Perseverar en la Visión

Image:  Travel Night Cartoon Landscape. Fir, Comet, Star, Moon, Road Ill Vector
 

Conforme a la ley espiritual – la energía sigue al pensamiento – ¿Cómo podemos utilizar mejor la energía de nuestro pensamiento con el propósito de abrir paso a una era de amor y de compartir más iluminada, una era que todos esperamos ver? Requiere mucha fortaleza espiritual perseverar en la visión, en un momento en que las guerras y el terrorismo aún ocurren en el mundo y las ideologías materialistas condicionan los asuntos internacionales. ¿Cómo puede la visión sostenerse en un mundo de contaminación física y psíquica, en el que el crimen y la corrupción siguen reinando, y la ciencia y la filosofía se hallan fragmentadas por un racionalismo reductor que no puede ver el bosque a causa de los árboles?

A fin de darle un sentido a estos tiempos convulsos, podemos tener en cuenta los numerosos cambios que están ocurriendo en el aspecto interno de la vida, que son los que ocasionan los trastornos temporales. Éstos los expuso Alice Bailey en sus escritos. De manera muy especial, en 1942, se refirió a la existencia de una corriente descendente de energía de gran alcance, originada totalmente fuera de nuestra vida planetaria. Involucró Seres tan elevados que incluso en Shamballa “el aspecto vida fue casi violentamente estimulado por Su acción”. Esta línea de energía pasó a través del reino humano y descendió hacia los reinos subhumanos, y fue la causa de los dramáticos cambios que la humanidad sufrió en aquel momento – para que el pasado y el futuro entraran en conflicto inmediato–. En aquel entonces, cuando escribió esto, señaló que el descenso de las energías había alcanzado su punto más bajo, fijando así nuevas inspiraciones y semillas de esperanza, de las que dependía el futuro. Había comenzado su punto de ascenso, produciendo transmutación y abstracción. Ref: Los Rayos y las Iniciaciones, pág. 335 ed. inglesa.

A partir de ese momento el mundo ha ido cambiando a una velocidad vertiginosa y, sin embargo, siete décadas después, estamos siendo testigos de los movimientos de masas a favor de la liberación y de los derechos humanos, puesto que esta línea de energía impulsa a la humanidad hacia una comprensión de los principios y valores que deben llegar a calar en la comunidad mundial. La humanidad está en una curva de aprendizaje acelerado, y la tensión planetaria, creada por esta corriente abstrayente de energía, todavía evoca las fuerzas obstructoras y, por consiguiente, hay dos visiones del futuro que compiten: una basada en la unidad internacional y el compartir, y otra basada en la avaricia y el egoísmo nacional.

El papel de la meditación de servicio grupal no es concentrar su poder específicamente en un área de crisis planetaria, porque esto puede suscitar aún más el conflicto, sino más bien es trabajar de una manera más general, con vías establecidas de energía planetaria, a fin de fortalecer la eficacia de la luz y la buena voluntad dondequiera que se encuentre. Esto implica un alineamiento con el Propósito evolutivo subyacente dirigido desde Shamballa, amplificado por la Jerarquía y repartido por los puntos a través de los cuales la energía de un centro planetario está dirigida para el servicio de la humanidad en este momento particular. En este ciclo actual, estos puntos de salida son Nueva York, Londres, Ginebra, Darjeeling y Tokio. En cada una de estas salidas “se halla presente uno de los Maestros, con su Ashrama; y se organizará allí un vórtice de fuerzas espirituales para apresurar y materializar los planes del Cristo para el nuevo y venidero ciclo mundial”. La Exteriorización de la Jerarquía, p. 675 ed. inglesa.

Es significativo el hecho de que el trabajo en el centro de Tokio se traerá a la existencia a través de la actividad de servicio de Triángulos. Esto no significa que será un centro de trabajo de Triángulos, sino que “la actividad meditativa concentrada de las personas comprometidas en las actividades de Triángulos hará surgir magnéticamente lo que debe aparecer cuando se organiza un centro. En efecto, está creando la atmósfera necesaria, y eso es siempre el paso preliminar. Una vez que existe la atmósfera y el aire para respirar y moverse, entonces la forma viviente puede aparecer”. Ídem, p. 678 ed. inglesa.

Estas referencias nos ayudan a reconocer la eficacia del trabajo grupal y el poder del servicio grupal en los niveles subjetivos, recordando que “la fe es la sustancia de las cosas esperadas y la evidencia de las cosas no vistas”. Este servicio no surge a través de una respuesta emotiva ante los angustiantes acontecimientos planetarios, sino que proviene del desapego espiritual y de un firme alineamiento con los flujos de energía “generados por la Jerarquía, bajo la inspiración del Propósito divino y dirigido hacia el desarrollo del Plan”. Discipulado en la nueva era, Vol. II, p. 371 ed. inglesa.

Artículos de interés relacionados con este tema:

Servicio al Plan - Curso de Estudio

Cuaderno de Actividades de Servicio

Grupo de Meditación de Buena Voluntad