Lucis Trust / Actividades de... / Triángulos / Literatura / La Energía Sigue al Pensamiento  

La Energía Sigue al Pensamiento

Contenidos

  • Todo es Energía

Objetivos de Triángulos:

  • Establecer rectas relaciones humanas y divulgar la buena voluntad y la comprensión (luz) entre los hombres.
  • Elevar la conciencia humana y transformar el clima mental y espiritual del planeta.
  • Fortalecer y apoyar el trabajo que realizan los hombres y mujeres de buena voluntad en el mundo.
  • Suministrar la reserva mental e inspirar la acción práctica y constructiva en bien de la humanidad.

Todo es Energía

En el mundo moderno constantemente nos encontramos con el concepto de energía. Sin embargo muy pocos se detienen a considerar qué significa este término. La palabra proviene del Griego energos, que significa "activo". Así pues energía es la capacidad de desarrollar una actividad vital, y desde los tiempos más remotos el concepto de energía ha sido aplicado a un área cada vez más amplia de la comprensión y del esfuerzo humano. Durante mucho tiempo este concepto se aplicó sólo en relación con los sucesos y acontecimientos físicos, pero actualmente se ha introducido también en los campos psicológicos, económicos y sociológicos. Del concepto de energía como fuerza viviente distribuida en forma general, surge unalínea directa de desarrollo que conduce a todos los sectores del vivir humano.

El concepto de energía se ha desarrollado y usado más plena y ampliamente en la ciencia que en cualquier otro campo. La idea de que todo es energía, en distintos estados y relaciones, ha conducido a la síntesis del pensamiento científico y a una nueva comprensión de las fuerzas del universo. Esto no siempre fue así. En el siglo XIX se consideraba en gran parte que la energía era el resultado del movimiento de los cuerpos o partículas materiales (energía efectiva o cinética), o el resultado de la posición de un fragmento de materia en relación con otros fragmentos de materia (energía potencial). Esto se expresó en dos grandes leyes – la Ley de Conservación de la Masa, que en forma resumida afirmaba que la masa (la cantidad de materia en un cuerpo) es indestructible, y la Ley de Conservación de la Energía, que afirmaba básicamente que la suma total de energía en el universo era constante.

El concepto de masa o materia, y de energía, eran considerados como independientes, y de los dos, el concepto de materia fue considerado más básico y fundamental para la comprensión del universo.

Pero en 1905 Einstein demostró en su "teoría especial de la relatividad" que la masa en sí es una forma de energía, que masa y energía en realidad son intercambiables, y que están relacionadas por la fórmula E =mc2, donde E = energía, m = masa, y c = la velocidad de la luz. Esto significa que la Ley de Conservación de la Masa dejó de ser de primera importancia y el concepto de energía asumió entonces su posición correcta

El Cuerpo Etérico

La teoría especial de la relatividad lo hizo posible, al demostrar científicamente que todo es energía. Este descubrimiento asestó un golpe mortal a los conceptos e interpretaciones materialistas del universo. Nada existe en el universo manifestado – solar, planetario, o en los diferentes reinos de la naturaleza – que no posea una forma de energía, sutil e intangible, aunque sustancial. Actualmente se considera que todo ES energía; nuestro mundo es la manifestación de un océano de energías, algunas de las cuales construyen formas, mientras que otras constituyen el medio en el que estas formas viven, se mueven y tienen su ser. Todas las formas están compuestas de energías vivas, vibrando en mutua relación, teniendo sin embargo su propia cualidad y vida cualificada. Al mismo tiempo podemos ver que también existen formas dentro de otras formas. La habitación en la que estamos sentados existe dentro de una casa que es una de un grupo de casas dentro de una comunidad más grande de casas. Cada forma sucesiva es parte de un conjunto más grande.

Vivimos en un océano de energía, aunque no siempre seamos conscientes de ello. Nosotros mismos estamos compuestos de energías, y todas estas energías están interrelacionadas estrechamente y constituyen el cuerpo de energía sintético de nuestro planeta. A este cuerpo de energía le damos el nombre de "etérico". El cuerpo etérico o de energía de cada ser humano forma parte integrante del cuerpo etérico del planeta y por consiguiente del sistema solar. A través de este medio, cada ser humano está relacionado básicamente con todas las demás expresiones de la vida divina, grande o pequeña. En realidad, el cuerpo de energía de cada forma de la naturaleza forma parte integrante de la forma sustancial de la vida una del universo – Dios Mismo.

En realidad el cuerpo etérico no es más que energía. Su función es recibir y transmitir impulsos energéticos de distintos tipos y grados, y ser empujado a la actividad por estos impulsos o corrientes de fuerza. De hecho, proporciona la base necesaria para los distintos tipos y niveles de interacción telepática y para todas las formas de trabajo subjetivo y de relación entre individuos y grupos. El cuerpo etérico proporciona también la conexión entre los impulsos mentales y emocionales y el mundo de la forma física externa. A través de la red del cuerpo etérico las energías circulan constantemente, condicionando y determinando la expresión externa, las actividades y cualidades de cada forma de vida. Esto es cierto para el ser humano individual, para los grupos, para toda la humanidad, para el planeta y más allá.

El Anteproyecto del Plan

El mundo externo de las circunstancias y acontecimientos es el producto de las energías predominantes disponibles y que circulan por el cuerpo etérico planetario en cualquier período particular de la historia mundial. Hasta hace poco la mayoría de las personas respondían principalmente a la energía de los impulsos emocionales. Aquellos que respondían a la energía mental y a los patrones de pensamiento eran relativamente pocos y esporádicos. Pero esta situación ha cambiado rápidamente en el siglo XX. Como resultado de los sistemas educativos modernos, millones de personas han desarrollado y están desarrollando el poder de pensar y de manejar la energía del pensamiento. Aquellos que pueden alcanzar y registrar los impulsos y patrones de pensamiento que contienen las semillas de la futura cultura y civilización mundial, y que proceden de la Mente Universal, son hoy numerosos y forman un grupo mundial.

Se dice que "lo que está pasando hoy en el mundo es la acción de las ideas", y esto puede verse ahora claramente. Los que tienen un concepto del poder del pensamiento, del efecto de las corrientes de energía mental que fluyen de una mente, enfrentan una situación de gran oportunidad y responsabilidad. Los pensamientos son energía, y la energía sigue al pensamiento. Ésta es la base de todo trabajo creativo en el plano mental.Si una persona que piensa en la verdad puede transformar el clima mental de su entorno, así también el pensamiento egoísta, descontrolado o destructivo envenena la atmósfera mental. Nuestros pensamientos son mucho más poderosos de lo que creemos comúnmente, de aquí la necesidad de un uso creativo y constructivo de este poder.

El universo es una expresión del plan y del propósito de Dios. No es una "concurrencia fortuita de átomos", sino el desarrollo de un gran diseño o patrón.

Cuando somos conscientes de la necesidad de que circulen formas positivas y constructivas de energía, tenemos la oportunidad de convertirnos en colaboradores conscientes del Plan divino. Al empezar a reconocer la realidad del mundo del pensamiento más vivamente, podemos trabajar en la tarea de registrar y responder conscientemente a esas ideas y principios fundamentales que tratan de expresarse en el mundo y que constituyen el anteproyecto del Plan en este momento. Entonces podemos reconocer a aquellos a quienes se ha llamado "Custodios del Plan" – la Jerarquía espiritual – cuya tarea consiste en preparar el anteproyecto del Plan para que la humanidad lo utilice y desarrolle. Al participar en este trabajo estamos asociándonos con el proceso universal creador, compartido por la Jerarquía espiritual y por todos los pensadores que están inspirados por móviles de amor y de servicio.

Cualquiera puede cooperar en este trabajo de "reflexionar sobre el Plan para traerlo a la expresión". Los objetivos finales del Plan consisten en que la luz ilumine las mentes de los hombres, en que el amor rija todas las relaciones, y en que la voluntad de Dios dirija los asuntos humanos. Todos los que de verdad tratan de amar y servir a la humanidad están colaborando con el Plan. Pero es posible un papel creativo adicional para aquéllos que conocen el poder del pensamiento y que pueden empezar a trabajar con la energía del pensamiento en el plano mental.

La Ciencia de la Mente

Para la mayoría de las personas la utilización hábil e inteligente de la energía del pensamiento en el servicio no es un proceso automático. Requiere esfuerzo, disciplina y la comprensión de los principios en los que puede basarse el uso creativo de la mente. Los enunciados siguientes indican algunos de los fundamentos de la ciencia mental:

1. El pensamiento es creador y construye por medio de la formulación, desarrollo y clarificación de las ideas. Es comunicativo y la mente proyecta la "forma pensamiento" hacia su destino.

2. La formulación de pensamientos creativos requiere una conciencia emocional tranquila y estable,una mente que pueda mantener el enfoque y la concentración en una idea o tema sin interrupción, y unas condiciones físicas que permitan lograr ambos.

3. Se necesita pureza de intención para este trabajo. Esto no es un consejo para alcanzar la perfección; sino que el propósito para realizar el trabajo debe ser impersonal, un servicio desinteresado para beneficio y elevación de la familia humana entera.

4. La mente debe unirse con el corazón en el servicio espiritual creativo. Cristo dijo, "Como un hombre piensa en su corazón, así es él", y si el pensador trabaja sin un corazón abierto al flujo del amor, al pensamiento le faltará el magnetismo necesario para lograr su objetivo.

5. Hay muchas maneras de pensar profundamente sobre un tema, a fin de clarificarlo y desarrollarlo. Pero debe hacerse un esfuerzo para penetrar detrás de las apariencias externas para buscar el significado, las significaciones, y las relaciones con otras ideas o corrientes de pensamiento, para buscar las causas y no los efectos. Intentar hacerlo conducirá al pensador a reflexionar sobre aquello que no pertenece a la naturaleza de la forma, y esto puede llevarlo a la contemplación, que es fuente de inspiración e iluminación.

6. En alguna etapa el pensador debe elevar su conciencia hasta el alma – la conciencia crística en cada uno de nosotros – y, reflexionando a la luz del alma, relacionarse mentalmente con la Jerarquía espiritual, los Custodios del Plan. De esta manera el pensador ayudará a construir el vínculo entre la mente de Dios y las mentes de los hombres, y así ayudar a precipitar el Plan en la conciencia humana. El pensador también puede invocar el flujo de luz, amor y voluntad-al-bien en el corazón y la mente de toda la humanidad.

7. Debemos comprender que, en realidad, formamos parte de un grupo mundial de pensadores unido subjetivamente en una actividad creativa de servicio que se emprende con la energía del pensamiento, contribuyendo a la "reserva grupal de pensamiento". Al unirnos en conciencia con este grupo mientras trabajamos con energía mental, añadimos el valor de nuestras propias contribuciones y también las contribuciones de los demás.

8. Las formas mentales deben construirse con tanto cuidado y exactitud como cuando se construye una casa. Así como un arquitecto debe tener en cuenta el diseño, los materiales, la ubicación, la instalación eléctrica, la iluminación, la calefacción, la fontanería y ajustarlo todo para que sea una casa bonita, práctica, económica y adecuada para vivir, así también los trabajadores mentales creativos deben tener en cuenta los factores correspondientes en sus creaciones mentales. Así como hay en el mundo millones de casas diseñadas deficientemente y mal construidas, también hay millones de formas mentales pensadas deficientemente y relativamente inútiles. En el proceso de construcción de la forma mental, la principal técnica mental es la visualización.

Las reglas para el uso creativo de la energía mental son las mismas que las de la meditación, pero a este término debe dársele una connotación más amplia que hasta ahora. El científico que trabaja en el laboratorio para revelar las leyes de la naturaleza lleva a cabo una forma de meditación. Desarrollar planes cuidadosamente para ayudar al necesitado es meditación. La clarificación de conceptos filosóficos y la formulación de principios filosóficos es meditación. La aplicación del poder de la mente a los problemas de gobierno y a las relaciones internacionales es meditación. En todos estos campos se aplica el mismo proceso mental. Los temas serán distintos y también los puntos de énfasis, pero el proceso es idéntico. Cuando el móvil de este trabajo sea el bienestar de todos, cuando se lleve a cabo con propósito e intención altruistas, puede considerarse que ese trabajo responde a los impulsos del Plan.

La energía espiritual debe hacer impacto en las mentes humanas; en su efecto combinado estas mentes son el único instrumento disponible a través del cual puede expresarse la voluntad de Dios. El lugar que ocupa la humanidad en el Plan cósmico se vuelve más vital y claro cuando se comprende que una de las principales responsabilidades es la dirección de las corrientes de energía del plano mental, y la creación de lo que es deseable de acuerdo con el propósito de Dios para Su creación. El hombre, en su totalidad, está experimentando el desarrollo evolutivo a fin de convertirse en creador responsable en la materia. Esto implica la comprensión del Plan arquetípico, un proceso consciente de creación voluntaria, a fin de colaborar con el ideal, actuar según la ley y producir lo que está en línea con el Plan.

El Trabajo Creador del Pensador

La creatividad plenamente consciente en línea con el Plan también requiere que comprendamos la naturaleza de la energía y que seamos capaces de dirigir las corrientes de energía. Hasta ahora muy pocos de la familia humana trabajan deliberada y conscientemente con materia mental.

La energía mental que ahora emana de cada ser humano en una corriente relativamente débil, puede dirigirse hacia la creación de lo que desea el grupo y no únicamente hacia lo que desea el individuo. Lo fundamental para colaborar en este trabajo con materia mental es la facultad de trabajar en forma grupal, enviando cada pensamiento con la misión definida de agregar su cuota de energía a alguna corriente específica y conocida. Esto último es de importancia, pues para proporcionar una ayuda verdadera, la energía mental debe dirigirse definidamente hacia algún tipo particular de servicio.

Toda actividad de cualquier tipo es el resultado de:

a). Formas mentales construidas consciente o inconscientemente.

b). Formas mentales auto-iniciadas o efectos de formas mentales de otros.

c). La sensibilidad a los impulsos internos propios, o la sensibilidad a los impulsos de otros, y por lo tanto, a las formas mentales grupales

Por consiguiente, es evidente, cuán vital es este asunto, y cuán influenciados están los hombres y mujeres por las formas mentales que ellos mismos crean, o por las creaciones mentales de otros.

Si queremos que el trabajo creador que emprendemos tenga éxito, necesitaremos reconocer las inclinaciones y tendencias básicas de nuestra propia mente y pensamientos; el cuerpo mental del grupo con el que está asociado nuestro trabajo; y el propósito con el que trabajamos. El propósito deberá ser sostenido firmemente en la mente a lo largo del proceso creador.

Los Objetivos del Plan

Una de las primeras cosas que deben captarse al considerar el valor del uso creativo de la mente es que hay un Plan para la humanidad, y que este Plan ha existido siempre. Se ha llevado a cabo a través del desarrollo evolutivo de épocas pasadas y también mediante el impulso especial que han aportado de vez en cuando los grandes intuitivos e instructores de la raza. Hoy existe un número suficiente de hombres y mujeres en el mundo adecuadamente evolucionados, por lo que pueden hacer contacto con el Plan y trabajar en conexión con él. A través del uso creador de la mente, los hombres y mujeres de todas partes puede ayudar traer a la expresión externa este Plan divino para la humanidad.

Lo siguiente es la declaración de algunos de los objetivos principales del Plan para la humanidad:

(a). Producir una síntesis subjetiva en la humanidad;

(b). Despertar en amplia escala la Luz en los seres humanos;

(c). Establecer una gran estación de Luz que ilumine la totalidad del pensamiento humano;

(d). Poner fin a la era de la separatividad;

(e). Elevar la conciencia de las masas a los niveles mentales.

El resultado será:

(a). La formación de unidades grupales unidas por una idea común y por valores espirituales compartidos. (Esto está produciéndose desde el siglo XV).

(b). La formación de una humanidad caracterizada por tres cosas:

1.Un sistema de intercomunicación e interrelación a todos los niveles – radio, teléfono, televisión, redes de ordenadores, telepatía, viajes.

2. Un sentido de responsabilidad mutua – la plasmación de la buena voluntad.

3. El reconocimiento de la omnipresencia – la Vida Una.

Hay otros aspectos del Plan, y otros objetivos importantes, pero ningún aspecto del Plan puede establecerse en la humanidad excepto a través del uso creador de la mente. Sólo ahora estamos empezando a comprender el poder del pensamiento y la energía que puede aplicar el pensador. Mediante el pensamiento creativo, mediante la percepción espiritual y la interpretación correcta, la humanidad puede ayudar establecer el reino de Dios en la Tierra.

El Trabajo de Triángulos

El servicio de Triángulos está ayudando al desarrollo de relaciones humanas correctas en todo el mundo. El conocimiento y la comprensión de la relación entre la energía y el pensamiento tiene un valor definido en este trabajo. El trabajo de Triángulos consiste en dirigir la energía por medio del poder del pensamiento. En los Triángulos se utiliza el poder enfocado del pensamiento para invocar y dirigir hacia la humanidad las energías de luz y buena voluntad - energías que hoy se necesitan desesperadamente en nuestro mundo. Es un trabajo científico, pero fundamentalmente sencillo. La invocación, la oración o la aspiración, y la meditación - no importa qué palabra se use -, todos son métodos por los que se accede y se traen a la actividad las energías espirituales.

El impacto constante del pensamiento correcto, pensamiento cualificado por la energía de buena voluntad, está teniendo un efecto definidamente estimulante y curativo sobre la conciencia de la humanidad. Además, se está creando una vasta reserva o depósito de energía de buena voluntad, de la cual extraen los que trabajan para la humanidad en todo el planeta.

Cualquier individuo puede formar un triángulo uniéndose a otras dos personas que creen en el poder del pensamiento creador. Este triángulo, cuando se une con la red mundial de Luz y Buena Voluntad, puede aportar una contribución real al esfuerzo global para desarrollar relaciones correctas en la humanidad.

La Gran Invocación

Desde el punto de Luz en la Mente de Dios
Que afluya luz a las mentes de los hombres
Que la Luz descienda a la Tierra.

Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios
Que afluya amor a los corazones los hombres
Que Cristo retorne a la Tierra.

Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida
Que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres
El propósito que los Maestros conocen y sirven.

Desde el centro que llamamos la raza de los hombres
Que se realice el Plan de Amor y de Luz
Y selle la puerta donde se halla el mal.

Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan en la Tierra.