respondan a una percepción mutua de la divinidad interna que se oculta en cada ser humano, y celebren las festividades sagradas de los demás. Ello ya está sucediendo: por ejemplo, el gran festival oriental de Wesak, sagrado para los budistas e hindúes, ya está siendo paulatinamente reconocido en Occidente. Tales celebraciones espirituales compartidas pueden traer aparejados una acumulación de posibilidades espirituales, y un esfuerzo espiritual conjunto, más una invocación espiritual simultánea. La potencia resultante será evidente, y podrán emerger también nuevos festivales que celebren la naturaleza divina y espiritual de la raza humana. Un ejemplo destacado de ello es el Festival de Buena Voluntad, que desde el comienzo de la década de los 40, ha sido observado anualmente el mes siguiente a Wesak. Este festival también se celebra bajo el nombre de Día Mundial de Invocación, con lo cual se reconoce explícitamente la importancia de una invocación mundial unida. A lo largo del año se observan otros festivales de meditación grupal e invocación, los cuales, como Pascua, Wesak y el Día Mundial de Invocación, se ajustan al ritmo del calendario lunar. A medida que transcurran los años, éstos pueden llegar a adoptarse como una faceta reconocida de una nueva aproximación religiosa a lo Divino.

La creciente cooperación entre diferentes tradiciones espirituales puede ayudar a preparar el camino para las nuevas revelaciones de la verdad espiritual, que la conciencia en desarrollo de la humanidad seguramente evocará de la Fuente de toda Vida y Amor, a la que muchas tradiciones otorgan el nombre de Dios. No podemos saber la forma que revestirán tales revelaciones, aunque los mayores credos concuerdan en que, en tiempos de profundo cambio e incertidumbre, puede esperarse la venida de un gran Instructor espiritual. Los budistas hablan de la venida del Señor Maitreya, los hindúes del Kalki Avatar, los cristianos de Cristo. También podrá notarse una conciencia cada vez más despierta a la relación con dimensiones más sutiles de la vida consciente, dimensiones desde las cuales los Santos, Bodisatvas y Rishis de todas las tradiciones trabajan constantemente para inspirar a la humanidad. Una renovada comprensión de esta cadena de jerarquía espiritual seguramente podrá insuflar nueva vida a todas las religiones.

Los mecanismos de Dios son diversos, y operan a través de muchos credos y organismos religiosos. La plataforma universal de la religión del futuro puede ser erigida mediante el énfasis sobre las verdades esenciales, la unidad y el compañerismo del espíritu. Las ideas fundamentales más universalmente aceptadas son: la realidad de la Divinidad – todos somos uno en espíritu; nuestra mutua relación con los demás – la unidad humana; la realidad de la inmortalidad y la eterna persistencia; la Continuidad de la Revelación y los Acercamientos Divinos, conocida en Oriente como la Doctrina de los Avatares, y en Occidente como la Doctrina de Aquél que viene; y el Sendero hacia la Divinidad, hollado por santos de todos los credos a lo largo de las épocas.

Una manera en que podemos contribuir a la preparación para un enfoque religioso más universal es mediante el empleo y distribución diarios de la Gran Invocación, una de las plegarias más antiguas y poderosas que alguna vez hayan sido dadas a la humanidad. Todo aquél que la emplea promueve cambios substanciales, tanto dentro de sí mismo como en su entorno. Millones de personas la han adoptado desde 1945, y actualmente ya ha sido traducida a más de 70 idiomas. Constituye la herramienta más potente de la que disponemos para la transformación planetaria en estos tiempos de expectativa de un renacimiento espiritual..

LA GRAN INVOCACIÓN *

Desde el punto de Luz en la Mente de Dios
Que afluya luz a las mentes humanas
Que la Luz descienda a la Tierra.

Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios
Que afluya amor a los corazones humanos
Que Aquél que Viene retorne a la Tierra.

Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida
Que el propósito guíe a todas las pequeñas voluntades humanas
El propósito que los Maestros conocen y sirven.

Desde el centro que llamamos la raza humana
Que se realice el Plan de Amor y de Luz
Y selle la puerta donde se halla el mal.

Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan en la Tierra.

* LO QUE ANTECEDE ES UNA VERSIÓN LIGERAMENTE ADAPTADA DE LA GRAN INVOCACIÓN. HOMBRES Y MUJERES DE BUENA VOLUNTAD EMPLEAN HOY ESTA INVOCACIÓN EN SU PROPIA LENGUA. ¿SE UNIRÍA USTED A ELLOS, MEDIANTE EL USO DIARIO DE ESTA INVOCACIÓN, CON CONCENTRADO PENSAMIENTO Y DEDICACIÓN?

Promueva por favor el flujo de buena voluntad y envie este enlace a un amigo.