Lucis Trust / Escuela Arcana / Doce Festivales... / Cáncer / Alocución del Festival de Cáncer  

Alocución del Festival de Cáncer

El texto que sigue fue una alocución dada por un miembro del personal de la Sede Central de Lucis Trust en una de nuestras reuniones públicas. El propósito de estas breves alocuciones es preparar la mente del grupo para el trabajo real a ser realizado --la meditación grupal. Esta alocuciónpuede ser usada por individuos y grupos que deseen colaborar con este servicio.

Una profunda mirada esotérica a la Reconstrucción del Santuario de la Vida Humana

Una cálida bienvenida a las personas aquí presentes y a los que participan a través de Internet. En Lucis Trust estamos viendo aumentar el número de personas que se unen por Internet, lo que podría deberse a que mejoró la calidad de la transmisión, pero también podría influir el creciente deseo de miles y tal vez millones de personas que quieren ser una fuerza para el bien y ayudar a la humanidad a avanzar en una mejor dirección. La nota clave para los discípulos en Cáncer, la energía con la cual estamos trabajando esta noche, es: “Construyo una casa iluminada y en ella moro”. Como almas individuales tenemos la responsabilidad de construir vehículos iluminados, una personalidad con la capacidad de convertirse en el servidor divino. Como grupo, la humanidad es responsable de construir una cultura y una civilización que refleje su potencial divino superior para expresar y manifestar las cualidades del alma de amor, unidad, compasión y buena voluntad. Esto sólo puede ocurrir a través de una unidad de propósito y la voluntad de muchos.

Este otoño, el 14 de noviembre, Lucis Trust realizará seminarios de Buena Voluntad simultáneamente en tres lugares clave del mundo: Nueva York, Londres y Ginebra, y serán transmitidos en vivo. El tema del seminario de este año es “La reconstrucción del Santuario de la Vida Humana”. En Nueva York estamos planeando un evento más participativo. Más adelante podrán encontrar información en la página web. Reconstruir el Santuario de la vida humana requiere una visión unida y una visión unida se desarrolla con la participación de muchas personas, como un grupo.

Hagamos un momento de silencio y enfoquémonos en este proceso de servir al Todo pronunciando el Mantram de Unificación. Luego, pronunciemos la palabra de poder, el Om, una vez.

Los Hijos de los Hombres son Uno y Yo soy uno con Ellos.
Trato de amar y no odiar;
Trato de servir y no exigir servicio;
Trato de curar y no de herir.

Que el dolor traiga la debida recompensa de luz y amor.
Que el alma controle la forma externa,
la vida y todos los acontecimientos,

Y traiga a la luz el amor que subyace en todo cuanto ocurre en esta época.

Que venga la visión y la percepción interna.

Que el porvenir quede revelado.

Que la unión interna sea demostrada.
Que cesen las divisiones externas.
Que prevalezca el amor.
Que todos los hombres amen.

Es enteramente posible que hayamos alcanzado, o nos estemos acercando, a un punto de inflexión en el que no sólo la humanidad se ha saciado y cansado con los conflictos, divisiones y violencia, sino que ha dado la vuelta y está pasando de un sentido aprendido o condicionado de confusión y desamparo a una actitud más activa y empoderada y ya no está dispuesta a tolerar la depravación, la injusticia, la opresión y los ataques; en definitiva, ya no está dispuesta a tolerar la falta de cooperación y violencia por parte de ninguna organización, nación o grupo religioso o político. En las últimas décadas en particular, la psique humana se ha saturado y saciado con su propia capacidad para la violencia, el odio y la codicia. Al igual que en el individuo que está en el sendero espiritual, la luz del alma que fluye a la psique revela los aspectos de la sombra y los complejos, y al principio produce conmoción y preocupación, desánimo e inercia; sin embargo, finalmente el buscador espiritual adquiere la fuerza, el conocimiento y la disciplina que se necesita para trabajar intencional y hábilmente con el fin de centrarse en la creación de una forma abnegada más iluminada y elevada de ser y de vivir.

Aunque generalmente es en el intervalo inferior cuando dirigimos nuestra atención a distribuir las energías espirituales superiores en la expresión y la vida humana, esta energía de Cáncer se presta para enfocarnos en la masa de la humanidad como un organismo vivo integral. El cangrejo, el símbolo de cáncer, está lleno de significado, que la mayoría de ustedes puede conocer en gran medida.

Cáncer es un signo de instinto y conciencia de masa. Encarna una energía de tercer rayo que tienen que ver con el movimiento lento de la inteligencia creativa inherente en la naturaleza humana. En este sistema solar, el propósito espiritual es traer amor-sabiduría a la inteligencia creativa ya bien desarrollada. Por ejemplo, vemos la demostración de la inteligencia creativa y activa en todas partes del mundo; ¿pero qué motiva esa creatividad y actividad? El amor-sabiduría debe convertirse en la corriente sutil subyacente a toda expresión creativa humana. La energía de Cáncer se relaciona con las lentas y sutiles corrientes espirituales subyacentes que continuamente hacen avanzar la conciencia y la vida humana en la dirección correcta.

Cáncer es uno de los signos que componen la cruz cardinal y, como tal, tiene una vida sutil que a veces es difícil de discernir completamente. Un cita de Astrología Esotérica dice: Cáncer, por estar principalmente vinculado al mundo de las causas, tiene un significado interno muy indefinido y una aparentemente vaga sutileza, que el pensador común no puede captar. Esto es verdad con respecto a todos los signos que forman la Cruz Cardinal de los Cielos. En último análisis, únicamente el discípulo iniciado puede sondear el verdadero significado de estas influencias zodiacales, a medida que palpitan por todo el universo manifestado, pues son principalmente la expresión del espíritu o la vida, más que del alma y el cuerpo. Por lo tanto, hasta después de la tercera iniciación -como frecuentemente se ha dicho- es poco lo que puede conocerse sobre “esa misteriosa esencia, la divinidad en movimiento”. Al decir, por ejemplo, que las notas clave de este signo pueden ser expresadas en la frase bíblica “el espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas” ¿significa en realidad algo específico para ustedes? Podrán responder diciendo que Dios se movió y produjo la sustancia por el movimiento de las formas tangibles externas, pero eso ¿les trasmite en realidad una verdad inteligible? En Cáncer, Dios sopló el aliento de vida en las fosas nasales del hombre, y el hombre se trasformó en un alma viviente. Con estas palabras se establece la relación que existe en la mente de Dios, entre el espíritu (el aliento de vida), el alma (la conciencia) y el hombre (la forma); sin embargo ¿imparte esta afirmación un concepto inteligible a sus mentes? No lo creo, porque la síntesis de la relación final está más allá de la captación común y su vinculación o unidad esencial (que está fuera de la conciencia y de la realidad conocida) tiene lugar, ante todo, en este signo, uno de los más antiguos y el primero que fue establecido y reconocido como factor influyente, por la antigua humanidad”. (p. 313-4 ed. Inglesa)

¿No es más claro decir que probablemente que no vamos a entender todas las implicaciones de la energía de este signo y su significado para la humanidad, pero que eso no debería desanimarnos de tratar? Destaca una frase especial, “la síntesis de la relación final tiene lugar en este signo”. Esta es similar a la declaración de que los efectos de la voluntad que fluyen directamente de Shamballa a la humanidad primeramente se manifestarán a través de las masas. No puede haber ninguna duda de que el Espíritu o Vida de Dios ya está dentro de la humanidad, es lo que le da vida y la mueve desde dentro. Es igual que las fuertes corrientes en la profundidad de los océanos productoras de grandes efectos en la superficie de la vida, que a menudo son difíciles de discernir en un principio. Pero si miramos con profundidad, encontramos que la principal razón de que sean tan difíciles de discernir es porque estamos enfocados en el lugar equivocado. Debido a que los movimientos en la superficie parecen ser mucho más activos: la diversidad de olas, sus alturas y la velocidad que alcanzan cuando chocan con otras formas como rocas, playas y unas contra las otras; toda esa actividad es clara y evidente y llama la atención perceptual más fácilmente, especialmente con los medios de comunicación gritando sobre cada ola y cada choque. Sin embargo, el movimiento más importante es lo que está ocurriendo debajo de la profundidad de las olas del océano como un todo. Esto es lo que el esoterista debe procurar discernir. Requiere el uso de los sentidos esotéricos, labrados a través del persistente esfuerzo de buscar, conocer y ayudar. Entonces, primero que todo debe haber un cambio de enfoque para buscar más profundamente dentro de las corrientes sumergidas y energías que se encuentran en toda la humanidad; debe tenerse la persistencia necesaria para desarrollar los sentidos esotéricos que se requieren para tomar conciencia de este nivel profundo, profundamente espiritual de la humanidad, frente a los niveles de su cuerpo y alma, que son meramente la expresión relativa del espíritu a través de la humanidad en un momento en el tiempo.

Estas corrientes tienen que ver con la “morada” que la humanidad crea para sí misma. El símbolo de Cáncer es el cangrejo. El cangrejo lleva su casa a cuestas. La humanidad es el alma viviente dentro de su propia casa, que es la forma, pero es también la conciencia racial contenida y circunscrita dentro de la mente grupal de la humanidad. Este año, con nuestra atención e intención puestas en la reconstrucción del santuario de la humanidad, es apropiado absorber profundamente de este signo que permite la activación del tercer rayo de inteligencia a través del amor-sabiduría, aprovechando la conciencia instintiva masiva de la humanidad y ayudando a renovar y reconstruir el santuario de la conciencia viviente. También es de importancia este año la celebración del Año de la Luz y las Tecnologías basadas en la Luz de las Naciones Unidas. La conciencia es el reflejo literal y la expresión externa de la luz, el alma de la humanidad.

La renovación y la reconstrucción debe hacerse utilizando las piezas correctas y con una visión a largo plazo de un futuro sostenible. Aunque el pasado proporciona la base sobre la cual debemos construir, es tiempo de impregnar todas las ideas, pensamientos y aspiraciones con la nueva ética del Cristo, de amor-sabiduría, con los cuales deberá construirse el futuro. La mente humana, la casa de la psique humana, sólo puede ser iluminada a través del reconocimiento de la energía de la conciencia crística viviente; éste reconocimiento permitirá desterrar la escoria del pasado y transformarla de una vez por todas.

La humanidad avanza constante y lentamente en el sendero evolutivo, pero ha llegado el momento de sabotear un poco ese proceso, de traer más luz y dar al viejo cangrejo codazos y empujones cuando sea pertinente. Quien da los codazos, empujones y la guía, además de proporcionar las piezas de construcción para la nueva casa de nuestro cangrejo que es la conciencia de masa, es el NGSM; y el porqué y dónde se lleva a cabo, son evocados a través del clamor de la humanidad misma.

A través del alma interna, parcialmente consciente y autoconsciente espiritualmente, la conciencia instintiva de masa de la humanidad clama por un vivir correcto, vivir sólo con rectos valores. Para muchas personas no siempre resulta claro cuáles son aquellos valores específicos necesarios para una vida buena y justa. Es un instinto masivo y estos son tiempos confusos. Atrapada entre una idea idealizada de un pasado beatífico y un futuro incierto, la mente de la humanidad se encuentra dividida y confundida. Hay grupos opuestos que saben utilizar los medios de comunicación, que saben cómo influenciar a los solitarios, los marginados y sin esperanzas, dándoles un propósito mayor, una manera de salir de sí mismos y una forma en que puedan sentir su propia importancia. El instinto masivo se mueve hacia una vida correcta, hacia la luz, hacia una felicidad que indica que la satisfacción de la vida de deseos es la correspondencia inferior de la voluntad espiritual. Ese instinto de masa y vida de deseo de la humanidad, poco a poco se mueve en una dirección diferente, una dirección que se orienta hacia la vida grupal, el deseo grupal y el propósito grupal a medida que la energía de Acuario penetra en la naturaleza humana.

La correcta regulación del tiempo es una habilidad esotérica. Con esta habilidad, todo puede ser posible. ¿Se está produciendo el cambio necesario demasiado lentamente o demasiado rápido? ¿Debería el cambio necesario abarcar todo simultáneamente o sólo un par de cosas a la vez? ¿Es la economía el mejor lugar para empezar? Ciertamente, la idea de compartir es fundamental para lograr los cambios necesarios. No cabe duda de que las masas de los pueblos marginados han encontrado la voluntad para hablar, y a menudo a hablan con poder y violencia. Podemos no estar de acuerdo con sus ideales o sus métodos, pero uno se pregunta: ¿si acaso hubiera más intercambio habría menos violencia? Si la civilización humana fuera más equitativa y justa, ¿habría menos violencia? Pero, realmente no sabemos eso, pensamos que probablemente es cierto, pero no sabemos.

Hace más de cien años Richard Bucke, en su libro Conciencia Cósmica, escribió que la evolución a un estado de conciencia cósmica, la conciencia iluminada que abarca el cosmos y, sobre todo, que encarna una energía viviente de amor iluminado, es la salvación del planeta. Para mucha gente ahora es evidente que se necesita un cambio de conciencia, con formas de pensar y de percibir enteramente nuevas para que la humanidad pueda crear un futuro mejor para sí misma y para el planeta; el antiguo estado de conciencia que es consciente de sí mismo, pero enfocado en la ilusión de un yo separado, conducido por el miedo y el deseo egoísta, ya no es sostenible. El cambio dentro de la humanidad típicamente opera de forma lenta, pero tal vez ahora el terreno esté preparado y es el momento de la floración de las semillas sembradas en los últimos cien años, es el principio de la primavera, de la nueva era. Por más de ochenta años hemos estado esperando y trabajando por esta nueva era. Quizás convenga pensar no en términos de años, sino de siglos. ¿Difiere este siglo del siglo pasado? ¿De qué manera? ¿Vemos signos esperanzadores? ¿Podemos mirar profundamente, sin ser nosotros mismos arrancados de raíz, a fin de ver donde se está produciendo el nuevo crecimiento? Buscar las plantas que comienzan a dar frutos nos ayuda a asumir la actitud del agricultor paciente, amoroso y cuidadoso que lucha día a día para cuidar las nuevas plantas delicadas y ver el progreso gradual del jardín que es la humanidad.

Quizás también sea prudente recordar que el verdadero terreno de crecimiento es la psique de la humanidad y que los efectos de los cambios dentro de la psique en la cultura se toman décadas y siglos para manifestarse... Quizás este retraso de tiempo que hay entre las nuevas ideas y las expansiones de conciencia y su reflejo en la cultura y la civilización humanas es un ejemplo del movimiento lento de las energías del espíritu en lo profundo de la vida de la humanidad. Podemos tomar varios ejemplos como ilustración de este retraso en el tiempo. Todos los investigadores y académicos saben que las nuevas ideas y descubrimientos toman décadas para ser incluidos en los planes de estudio, a pesar de que a menudo sean hechos por la misma facultad que enseña el programa de estudio. Es prudente que estos hallazgos se corroboren, repliquen y entiendan mejor antes de ser absorbidos e incorporados en el conocimiento existente.

Nos damos prisa lenta y metódicamente, validando todo a medida que avanzamos y encontramos los medios más hábiles para incluir nuevos conocimientos. En estos tiempos de rápido aumento del conocimiento, los peligros de proceder demasiado rápido son muy evidentes. Sólo porque tenemos la capacidad tecnológica para hacer algo no significa que debamos hacerlo. Nuestra sensibilidad y facultades morales necesitan tiempo para ponerse al día con nuestras capacidades intelectuales y creativas y es aquí donde se necesita el amor-sabiduría.

La revelación que hizo avanzar la física desde la concepción de un universo mecánico lineal a un universo cuántico compuesto de relación y energía comenzó hace casi un siglo y, sin embargo, sus implicaciones no han empezado siquiera a permear el pensamiento y la psique de la humanidad. Todavía actuamos y nos comportamos como si el mundo estuviera compuesto de discretos objetos sólidos con patrones predecibles de comportamiento, cuando en realidad, en el nivel fundamental, este no es el caso en absoluto. Este es el mundo del esoterismo, un mundo compuesto de energía, de ideas y pensamientos. ¿Qué va a cambiar, qué pasará cuando esta idea impregne la vida humana? ¿Qué sucederá cuando la humanidad realmente actúe con la conciencia de que el mundo se compone de ideas y energía? ¿Cambiará el comportamiento? Este es el gran experimento y los esoteristas junto con los científicos y todos aquellos que están aprendiendo a trabajar con la energía, son los grandes experimentadores. Como experimentadores y ayudantes divinos de las lentas fuerzas de la vida evolutiva espiritual dentro de la humanidad, nuestras herramientas son las energías de la luz o conciencia, del amor o corazón y de las ideas o pensamiento. Estamos llamados a vivir dentro de ese mundo que sabemos que existe, a movernos dentro de ese mundo y ser la causa del futuro dentro de ese mundo, a pesar del contrario mundo de las apariencias en el que también debemos navegar diariamente.

Quizás ayudaría si comenzáramos con un pequeño paso pensando no en grupos discretos, tradiciones religiosas o naciones, sino en la red interconectada que es el conjunto de la humanidad y cómo cada grupo, cada idea y pensamiento, afecta a la totalidad. El NGSM está en el corazón de este nuevo mundo de energías y relaciones, abriendo camino con nuevas ideas y energías creativas motivadas por el amor. Tal vez podamos tener esto siempre en mente y mantener nuestra intención para que cada momento consciente se convierta en un momento vivido conscientemente dentro del todo, un momento lleno de la realización de la gran relación de interconexión en la cual podamos irradiar la energía de amor sabiduría; conocer el origen de ese amor-sabiduría es nuestra verdadera identidad como alma, una parte integral del alma del mundo, el Cristo--esa gran energía y entidad consciente que es el Salvador planetario.

Festival de Cáncer
Nueva York, Julio de 2015
Michelle Pearce