Lucis Trust / Ediciones / Reflexionen sob... / Reflexionen - e... / Contenidos / Parte 2 / 050-053  

050-053

[50] Ejercicios de Respiración,
[51] Electricidad,
[52] Elementales,
[53] Encarnación

[50]

EJERCICIOS DE RESPIRACIÓN

(1). Se han dicho y enseñado muchas cosas sin sentido acerca de la ciencia de la respiración. Muchos grupos imparten instrucciones peligrosas sobre la respiración ‑ peligrosas porque están basadas en el conocimiento teórico y sus exponentes nunca las han practicado mayormente, y también peligrosas porque algunos grupos simplemente explotan, con fines lucrativos, a aquellos que no están preparados para ello. Afortunadamente para la mayoría de los aspirantes, la información e instrucción es inconsciente, inexacta y con fre­cuencia innocua, aunque en muchos casos produce reacciones significativa­mente malas. El propósito del aspirante común es tan débil que no puede cumplir oportunamente con los innumerables requisitos, diariamente y en forma persistente, ni dedicar la atención que sería la garantía para un éxito dudoso, no existiendo peligro en tales casos. Muchos grupos ocultistas explo­tan el tema a fin de erigir un misterio y presentar una atracción al incauto, de modo que sus adherentes tengan algo en qué ocuparse y así adquirir fama como ocultistas eruditos y bien entrenados. Cualquiera puede enseñar ejer­cicios de respiración. Más bien consisten en inhalaciones y exhalaciones periódicas, medidas y espaciadas, de acuerdo al deseo del instructor. Donde se realice un esfuerzo persistente se obtendrán resultados, y serán general­mente indeseables, pues el instructor común pone el énfasis sobre la técnica de la respiración y no sobre las ideas que ‑ por la energía que esta respiración engendra ‑ deberían tomar forma en la vida del discípulo.

Toda la ciencia de la respiración está erigida alrededor del empleo de la Palabra Sagrada OM, El uso de dicha Palabra debiera estar limitado única­mente a los aspirantes que se han comprometido seriamente a hollar el Camino, pero su empleo ha sido difundido y prescrito por muchos instructo­res inescrupulosos, especialmente los swamis llegados de la India, que se hacen pasar por santos, obteniendo que las incautas mujeres de Occidente caigan en sus redes. La Palabra es empleada sin ninguna intención espiritual sino simplemente como un sonido que, llevado sobre el aliento, produce resultados síquicos que indican a los crédulos su profunda espiritualidad. La dificultad reside en que la respiración está inevitablemente relacionada con el OM, pero los efectos dependen del motivo y de la intención interna establecida. (10 – 193)

(2). El correcto uso del aliento vital es un arte con el cual trabaja el aspirante, el discípulo y el iniciado, teniendo presente, sin embargo, que la ciencia del aliento físico es el aspecto menos importante y sigue en forma secuencial al correcto empleo de la energía, palabra que aplicamos al aliento divino o vida. (4 – 119/20)

(3). No se pueden practicar sin peligro los ejercicios de respiración, cuando no se impone un ritmo en la vida cotidiana.

Ambas actividades deben ir juntas.

Nadie debe dudar del efecto de los ejercicios de respiración sobre el cuerpo vital. Con la misma seguridad que el comer y el beber construyen o destruyen el cuerpo físico y ayudan o entorpecen su correcto funcionamiento, así los ejercicios de respiración producen efectos potentes si son correcta­mente practicados durante un período de tiempo más o menos prolongado. (4 – 157/8)

(4). El único factor que hace eficaz la respiración es la intención, el pensa­miento y el propósito que se hallan detrás de él. Aquí tienen la clave para los ejercicio de respiración dinámica y útiles. A no ser que en el discípulo haya una clara apreciación del propósito, sepa exactamente lo que está haciendo, cuando practica la respiración esotérica, y comprenda el significado de las palabras 1a energía sigue al pensamiento los ejercicios de respiración son pura pérdida de tiempo y pueden ser peligrosos. De esto puede deducirse que sólo cuando existe un vínculo entre la respiración y el pensamiento se obtendrán algunos resultados.

Detrás de esto, hay un tercer factor aún más importante, la VOLUNTAD. Por lo tanto, la única persona que puede practicar segura y útilmente los ejercicios de respiración es aquella cuya voluntad es activa ‑su voluntad espiritual y, por lo tanto, la voluntad de la Tríada espiritual. (10 – 194)

(5). Es verdad y posible que los ejercicios de respiración puedan tener lugar oportunamente en el entrenamiento del discípulo, pero serán autoiniciados, como resultado de una vida rítmica y del constante y correcto empleo de la Palabra Sagrada OM. (10 – 199)

(6). Los ejercicios de respiración o entrenamiento de pranayama, no debe­rían emprenderse sin una guía experta y sólo después de años de dedicación, de devoción y servicio espirituales. (13 – 21)

Inicio | Contenidos

[51]

ELECTRICIDAD

(1). La ciencia exotérica está investigando, lenta pero firmemente, la natu­raleza de los fenómenos y descubriendo por sí misma el carácter de la manifestación eléctrica. En la lentitud del descubrimiento reside la seguri­dad. No es conveniente ni correcto todavía que la verdadera naturaleza de estos distintos poderes y fuerzas sea completamente conocida. (3 - 521)

(2). En el manejo de la electricidad se halla oculto mucho de lo que concierne a la vivificación de los cuerpos, y ahora especialmente el etérico. El sol es principalmente útil para vitalizar el etérico. El calor del sol es fuerza eléctrica adaptada a las necesidades de la inmensa mayoría de seres en todos los reinos de la naturaleza. A medida que se progresa, podrá intensificarse esta fuerza en casos individuales. En esto reside uno de los secretos de la iniciación. (2 - 243)

(3). La electricidad del sistema solar es triple: el fuego por fricción, el fuego solar y el fuego eléctrico ‑ el fuego del cuerpo, el del alma y el del espíritu. Los hombres de ciencia comienzan a comprender algo del fuego por fricción y aplicamos a nuestras necesidades el fuego que da calor y luz y produce movimiento. Tal es el sentido físico de las palabras. Uno de los inminentes y próximos descubrimientos será el poder integrador de la electricidad al producir cohesión en todas las formas y sustentar todas las formas de vida durante el ciclo en que se manifiesta la existencia. También produce la unión de los átomos y de los organismos dentro de las formas, construyendo así lo necesario para expresar el principio vida. (14 - 292/3)

(4). Hasta ahora el misterio de la electricidad y la verdadera naturaleza de los fenómenos eléctricos (no existe otra cosa) es un secreto no revelado hasta para los científicos modernos más destacados.

Existe algo denominado electricidad, que probablemente explica todo lo que se puede ver, sentir y conocer, y todo el universo es una manifestación del poder eléctrico ‑ todo esto puede enunciarse y hoy se está reconociendo. Pero aunque se haya dicho eso, sigue el misterio y no será revelado, ni aún parcialmente, hasta mediados del próximo siglo. Entonces será posible reve­larlo, pues habrá más iniciados en el mundo y existirá la visión y se reconocerá en forma más general el oído interno. Cuando el hombre llegue a comprender mejor el cuerpo etérico y sus siete centros de fuerza en este caso los... podrá arrojarse inteligiblemente más luz sobre la naturaleza de los siete tipos de fenómenos eléctricos denominados siete rayos. (15 - 75/6)

(5). La electricidad, en relación con los males humanos, es aún una ciencia que se halla en la infancia, pero contiene en sí los gérmenes de las nuevas técnicas y métodos de curación. (17 - 45)

(6). Hacia el fin de este siglo, cuando la situación mundial se haya esclarecido y el período de reconstrucción esté llegando a su fin, se harán descubrimien­tos que revelarán potencialidades eléctricas desconocidas hasta ahora. No conozco otra palabra para explicar estos rayos eléctricos que harán sentir su presencia y conducirán a posibilidades más allá de los sueños de los investi­gadores de hoy. La futura ciencia de la electricidad será tan distinta en el próximo siglo, como las modernas aplicaciones de la electricidad distan de la comprensión del científico de la Era Victoriana. (17 - 278)

(7). Las personas se preocupan aquí, tan frecuentemente, de los instrumen­tos tangibles, que se olvidan de la contribución que deben hacer aquellos que han pasado al más allá.

El trabajo se realizará desde allí, con la ayuda material que aún no ha proporcionado el campo externo de la ciencia. Para obtenerlo, se requerirá la colaboración de un médium consciente (no un médium de trance, sino alguien que sea clarividente y clariaudiente consciente). Existen muchos de ellos entre los niños de hoy, y en la próxima generación habrá muchos más. El velo separador desaparecerá por el testimonio de miles de personas que pueden ver fenómenos y oír sonidos, más allá del alcance de lo tangible.

Todo en la Naturaleza es de naturaleza eléctrica; la vida misma es electri­cidad, pero hoy hacemos contacto y utilizamos sólo aquello que es físico y está relacionado con lo físico e inherente a la materia física y etérica de todas las formas. (17 - 279)

(8). Respecto al empleo de la radio, como medio de comunicación con el "mundo de los espíritus", los instrumentos eléctricos actuales son de activi­dad vibratoria muy lenta (si puedo emplear un término tan poco científico) para realizar el trabajo; si los "espíritus" revestidos de materia astral se aproximaran a ellos, podrían producir un efecto desintegrador. Sin embargo, la primera demostración de la existencia postmorten, en forma tal de poder ser registrada en el plano físico, vendrá por medio de la radio, porque el sonido siempre precede a la visión. Reflexione sobre esto. Sin embargo no existe hasta ahora una radio suficientemente sensible para propalar ondas sonoras captadas desde el plano astral.

Por lo tanto el secreto se halla oculto en los futuros descubrimientos científicos. Esto no constituye una evasiva de mi parte, es simplemente la afirmación de un hecho. Los descubrimientos eléctricos se hallan recién en las etapas iniciales, y todo lo obtenido es simplemente el preludio del verdadero descubrimiento. La materia de la radio sería totalmente incomprensible para el hombre del siglo dieciocho. Los descubrimientos y desarrollos que hay por delante, en el siglo veintiuno, serán igualmente increíbles para el hombre de este siglo.... Febrero 1944. (17 - 280/1)

Inicio | Contenidos

[52]

ELEMENTALES

En una escala inferior de la evolución, existen otros grupos de vidas erróneamente llamados devas, que trabajan en obediencia a la ley, controla­dos por entidades superiores. Hay, por ejemplo, formas más densas de vida gaseosa, denominadas frecuentemente salamandras, los elementales del fue­go, controlados directamente por el Señor Agni, el señor del plano mental, y el elemento fuego en esta era mental se va introduciendo en el mecanismo de la vida como no había sucedido hasta ahora. Si se eliminaran los productos controlados por el calor, nuestra civilización se detendría; llegarían a paralizarse todos los medios de trasporte y los sistemas de alumbrado, y se inutili­zarían todas las industrias. Fundamentalmente estas vidas ígneas se encuen­tran también en todo lo que arde, en el calor que sustenta a todo forma de vida en la tierra y produce el florecimiento de todas las cosas vivientes. (4 – 284)

Inicio | Contenidos

[53]

ENCARNACIÓN

(1). El sendero de encarnación no se recorre rápidamente, el Ego desciende muy lentamente y toma posesión gradual de sus vehículos; cuanto menos evolucionado es el hombre, más lento es el proceso. Consideramos aquí el período que trascurre después que el Ego ha dado el primer paso hacia el descenso y no el tiempo trascurrido entre dos encarnaciones.

El Ego en algún período, entre el cuarto y el séptimo años, hace contacto con el cerebro físico de¡ niño. (3 - 629)

(2). Una encarnación es un período definido (desde el ángulo del alma) donde el experimento, la experiencia y la expresión, constituyen la nota clave de cada encarnación. Cada encarnación sucesiva continúa el experimento, profundiza la experiencia y relaciona más estrechamente la expresión con la latente divinidad en desarrollo. (18 – 280)

Ver también: "Reencarnación".

Inicio | Contenidos