Lucis Trust / Escuela Arcana / Doce Festivales... / Capricornio / Alocución del Festival de Capricornio, Ginebra  

Alocución del Festival de Capricornio, Ginebra

El siguiente texto fue una alocución dada por un miembro de la Sede de Lucis Trust en una de nuestras reuniones públicas. El objetivo de estas cortas charlas es preparar y sembrar la mente grupal para el verdadero trabajo a realizar — la meditación grupal. Esta charla puede ser utilizada por individuos y por grupos que deseen cooperar con el servicio.

“Estoy perdido en la luz suprema y a esa luz doy la espalda”

Queridos amigos bienvenidos al Festival de Luna Llena de Capricornio, he aquí, una bella ocasión para trabajar con las energías de Capricornio que representan la transformación, el fin de una etapa más centrada en la materia para ascender a la cima de la montaña e inaugurar una nueva etapa de conciencia más amplia, iniciando el recorrido del camino que une la materia y el espíritu.

Cada mes en el periodo del plenilunio se infunden energías específicas para verterlas en el mundo interno de la humanidad. Subjetivamente existe un alineamiento interior entre Shamballa, la Jerarquía Espiritual y la Humanidad que hace disponibles de un modo único las energías espirituales, es por ello que es el periodo más idóneo para invocar las energías superiores disponibles y trasmitirlas, a fin de estimular la red de los que aman y sirven. La forma de meditación utilizada tiene como meta anclar conscientemente el influjo de las energías, iluminando el pensamiento y el corazón de la humanidad estimulando a todos los que trabajan para la buena voluntad, la justicia y las justas relaciones humanas.

Hacernos conscientes de todos los grupos que trabajan y meditan en todas las partes del mundo puede ayudarnos a visualizar este gran grupo subjetivo que medita en el mundo entero. Englobando todas las culturas, formas de pensamiento y de vida. Permite damos cuenta que en este momento tiene lugar una gigantesca meditación, hombres y mujeres de todas las culturas tratan de irradiar luz, compasión y amor hacia todos los seres, que trabajan para impregnar con amor y luz a la conciencia entera de la humanidad.

Tomemos unos instantes de silencio para alinearnos, unirnos e identificarnos con este gran grupo de servidores, con la conciencia focalizada en el punto más elevado y después digamos juntos el mantram de la Afirmación de la Voluntad

Permanezco en el centro de la Voluntad de Dios
Nada desviará mi voluntad de la Suya
Realizo esa voluntad con el amor
Me dirijo hacia el campo de servicio
Yo, el divino Triángulo, cumplo esa voluntad
Dentro del cuadrado y sirvo a mis semejantes

Alinear la voluntad personal con la voluntad de Dios permite preparar el camino que conduce al discipulado y a la iniciación, ello significa una nueva abertura de conciencia hacia el campo de servicio; significa radiar en la vida cotidiana la voluntad divina trabajando desde el amor.

Capricornio esta representado por la cabra que asciende hasta la cumbre de la montaña, es la expresión o representación del proceso iniciatico. En los Trabajos de Hércules (pag.82) expresa “ Al pie de la montaña la cabra, el materialista, busca alimento en lugares áridos. El chivo expiatorio, camina hacia arriba, encuentra las flores del deseo obtenido, cada una con su propia espina de saciedad y desilusión. En la cima de la montaña la cabra sagrada ve la visión y el iniciado aparece”.

Capricornio es un signo terrestre, y expresa el punto más denso de materialización concreta de que es capaz el alma humana y contiene la simiente de la muerte y del fin, cuando la cristalización ha llegado a cierto grado de densidad y obtenido lo que se denomina dureza, es destruida y desintegrada con más facilidad. Siendo un signo que representa la finalización, como consecuencia es un signo de transformación donde se inaugura un nuevo ciclo de esfuerzo en lo que respecta al hombre común o al iniciado. Esfuerzo, tensión, lucha y contienda, contra las fuerzas naturales del bajo mundo, o las difíciles condiciones vinculadas a las pruebas del discipulado o la iniciación, que son las características de la experiencia en Capricornio.

La iniciación es esencialmente un proceso de revelación. Para el discípulo que se está preparando para la iniciación el énfasis se pone en el reconocimiento – el reconocimiento inteligente de lo que es revelado. Esto requiere por su parte un definido emerger desde el mundo del espejismo y la ilusión de tal modo que pueda haber una percepción clara de la nueva visión. Una nueva luz lanzada encima de la antigua y de conocidas verdades de modo que su significado cambia extraordinariamente, y en este cambio el plan o propósito de la Deidad toman un significado enteramente nuevo. Para el iniciado la intuición es siempre la revelación del propósito de Shamballa y consecuentemente la exteriorización del Plan divino.

Capricornio rige las rodillas, simbólicamente representa que es en este signo que aprendemos a arrodillarnos con toda humildad y que aprendemos a deshacernos de la arrogancia y la altanería que nos ha proporcionado la personalidad autocentrada y egoísta por tanto tiempo. Es a través de la orientación y alineamiento hacia la vida del alma que proporciona el sentido y desarrollo de la humildad que permite ponernos al servicio a la humanidad de forma desinteresada, y pasar la puerta de la iniciación, y desde donde se pueden confiar los secretos de la Vida.

La humanidad como un todo se halla en tal estado de convulsión debido a que debe dar el gran paso adelante en el desenvolvimiento de la autoconciencia y también expresar el sentido de responsabilidad, que es el primer florecimiento y fructificación de la percepción autoconciente. Todavía tiene muchos aspectos centrados en el egocentrismo , pero también es cierto que hay otros aspectos que paulatinamente van despertando y deben ir desarrollándose para entrar en el sendero de portadora de luz para ella misma y para los otros reinos, y así iniciar el sendero ascendente del iniciado para que cada ser humano llegue a ser portador de la luz para el bien del grupo.

A pesar de las grandes crisis que estamos atravesando como humanidad a causa del ansia de adquirir riqueza, de obtener dominio y poder sobre lo que nos rodea que en definitiva es la consecuencia de una humanidad autocentrada en la personalidad y en busca de la autosatisfacción. Vemos claramente el despertar de conciencias en diferentes partes del planeta, basándose en el amor y en el compartir; por ejemplo podemos ver más que nunca organizaciones y asociaciones y ONG basadas en la ayuda y sostén a los demás, trabajan buscando soluciones en las partes más desfavorecidas del planeta, para aliviar los problemas de derechos humanos, acceso a la educación, distribución de alimentos, y otras penurias que se producen cuando los pueblos viven el estado de guerra.

Así encontramos en nuestra sociedad individuos y grupos más implicados y participativos dentro de la sociedad y para la humanidad como un todo y para nuestro hogar el Planeta. Por ejemplo en el marco de las Naciones Unidas en los Objetivos del Milenium, se le pidió al Secretario General que se iniciara una agenda mundial de desarrollo más allá del 2015. El documento final de la Conferencia de Río +20 2012 sobre el Desarrollo Sostenible inició un proceso inclusivo para desarrollar un conjunto de objetivos de desarrollo sostenible.

En la resolución se incluye el documento “El futuro que queremos” con una visión común, de Jefes de Estado, de Gobierno, representantes de alto nivel, y la plena participación de la sociedad civil, comprometidos a favor del desarrollo sostenible y de la promoción de un futuro sostenible desde el punto de vista económico, social y ambiental para nuestro planeta y para las generaciones presentes y futuras. En el punto seis que como síntesis del pensamiento es significativo y dice “ Reconocemos que las personas son el elemento central del desarrollo sostenible y, a este respecto, nos esforzamos por lograr un mundo que sea justo, equitativo e inclusivo, y nos comprometemos a trabajar juntos para promover el crecimiento económico sostenido e inclusivo, el desarrollo social y la protección del medio ambiente, lo cual redundará en beneficio de todos.”

Precisamente en estos días del 6 al 10 de Enero se han producido reuniones de los Objetivos de Desarrollo Sostenible donde entre varios temas se han tratado ciudades sostenibles, consumo y producción sostenible y cambio climático.

Dentro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio existe un amplio acuerdo en que los dos procesos deben estar estrechamente vinculadas y deben converger finalmente en un programa mundial de desarrollo más allá de 2015 con el desarrollo sostenible en su núcleo. Las Naciones Unidas han desempeñado un papel facilitador en esta conversación global y tiene la responsabilidad de apoyar a los Estados miembros, haciendo aportaciones basadas en la evidencia, el pensamiento analítico y la experiencia de campo. Pero el proceso de llegar a este nuevo marco es dirigida por el Estado miembro, con amplia participación de las partes interesadas externas, como organizaciones de la sociedad civil, el sector privado y las empresas, las universidades y los científicos. Sabiendo que la responsabilidad última siempre recae sobre la capacidad de implicarse y comprometerse de cada ciudadano.

El polo opuesto de Capricornio es Cáncer y ambos signos son los dos grandes portales del zodíaco, uno abre la puerta a la encarnación, a la vida de la masa y a la experiencia humana, y el otro, a la vida del espíritu, a la vida del reino de Dios, vida y propósito de la Jerarquía de nuestro planeta. Cáncer permite que el alma entre en el centro mundial llamada humanidad; Capricornio permite que el alma participe conscientemente de la vida de ese centro mundial que denominamos Jerarquía. (Astrología Esotérica pag. 168)

La puerta de la iniciación siempre permanece abierta, pero durante eones el hombre prefiere la puerta abierta de Cáncer. La ambición lo impele sin cesar vida tras vida, hasta que descubre la inutilidad de toda satisfacción terrena. Gradualmente, la ambición espiritual y el deseo por la liberación ocupan el lugar de la ambición mundana, llegando a ser un impulso imperioso, hasta que finalmente llega el momento en que un verdadero sentido de la realidad sustituye a las ambiciones terrena y espiritual. Para él no existe ahora otra meta que la de prestar servicio y dice “ Estoy perdido en la luz suprema y a esa luz doy la espalda”.

Con estas reflexiones pasemos a la meditación.

Festival de Capricornio
Ginebra, 15 de Enero del 2014