Londres - Dr Chintamani Yogi

VER EN YOUTUBE (En Inglés)

Dr Chintamani Yogi
(Fundador, Hindú Vidyapeeth Escuelasy el Centro de Serviciode la Paz)

Vengo de Nepal para hablarles de valores eternos y de cambio social. Vivo en Katmandú, la capital, pero nací en un diminuto pueblo de agricultores. Así que empiezo con un Namasté, una antigua bendición sánscrita. Aunque vengo de Nepal, un país muy pequeño comparado con el resto del mundo, mi trabajo es fomentar la buena voluntad por todo el mundo. Trabajo a través de Nepal en beneficio de toda la humanidad. También les traigo el Namasté de mi madre que, aunque analfabeta y sin educación, es una de las personas más sabias de esta Tierra. Ella, que nunca ha salido de Nepal, siente una conexión con todas las personas de buena voluntad, y envía sus bendiciones para todos.

Mi asociación con Buena Voluntad Mundial empezó hace muchos años, cuando por casualidad me encontré con una copia del boletín de noticias de Buena Voluntad Mundial que había sido enviado a Nepal. Reconocí de inmediato que el boletín estaba en sintonía con gran parte de mi propio pensamiento y comprensión, así que escribí a la sede, lo que llevó a un intercambio de cartas e ideas a lo largo de muchos años. Sí, culturalmente vengo de un trasfondo hindú, pero practico la espiritualidad. Sí, soy de Nepal, uno de los países más pobres del mundo, pero trabajo para toda la humanidad. Si la simiente se planta con una intención muy pura, crecerá. Namasté significa unimos nuestras manos, inclinamos nuestras cabezas y tocamos el corazón. Y esto significa que hay tres aspectos de Namasté, la combinación entre manos, cabeza y corazón. Cuando unimos las manos, estamos recordando la promesa: caminaré por el sendero del karma-yoga. Este sendero requiere una dedicación constante al principio del desapego. Estamos trabajando muy sinceramente, con todo el corazón. Pero, de nuevo, trabajando con una sonrisa. Si este sendero se sigue con sinceridad, todo lo demás puede dejarse en manos de Dios.

Cuando inclinamos la cabeza, recordamos la promesa de caminar el sendero del gyana yoga, el sendero de la sabiduría. Esta sabiduría está más allá de todos los libros. Aprender es bueno; comprender es mejor; ¡saber es lo mejor de todo!

Cuando tocamos nuestro corazón, es bhakti yoga. Escuchen a su corazón.

Desde los 21 años, he dedicado mi vida al trabajo social. Fundamos las escuelas Hindu Vidyapeeth, que promueven una educación en valores en Nepal. Este movimiento tiene como objetivo educar y apoyar a los niños desfavorecidos y huérfanos sin ánimo de lucro, y capacitarles para el futuro. La escuela empezó con sólo 15 niños, ahora hay tres escuelas con 1.500 niños de todos los trasfondos y religiones. Entre nuestros programas están el Centro de Servicio para la Paz (Shanti Sewa Ashram), la Sociedad de Jóvenes para la Paz y el Hogar de Paz para Niños. También apoyamos a mujeres explotadas y sin estudios para que aprendan, y sean independientes económicamente.

En las escuelas HVP se imparten las asignaturas académicas habituales, pero también buscamos enseñar una sabiduría formal a nuestros niños. No sólo soñamos con hacerles doctores, ingenieros o expertos en IT, sino, por encima de todo, buenos seres humanos.

Me preocupa que, a pesar de que haya tanto conocimiento en el mundo, falta entendimiento real de la vida, y ese conocimiento es prácticamente inexistente. Las personas aprenden muchas cosas en la vida pero entienden poco, y esta es la causa de buena parte del sufrimiento en el mundo. Muchas personas tienen una educación, pero no están iluminadas, muchas tienen éxito, pero no paz. Hay muchos que saben mucho, pero no son sinceros en sus relaciones. Los seres humanos pueden ser listos y hábiles, lo que conduce al éxito, pero sin la comprensión del corazón sus vidas están desequilibradas, y esto conduce al sufrimiento.

La gente culpa a los demás de su sufrimiento, estrés, depresión, insomnio, ansiedad. Pero el sufrimiento lo crea el individuo, y nadie ni nada más. Entender esto es crucial para ser sabio. Cuando no hay sabiduría es como la oscuridad absoluta y esta ignorancia es la causa del sufrimiento mundial. Cuando Dios quiere ayudar a un individuo no lo hace directamente, sino que proporciona oportunidades para que el individuo aprenda y muestre sabiduría, o le pone en compañía de aquellos que son sabios.

A Gandhi le preguntaron una vez si creía en Dios, y contestó: ‘Dios no es una persona, sino un principio’. Esto llevó a más preguntas sobre qué es un principio, a lo que Gandhi replicó ‘Dios es verdad, Dios es amor y Dios es paz’.

El karma-yoga nos exige caminar por el sendero de la verdad. Así que, para concluir, les pido que recen por todos esos niños que se van a dormir sin alimento, que recen por todas esas mujeres que están siendo explotadas en los países en desarrollo, porque las oraciones pueden traspasar todas las fronteras. Un hombre fue a ver a su gurú y le preguntó cómo podía ayudar a la humanidad. El gurú le respondió: “si quieres hacer algo por la humanidad, por favor conviértete en un buen ser humano”.

keep in touch

World Goodwill in Social Media