Lucis Trust / Ediciones / Reflexionen sob... / Reflexionen - e... / Contenidos / Parte 3 / 130-134  

130-134

[130]

LA NUEVA GENERACIÓN

(1). La nueva generación de jóvenes no pertenece al pasado y rehúsa aceptar la autoridad del mismo. No forma parte del grupo interno de Conocedores, dedicados a la tarea de orientar los pensamientos de los hombres hacia correctos canales, por no haber llegado aún a esa etapa del conocimiento. Sólo reconocen dos cosas: su necesidad de libertad y una intensa ansia de saber. Desprecian la tradición del pasado; rechazan las viejas formulaciones de la verdad, y debido a que todavía no se encuentran en terreno seguro, sino que están en el lugar de los buscadores e investigadores, existe el estado actual de disturbio mundial, aparente libertinaje y desorganización. Debe recordar­se que este estado mundial es el resultado del choque de los tres tipos de fuerza que prevalecen hoy en el mundo, y son:

1. La que emana de quienes se aferran a las antiguas tradiciones y acentúan las formas del pasado, produciendo la destrucción de esas formas.

2. La que emana del grupo interno de místicos que guiados por la Jerarquía planetaria están construyendo la nueva forma.

3. La que emana de las masas que no pertenece a ninguno de los dos grupos, que manejan ciegamente fuerzas y a menudo insensatamente, y lo harán hasta el momento de reconocer esos canales constructivos en que ésta puede verterse inteligentemente.

De ahí el problema de este período de transición y la necesidad de divulgar las enseñanzas que permitirán al aspirante buscador e investigador, encontrarse a sí mismo. De allí la necesidad de que las leyes del alma y la verdad, respecto al desenvolvimiento individual, les sean aclaradas a quienes no obstante rechazar las antiguas tradiciones y negarse a reconocer a los místi­cos, tratan de considerarse a sí mismos como almas liberadas. Con este conocimiento aumentará constantemente el número de Místicos Constructo­res, porque cuando el hombre ha encontrado su alma y reconoce su relación con el mecanismo de expresión, el triple hombre inferior, pasa automáticamente a la conciencia de la vida subjetiva, empieza a trabajar con la causa y no se pierde ya en el mundo de los efectos. Entonces se encuentra a la par de los místicos y conocedores de todas las épocas. Esta es la tendencia del impulso religioso en la actualidad y también la gloria de la era venidera. (4 - 240/1)

(2). Todos los cuerpos animales serán progresivamente refinados y en el caso de la humanidad serán conscientemente refinados, llevándolos así a un estado de desenvolvimiento superior y más especializado. Esto se realiza hoy con toda rapidez. La dieta y el atletismo, la vida al aire libre y al sol, están haciendo mucho por la raza, y en las dos próximas generaciones cuando aparezcan cuerpos refinados y naturalezas sensibles, el alma tendrá mejores instrumen­tos para trabajar. (9 - 93)

(3). Los que vienen ahora a la existencia y los que vendrán durante el próximo siglo estarán bien preparados para enfrentar el problema del sexo, pues comprenderán el problema con mayor claridad que la vieja generación y pensarán en términos más extensos y amplios de lo que es común hoy. Serán más conscientes del grupo y menos individualistas y egoístas, se interesarán más por las nuevas ideas que por las antiguas teologías, no tendrán tantos prejuicios y serán más tolerantes que la mayoría de las actuales personas bien intencionadas. La sicología está recién ahora entrando en sus derechos y comenzando a comprender cuál es su función, sin embargo dentro de cien años será la ciencia que predominará. (14 - 235)

(4). Las tres próximas generaciones traerán a la encarnación un grupo de personas bien preparadas para sacar a la humanidad de la actual encrucijada. Esto debe tenerse muy presente, pues con frecuencia se olvida. En cualquier época de la historia humana siempre hubo aquellos que fueron enviados con el propósito de resolver los problemas que surgen. (14 - 238)

(5). Debe recordarse también (y esto se va reconociendo cada vez más) que la calidad de los niños que nacen actualmente es cada vez mejor y superior. Estos niños son, en muchos casos, anormalmente inteligentes; lo que en lenguaje técnico se denomina C.I. (coeficiente de inteligencia) es con frecuencia notable­mente elevado, e irá en aumento hasta que los jóvenes de 14 años tengan el acervo y la inteligencia de los brillantes universitarios de hoy. (12 - 64)

(6). El trabajo que se está realizando ahora es definidamente transitorio y por lo tanto sumamente difícil. Implica el proceso de unir lo viejo con lo nuevo, y presentaría dificultades casi insuperables si no fuera por el hecho de que las dos generaciones futuras traerán consigo almas capaces de resolver el problema. (12 - 104)

(7). El idealismo es un buen síntoma. Es también responsable de la incesante inquietud y de la urgente demanda por mejores condiciones, más luz y comprensión, mayor colaboración para lograr una seguridad basada en un correcto entendimiento, y paz y abundancia, en lugar de, temor, terror y hambre. (12 - 121)

(8). En pocos meses los discípulos (si son sinceros y honestos en su esfuerzo) pueden ya dominar ideas y desarrollar respuestas, que en ciclos anteriores demandaba años de esfuerzo jerárquico. (6 - 285)

Inicio | Contenidos

[131]

LA NUEVA RELIGIÓN MUNDIAL

(1). La Jerarquía espiritual constantemente se ha acercado a la humanidad a medida que el hombre va siendo más consciente de la divinidad y más apto para entrar en contacto con lo divino.

Hoy, es posible otro gran Acercamiento de la divinidad y una nueva relación espiritual, revelación que se cierne sobre el género humano, y quien la traerá y complementará se está aproximando a nosotros. Ignoramos qué traerá a la humanidad este acercamiento. Con toda seguridad producirá resultados tan definidos como las precedentes misiones y revelaciones de Aquellos que vinieron en respuesta a los anteriores requerimientos de la humanidad. La Guerra Mundial ha purificado al género humano. Un nuevo cielo y una nueva tierra están en camino. ¿Qué quieren significar el teólogo y el eclesiástico ortodoxo con las palabras "un nuevo cielo"? ¿No significarán estas palabras algo totalmente distinto y un nuevo concepto respecto al mundo de las realidades espirituales? Aquel que viene ¿no traerá una nueva revelación acerca de la propia naturaleza de Dios? ¿Conocemos todo lo que se puede saber acerca de Dios? Si es así, Dios es muy limitado. ¿No será posible que nuestras ideas actuales acerca de Dios, considerado como Mente Universal, Amor y Voluntad, sean enriquecidas por alguna nueva idea o cualidad, para las que todavía no tenemos nombre, palabras, ni la más remota noción? (8 - 19)

(2). La nueva religión estará basada en la existencia de Dios, en la relación del hombre con lo divino, en la realidad dela inmortalidad y en la continuidad de la revelación divina, y también en la constante venida de Mensajeros provenientes del centro divino. A estos hechos debe agregarse el comprobado conocimiento instintivo del hombre, de que existe el Sendero hacia Dios y que tiene la capacidad de hollarlo cuando el proceso evolutivo lo conduzca hacia una nueva orientación de la divinidad y acepte la realidad de Dios Trascendente y de Dios Inmanente en cada forma de vida.

El principal tema de la nueva religión, constituirá el reconocimiento de los distintos acercamientos divinos y la continuidad de la revelación que impartió cada uno de ellos. (8 - 130/1)

(3). El mantenimiento de cierta uniformidad en los rituales religiosos ayu­dará a los hombres a reforzar el trabajo mutuo y a aumentar poderosamente las corrientes mentales dirigidas a las expectantes Vidas espirituales. En la actualidad la religión cristiana tiene sus grandes festivales; el budhismo conserva diferentes acontecimientos espirituales, y el hinduísmo tiene otras fechas sagradas. Cuando el mundo del futuro esté organizado, todos los hombres de tendencia y orientación espirituales guardarán las mismas festi­vidades sagradas, trayendo como resultado la unión del esfuerzo y la fusión de los recursos espirituales, además de una simultánea invocación espiritual, resultando evidente su potencia. (8 - 134)

(4). Los eclesiásticos deben recordar que el espíritu humano es más grande que todas las iglesias y sus enseñanzas. Finalmente serán derrotados por el espíritu humano, y éste entrará triunfalmente en el Reino de Dios, dejando rezagados a los clérigos, iglesias y a sus enseñanzas, a no ser que entren humildemente como parte de la raza humana. Nada bajo el cielo puede detener el progreso del alma humana en su largo peregrinaje de la oscuridad a la luz, de lo irreal a lo real, de la muerte a la inmortalidad y de la ignorancia a la sabiduría. (8 - 43)

(5). Está alboreando el día en que se considerará que las religiones surgen de una sola fuente espiritual; que todas unidas constituirán la única raíz de la cual surgirá inevitablemente la religión mundial. Entonces no habría cristia­nos ni ateos, judíos ni gentiles, sino simplemente un gran conjunto de creyen­tes que provienen de todas las religiones actuales; aceptarán idénticas verda­des, no ya como conceptos teológicos, sino como algo esencial para la vida espiritual; se mantendrán unidos en un mismo nivel de hermandad de rela­ciones humanas; reconocerán su filiación divina, y tratarán de colaborar en forma unida con el Plan divino, a medida que sea revelado por los guías espirituales de la raza, indicándoles el próximo paso a dar en el Sendero de Acercamiento a Dios. Tal religión mundial no es un sueño vago, sino algo que va creándose en forma definida en la actualidad. (7 - 147)

(6). La humanidad reconoce la necesidad de un acercamiento más vital e inteligente a Dios; los hombres están cansados de diferencias y luchas doctrina­rias y dogmáticas; el estudio de la Religión Comparada ha demostrado que las verdades fundamentales de todos los credos son idénticas. En virtud de esta universalidad tales verdades evocan el reconocimiento y la respuesta de los hombres de todas partes. En realidad, el único factor que impide la unión espiritual de todos los seres humanos, lo constituyen las organizaciones clericales existentes y su actitud militante contra toda religión que no sea la propia.

A pesar de todo esto, la estructura de la Nueva Religión Mundial está siendo erigida por los grupos disidentes, dentro de las iglesias institucionales, y por los innumerables grupos mundiales que presentan el concepto de Dios inmanente, aunque lo hacen con fines egoístas y ponen un nefasto énfasis sobre los poderes de la divinidad interna para proporcionar salud perfecta, dinero en abundancia, éxitos financieros e incesante popularidad.

La Nueva Religión Mundial también se expresa por medio del trabajo de los grupos esotéricos de todo el mundo, debido al particular énfasis puesto sobre la existencia de la Jerarquía espiritual, la función y el trabajo del Cristo y la técnica de la meditación, por la cual se puede lograr la conciencia del alma, o conciencia cristica. La plegaria se ha expandido hasta convertirse en meditación; el deseo se ha elevado y se ha convertido en aspiración mental. Esto es reemplazado por un sentido de unidad y por el reconocimiento de Dios inmanente, que conduce con el tiempo a la unificación con Dios tras­cendente. (7 - 163/4)

(7). La tónica de la Nueva Religión Mundial es el Acercamiento Divino. "Acércate a Él y Él se acercará a ti” , es el mandato que surge de la Jerarquía, en nuevos y claros acentos. El gran tema de la Nueva Religión Mundial será la unificación de los grandes Acercamientos divinos; la tarea de las iglesias consiste en preparar a la humanidad, por medio de movimientos espirituales organizados, para el quinto e inminente Acercamiento; el método a implantar será el uso científico e inteligente de la Invocación y Evocación, más el reconocimiento de su maravillosa potencia; el objetivo del venidero Acerca­miento, del trabajo preparatorio y de la invocación, es la revelación, revela­ción que siempre ha sido dada clínicamente y que ahora está en condiciones e ser aceptada por el hombre. (7 - 166)

Inicio | Contenidos

[132]

LAS NUEVAS ENSEÑANZAS

¿Cuáles son estas verdades más nuevas de que me he responsabilizado como agente transmisor, ante el mundo, de los estudiantes de ocultismo? Las expondré en forma abreviada y en el orden de su relativa importancia:

1. La Enseñanza respecto a Shamballa. Muy poco se había divulgado sobre este tema. Sólo el nombre era conocido. La enseñanza incluye:

  • a. Información concerniente a la naturaleza del aspecto voluntad.
  • b. Indicaciones respecto a los subyacentes propósitos de Sanat Kumara.
  • c. Instrucciones para la construcción del antakarana, primer paso para obtener la conciencia monádica, el primero hacia el Camino de Evolución Superior.

2. La Enseñanza sobre el Nuevo Discipulado. Ha sido de carácter revolu­cionaria, en lo que concierne a las otras y antiguas escuelas de ocultismo. Dicha enseñanza incluye:

  • a. Presentación de la nueva actitud de los Maestros para con sus discípulos, debido al rápido desenvolvimiento del principio mente y al acrecentamiento del principio del “libre albedrío”. Este cambio de técnica niega las antiguas actitudes aparecidas en la literatura teosófica; cuando H.P.B. reconoció las dificultades inhe­rentes a la corrección de la errónea impresión que había dado, se vio obligada a manifestar, en una comunicación destinada a la Sección Esotérica, su pesar por haber mencionado Sus nombres. Esa primera presentación fue de valor, pero ya cumplió su pro­pósito. A no ser que las escuelas basadas en los antiguos métodos cambien sus técnicas y acercamiento a la verdad, desaparecerán.
  • b. Información respecto a la constitución de la Jerarquía y de los distintos ashramas que la componen. He presentado a la Jerar­quía como el Ashrama de Sanat Kumara en Su séptuple forma, vinculando así la voluntad con el amor.
  • c. Presentación de un nuevo tipo de meditaciones, con su insistencia sobre la visualización y el empleo de la imaginación creadora; he ofrecido un sistema de meditación que eliminó la atención puesta hasta ahora sobre los problemas personales y la intensa concen­tración anterior, respecto a la relación entre el discípulo y el Maestro. La fusión y el servicio grupales, subyacen como nota clave en la nueva fórmula de meditación, y no el poderoso énfasis puesto sobre la relación personal entre el discípulo y el Maestro y la realización del aspirante individual, lo cual degeneraba en una especie de egoísmo y separatividad espirituales.

3. La enseñanza respecto a los Siete Rayos. La realidad de los siete rayos era bien conocida por los dirigentes de la Sociedad Teosófica, realidad mencionada en forma muy abstracta y vaga en La Doctrina Secreta, y consti­tuyó, en forma elemental, parte de la enseñanza impartida en la Sección Esotérica; se proporcionó el nombre de los rayos y alguna información acerca de sus cualidades, y también se dijo algo sobre los Maestros que pertenecen a los distintos rayos, y nada más. Mucho he impartido sobre el tema y me he esforzado por demostrar la importancia de esta enseñanza desde el ángulo sicológico, porque la nueva sicología está en formación. Si la enseñanza esotérica es eventualmente presentada al público, se impartirá en líneas sicológicas, porque dicha enseñanza, en su sentido más pleno y profundo, concierne al aspecto conciencia del hombre y de Dios.

4. La Enseñanza sobre la nueva Astrología. Fue asignada a un escaso centenar de estudiantes, antes de publicarse. Hasta ahora ha sido ignorada por los astrólogos que la leyeron y (a excepción de cuatro astrólogos, que la valorizaron profundamente, aunque desearían que hubiera sido más explíci­to) poco de valor ven en ella. Mucho he dado para establecer la futura astrología sobre una base sólida, si lo comprendiera el astrólogo de mente abierta; en el transcurso de los años será corroborada cuando los astrólogos, al confeccionar los horóscopos de las personas evolucionadas y de los discí­pulos, empleen los planetas esotéricos tal como yo los he dado y no ‑‑n la forma ortodoxa generalmente empleada. La exactitud de sus deducciones, cuando emprendan la confección de su horóscopo, dependerá, lógicamente, de su propia etapa de desarrollo y también de su habilidad para reconocer a una persona evolucionada, discípulo o iniciado. Si ellos mismos son discípulos avanzados, quizás estén propensos a establecer una norma demasiado rígida para quienes buscan la deducción astrológica, de manera que no podrán reconocer a un discípulo; si no lo son, se inclinarán a considerar como personas evolucionadas a quienes no llegan ni siquiera a ser verdaderos aspirantes. En cada caso el horóscopo será inexacto. De nada vale utilizar los planetas esotéricos en relación con el hombre común.

5. La información acerca del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo y su trabajo, incluye:

  • a. El reconocimiento de este grupo como intermediario entre la Jerarquía y la Humanidad.
  • b. La naturaleza de su trabajo, a medida que influye al alma humana cuando, por mediación de los hombres y mujeres de buena volun­tad, trata de determinar el período en que vivimos.
  • c. El trabajo de Triángulos, que personifica dos aspectos de su trabajo, es decir, formación de una red de luz, como canal de comunicación entre la Jerarquía y la Humanidad y el estableci­miento simultáneo de una red de buena voluntad, expresión objetiva de la influencia subjetiva de la luz. Reflexionen sobre este anunciado.

6. La tentativa de formar una rama exotérica de los ashramas internos, evidenciada en el trabajo que he realizado con un grupo especial de aspiran­tes y discípulos aceptados, cuyas instrucciones emanadas de mi ashrama, han sido publicadas en el libro El Discipulado en la Nueva Era, Tomo I y II.

7. La enseñanza sobre la nueva religión mundial, con su énfasis puesto sobre los tres principales períodos de Luna Llena (Aries, Tauro y Géminis, que por lo general caen en abril, mayo y junio, respectivamente), y los nueve (ocasionalmen­te diez) períodos menores de plenilunio de cada año, lo cual conduce a que se establezca la consiguiente relación entre el trabajo del Cristo y del Buda, en las mentes de las personas de tendencia espiritual de todas partes, dando por resultado una gran expansión de la aspiración humana. Este trabajo está aún en su aspecto embrionario y debería recibir una acrecentada atención. Eventual­mente demostrará ser la principal unidad vinculadora de Oriente y Occidente, especialmente si se presenta a Shri Kris1ma como una encarnación anterior del Señor de Amor, el Cristo. De esta manera tres grandes religiones ‑cristiana, hinduísta y budista ‑ se relacionarán íntimamente, mientras tanto se descubrirá que la fe mahometana está vinculada a la cristiana, porque personifica el trabajo hecho por Jesús, cuando influyó sobre uno de Sus discípulos avanzados, un iniciado muy avanzado, Mahoma.

Un cuidadoso estudio de todo lo antedicho indicará las líneas sobre las cuales quisiera ver expandirse el trabajo en los años futuros. Les pido que analicen con esmero estas palabras, pues estimo que esto es una instrucción importante que podría considerarse como el esbozo del trabajo que deseo ver realizado. Implicará la intensificación del trabajo en la sección avanzada de la Escuela Arcana, poner mayor énfasis sobre las reuniones de plenilunio, organizar cuidadosamente el trabajo de Triángulos y de Buena Voluntad, como un esfuerzo extra para ayudar en el trabajo del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, además del reconocimiento de los miembros de dicho grupo, dónde y cuándo entren en contacto con ellos. Esta tarea no será fácil, hermanos míos, si esperan únicamente encontrar a quienes piensan y trabajan y reconocen a la Jerarquía de igual manera que ustedes, o si excluyen a quienes trabajan en la religión y en otros campos, en forma distinta de la de ustedes. Recuerden, como ejemplo de ello, que el gran Movimiento Laborista del mundo fue iniciado por uno de los Maestros, y en la actualidad está complementado por Su ashrama.

Entramos ahora a analizar detalladamente la Regla Trece. En las páginas que anteceden he definido algunos amplios principios y delineado un nuevo aspecto del trabajo que emprendí para la humanidad, bajo instrucciones de la Jerarquía. La enseñanza que impartí es muy abstrusa; poco será de verdadero valor para la mayoría de los estudiantes, pero una idea amplia y general podrá tomar forma y proporcionar el trasfondo inamovible para la enseñanza posterior. Recuerden que la enseñanza dada por mí es de carácter intermedio; así como la proporcionada por H.P.B., bajo mis instrucciones, fue preparatoria. La enseñanza programada por la Jerarquía para que preceda y condicione a la nueva era de Acuario, es de tres categorías:

1. Preparatoria, dada en 1875‑1890: escrita por H.P.B.

2. Intermedia, dada en 1919‑1949: escrita por A.A.B.

3. Reveladora, surgirá después de 1975: será dada en amplia escala a través de la radio.

A principios del próximo siglo aparecerá un iniciado que continuará esta enseñanza. Enseñanza que provendrá de la misma fuente de "Impresión", pues mi tarea no ha terminado, y esta serie de tratados, vinculadores del conocimiento materialista del hombre y de la ciencia de los iniciados, todavía debe recorrer otra fase. Lo que queda del siglo actual, como ya he dicho en otra parte (El Destino de las Naciones), debe dedicarse a la reedificación del santuario en que vive el hombre, a la reconstrucción de la forma en que vive la humanidad, a la reconstrucción de la nueva civilización sobre los cimientos de la antigua, y a la reorganización de las estructuras del pensamiento y la política mundiales, más la redistribución de los recursos del mundo de acuerdo al propósito divino. Sólo entonces será posible ampliar la revelación. (18 - 211/5)

Inicio | Contenidos

[133]

EL NUEVO GRUPO DE SERVIDORES DEL MUNDO

(1). A menudo hemos hablado del grupo de conocedores que se va integrando y comienza a actuar en la tierra, aunque separados, eslabonados por un vínculo espiritual interno y no por la organización externa. La Jerarquía planetaria ha existido siempre y, desde tiempos inmemoriales y a través de las épocas, aquellos hijos de los hombres que se han capacitado para el trabajo y han respondido a los requisitos, encontraron su camino en las filas de los que están detrás de la evolución mundial, guiando los destinos de los pequeños.

Hoy el mundo ha llegado a otro gran momento de crisis. No me refiero a las actuales condiciones mundiales, sino al estado de la conciencia humana, La mente ha alcanzado un poder funcionante y las personalidades están coordinadas. Los tres aspectos del hombre se están mezclando; ha sido posible otra formación o precipitación de la Jerarquía, de Adeptos. En el plano físico está integrando ‑silenciosa, constante y poderosamente ‑ sin organización exotérica alguna, ceremonial o forma externa, un grupo de hombres y mujeres que, finalmente, reemplazará al esfuerzo jerárquico an­terior. Sustituirá a todas las iglesias, a todos los grupos y a todas las organi­zaciones, y con el tiempo llegará a constituir esa oligarquía de almas selectas que gobernará y guiará al mundo.

Están siendo extraídos de todas las naciones, pero no son elegidos o reunidos por la alerta Jerarquía, ni por algún Maestro, sino por el poder de responder a la oportunidad, a la oleada y a la nota espiritual. Surgen de todos los grupos, iglesias y partidos y, en consecuencia, serán verdaderamente representativos. No lo hacen por el impulso de la propia ambición y ardid de orgullo, sino mediante el altruismo mismo de su servicio. Encuentran su camino hacia la cumbre en todos los campos del saber humano, no por la vociferación de sus propias ideas, descubrimientos y teorías, sino por ser tan incluyentes en sus perspectivas y tan amplios en su interpretación de la verdad, que ven la mano de Dios en todos los acontecimientos. Ven su impronta en todas las formas y Su nota resuena por todos los canales de comunicación entre la realidad subjetiva y la forma externa objetiva. Perte­necen a todas las razas, hablan todos los idiomas, abrazan todas las religiones, todas las ciencias y todas las filosofías. Sus características son: síntesis, inclusividad, intelectualidad y un excelente desarrollo mental. No profesan ningún credo, salvo el de la Hermandad, basado en la Vida Una. No recono­cen autoridad alguna, excepto la de sus propias almas, ni ningún Maestro, excepto al grupo que tratan de servir, y a la humanidad a la cual aman profundamente. No erigen barreras a su alrededor, pero los rige una amplia tolerancia, una mentalidad sana y un sentido de proporción. Contemplan el mundo de los hombres con ojos bien abiertos y reconocen a quienes pueden elevar y, como lo hacen los Grandes Seres, elevan, enseñan y ayudan. Reco­nocen también a sus superiores y a sus iguales, y se reconocen entre sí cuando se encuentran y trabajan juntos en la tarea de salvar a la humanidad. No importa si difiere su terminología, si varía la interpretación de los símbolos y escrituras o hablan mucho a poco. Ven a los miembros de su grupo en todos los campos ‑ político, científico, religioso y económico‑, les dan la señal de su reconocimiento, tendiéndoles la mano de hermano. Reconocen también a Quienes se hallan más avanzados que e!!os en la etapa de la evolución y los denominan Instructores, tratando de aprender de Ellos lo que desean impar­tir ansiosamente. (4 - 291/3)

(2). Se creyó oportuno extraer de los numerosos grupos, uno que reuniera (como ocurre con la Jerarquía) a hombres de todas las razas, de todos los tipos y tendencias, grupo que tiene una misión específica y del cual podrán exponerse algunos detalles:

En primer lugar, es una tentativa para exteriorizar la Jerarquía en el plano físico, o una pequeña réplica funcional de este cuerpo esencialmente subje­tivo. Todos sus integrantes poseen cuerpos físicos, pero deben trabajar en formar completamente subjetiva, utilizando así el mecanismo sensible interno y la intuición. Lo componen hombres y mujeres de todas las naciones y edades, pero cada uno debe estar orientado espiritualmente, ser servidor consciente, estar mentalmente polarizado y alerta, y todos deben ser incluyentes.

Una de las condiciones esenciales impuestas al personal del grupo es, que debe estar dispuesto a trabajar en niveles subjetivos sin que se los reconozca tras la escena, como hacen los Grandes Seres. Sus miembros deben liberarse de toda ambición, orgullo de raza y de realización. Además deben ser sensiblemente conscientes de sus semejantes y de sus pensamientos y medio ambiente condicionante.

Este grupo no tiene organización exotérica de especie alguna, sede, publi­cidad ni nombre. Es un conjunto de trabajadores obedientes y servidores del VERBO, obedientes a sus propias almas y a la necesidad del grupo. Por lo tanto, los verdaderos servidores de todas partes pertenecen a este grupo, ya presten servicio en el campo cultural, político, científico, religioso, filosófico, sicológico o financiero. Constituyen parte, lo sepan o no, del grupo interno de trabajadores para la humanidad, y de místicos del mundo. Serán recono­cidos por los miembros de su grupo al ponerse en contacto con ellos en forma casual en el intercambio mundial.

Este grupo da una amplia significación a la palabra "espiritual", pues cree que significa un esfuerzo incluyente hacia el mejoramiento, la elevación y la comprensión humanos; le da significado de tolerancia, comunión sintética internacional, inclusividad religiosa y todas las corrientes de pensamientos que conciernen al desarrollo esotérico del ser humano.

Por lo tanto, se trata de un grupo sin terminología ni biblia específica alguna; no posee credo ni formulación dogmática de la verdad. El impulso motivador de cada uno y de todos, es el amor a Dios cuando se manifiesta en amor al prójimo. Conoce el verdadero significado de la hermandad, sin distinción de razas. Sus miembros llevan una vida de, servicio voluntario, prestado con desinterés y sin reservas.

El personal del grupo es conocido sólo por los Hermanos Mayores de la raza, y no se guarda registro de los nombres. Sólo deben existir tres requisitos principales:

1. Es esencial cierto grado de unificación entre el alma y su mecanismo, y debe estar alineada y activa la triplicidad interna alma‑mente‑cere­bro, que en la mayoría está generalmente aletargada.

2. El cerebro debe ser telepáticamente sensible a voluntad, en dos direcciones. Debe ser consciente del mundo de las almas y también del mundo de los hombres.

3. Debe haber capacidad para pensar en forma abstracta o sintética, lo cual permitirá al hombre salvar las barreras raciales y religiosas. Cuando se posee tal capacidad, hay también una firme creencia en la continuidad y correlación de la vida después e la muerte. (4 - 301/3)

(3). El crecimiento del grupo y de sus ideas será lento y seguro. El grupo ya existe. No debe ser formado ni organizado, por lo tanto ninguno de ustedes debe asumir responsabilidades ni organizar actividad alguna designada, para atraer y dar publicidad a los discípulos que han elegido trabajar subjetiva­mente. Estos no son los métodos que los Hermanos Mayores de la raza aprueban ni la forma en que Ellos trabajan.

Cada uno de ustedes debe saber si aprueba la nueva posición, la nueva actitud hacia el trabajo y el método subjetivo. Decídanse de una vez por todas si prefieren trabajar en la antigua forma exotérica y ambiciosa, construyendo y vitalizando una organización, y así producir el mecanismo que acompaña a este método de trabajo. Recuerden que estos grupos aún son muy necesarios y útiles. Todavía no estamos en la nueva era y los pequeños no deben quedar expuestos a las nuevas fuerzas ni alejados y privados de la "nursery" a la que lógicamente pertenecen.

Si este nuevo método de trabajo les atrae, procuren subordinar la perso­nalidad, dar suprema importancia a la vida de meditación, cultivar la sensi­bilidad hacia el reino subjetivo y manejar de adentro afuera cualquier activi­dad externa necesaria. Eviten la introspección puramente mística o su extremo opuesto, el espíritu de exagerada organización, recordando que una vida de verdadera meditación ocultista debe producir inevitablemente acon­tecimientos externos, pero que estos resultados objetivos sean ocasionados por el crecimiento interno y no por la actividad externa. (4 - 310)

(4). Pequeños grupos surgirán en todas partes, cuyos miembros responden a la nueva nota y cuyo progreso hacia un grupo mundial será vigilado por uno o más discípulos activos. Pero éstos no organizarán más tarde los grupos; ellos se desarrollarán cuando los hombres de todas partes despierten a la nueva visión o vengan a la encarnación para ocupar su lugar en el trabajo y traer la nueva era. Estos grupos no demostrarán ningún sentido de separatividad, ni tendrán ambición personal o grupal; reconocerán su unidad con todo lo que existe y permanecerán ante el mundo como un ejemplo de vida pura, creadora y constructiva, de actividad creadora subordinada al propósito general, de belleza e inclusividad. Tal vez en las primeras etapas de integración, la palabra amistad y colaboración describan mejor a dichos grupos, pues no son dogmáticos ni doctrinarios, ni utilizan consignas secretas. Su característica sobresaliente consistirá en estar libres del espíritu de crítica, tanto individual como grupalmente. La abstención de criticar no provendrá de la incapacidad de ver el error, o de no saber valorar una idea; serán reconocidas la falsedad, la impureza y la flaqueza, pero al ser estudiadas servirán para evocar una ayuda efectiva. (4 - 310/1)

(5). Quizás me pregunten: ¿qué impide a un hombre ser miembro de tal grupo? Digo con énfasis que sólo cuatro cosas impiden su afiliación:

Primero, una personalidad no coordinada. Esto implica necesariamente una mente sin entrenamiento y un intelecto débil.

Segundo, el sentido de separatividad, de diferenciación y de superioridad, respecto a sus semejantes.

Tercero, la posesión de un credo. No importa cuán bueno sea, inevitable­mente produce exclusividad. Siempre excluye a alguien.

Cuarto, el orgullo y la ambición.

También preguntarán, ¿cómo cualificarse uno mismo? Las reglas son tres y sencillas. Primero, aprendan a practicar la inofensividad; segundo, no deseen nada para el yo separado, y, tercero, busquen el signo de la divinidad en todo. Tres reglas sencillas, pero muy difíciles de realizar.

Detrás de este grupo de místicos, que incluye a los pensadores (repito la palabra pensadores) de todos los sectores del pensamiento y del conocimiento humanos, se encuentra la Jerarquía de Maestros, y entre estos dos grupos también existe un conjunto de instructores, del cual formo parte. Ellos actúan como intermediarios y trasmisores de energía. Repito y pido nuevamente que presten atención, pues este grupo que se va formando lentamente y es extraído de todos los grupos imaginables de pensadores y hombres inteligen­tes. Sin embargo, y esto sorprenderá a algunos, no hay entre ellos muchos de los así llamados ocultistas. Esto se debe a que los ocultistas son numérica­mente pocos en relación con las masas, y también a su tendencia al sectarismo, exclusividad y autoestimación. Los trabajadores humanitarios y altruistas se encuentran entre ellos; los dirigentes políticos, los economistas y los científi­cos de los laboratorios del mundo también están allí, y los eclesiásticos y adherentes de todas las religiones del mundo, como también los místicos prácticos y unos cuantos ocultistas. El verdadero ocultista es raro de encon­trar.

El grupo es y será totalmente subjetivo. Sus componentes están vinculados telepáticamente, o se reconocen entres sí a través de la calidad del trabajo que están haciendo en el mundo externo y la inclusividad de la nota que emiten. Está inspirado desde arriba por las almas de sus integrantes y por los Grandes Seres, y su actividad energetizada, debido a las necesidades de la humanidad misma. Está compuesto de almas vivientes y conscientes que actúan a través de personalidades coordinadas. Su símbolo es un triángulo dorado que encierra una cruz de brazos uniformes, con un brillante en un ápice del triángulo. Este símbolo nunca se reproduce en forma alguna. Brilla sobre las cabezas de todos los que pertenecen al grupo, y nadie puede verlo (ni siquiera un clarividente), a excepción de alguno de sus miembros, y sólo cuando ‑para propósitos del trabajo‑ es necesario estimular su reconoci­miento. El lema del grupo es: La Gloria del Uno. (4 - 313/4)

(6). Ahora se está haciendo un nuevo intento para liberar a "los prisioneros del planeta". La Jerarquía, mediante el grupo de servidores del mundo, en proceso de formación, procura restaurar los misterios a la humanidad, a la cual realmente pertenecen. Para el triunfo de este intento es fundamental­mente necesario, a quienes han percibido la visión y visto una parte del plan, dedicarse nuevamente al servicio de la humanidad, consagrarse al trabajo de ayudar hasta el máximo de su capacidad (reflexionen sobre estas palabras y extraigan su significado), a todos los servidores del mundo y sacrificar su tiempo y dinero en acrecentar el esfuerzo de los Grandes Seres. Ante todo no dejen de practicar la meditación; mantengan la unión interna; piensen en la verdad en todo momento. La necesidad y la oportunidad son grandes, y todos los que pueden ayudar son llamados al frente de batalla. Por lo tanto, todos pueden ser útiles de alguna manera si cada uno y todos comprenden la verdadera naturaleza del sacrificio, desarrollan habilidad en la acción y trabajan sin apegos. (4 - 376)

(7). Una de las características que distinguirá a los grupos de servidores y conocedores del mundo, es que la organización externa que los mantendrá integrados será tan nebulosa y sutil que prácticamente no podrá observarse externamente. El grupo se mantendrá unido por una estructura interna de pensamiento y una estrecha interrelación telepática. Los Grandes Seres, a Quienes todos tratamos de servir, se vinculan de esta manera y pueden, con el mínimo requerimiento y el menor desgaste de fuerza, ponerse en contacto mutuo. Ellos están sintonizados con una vibración particular, y estos grupos tendrán que sintonizarse así. (15 - 151)

(8). En 1942 tendremos otra afluencia planetaria de la cual se nos pide que dispongamos de ella y se nos exhorta a que hagamos la debida preparación, La "semana de impacto grupal" que acontece cada siete años, tendrá lugar desde el 21 hasta el 28 de diciembre y, si esto coincide con la Luna llena, la oportunidad será muy significativa. Debemos estar atentos a esta posibilidad. Esa semana debería ser considerada como preeminentemente la "semana de¡ Festival" del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo y, después de 1942, debe aprovecharse este período y hacerse una preparación especial. Este hecho reclama la atención de todos nosotros. (15 - 160)

(9). Este grande y espiritual agrupamiento de servidores está superficial­mente vinculado en el plano físico; en el plano astral el vínculo es más fuerte y se basa en el amor a la humanidad, y en el plano mental se establece un vínculo mayor desde el punto de vista de los tres mundos, como un todo. Por lo tanto, es evidente que en el individuo deben efectuarse ciertos desarrollos antes de que pueda llegar a ser, conscientemente, un miembro activo del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. (15 - 160/1)

(10). Detrás de este... panorama humano, se hallan Aquellos cuyo privilegio y derecho consiste en vigilar la evolución humana y guiar los destinos de los hombres. Esto no lo llevan a cabo por medio de un control impuesto, que infringe el libre albedrío del espíritu humano, sino mediante la implantación de ideas en las mentes de los pensadores del mundo, y la evocación de la conciencia humana, de manera que estas ideas reciban debido reconocimien­to y se conviertan, con el tiempo, en factores controladores de la vida humana. Entrenan a los miembros del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo en la tarea de convertir las ideas en ideales. Dichos ideales, a su vez, se convierten en los objetivos deseados por los pensadores, quienes los inculcan a la gran clase media, erigiéndolos en sistemas mundiales de gobierno y de religión, formando las bases del nuevo orden social al cual se van incorporando pacientemente las masas.

Al llegar a este punto, es necesario recordar que los hombres y mujeres de buena voluntad pertenecen a todos los grupos mencionados anteriormente, y en ello estriba su fuerza y utilidad para el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo.

La fuerza del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo radica en tres factores:

1. Ocupan una posición intermedia entre las masas humanas y el subje­tivo e interno gobierno mundial.

2. Extraen sus miembros (si puede emplearse una palabra tan inadecua­da) de todas las clases, la aristocrática, la intelectual, la burguesa, la clase alta y la baja, y también de los estratos superiores del proletaria­do. Por lo tanto, son realmente representativos.

3. Están estrechamente interrelacionados y en constante contacto y armonía entre sí, debido a la unidad de objetivo, métodos definidos, uniformidad de técnicas y buena voluntad. (15 - 483/4)

(11). Los miembros del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo sustentan los siguientes ideales:

1. Creen en un gobierno mundial interno y en un emergente plan evolu­tivo. Pueden observar sus signos a través de las épocas. Es inevitable que expresen la significación de este gobierno mundial interno y de la Jerarquía planetaria en distintos términos. Quizás lo consideren desde el ángulo peculiar de su propia tradición y educación, lo cual no se puede impedir y carece de importancia. Lo importante es que están en contacto con el centro de energía que trata de guiar los asuntos humanos, conocen algo de los detalles del plan inmediato y emplean todas sus energías para desarrollarlo.

2. Cultivan constantemente un espíritu de buena voluntad internacional, y a este fin consagran todos sus esfuerzos. Evitan todos los puntos de desavenencia, considerándolos como incidentales al grado de evolu­ción a que ha llegado la raza, y están convencidos del inevitable cambio favorable que está en camino. Acentúan el común empeño y tratan de explicar al público, la tendencia de los actuales esfuerzos mundiales a medida que comienzan a realizar el trabajo de encaminar al mundo hacia nuevos senderos e inculcar en las mentes de los pueblos nuevos y mejores ideales.

3. Tratan además de demostrar que muchos experimentos nacionales, religiosos y sociales, sólo son expansiones, modos de progreso y lecciones necesarias. Procuran demostrar que los efectos serán dos. Primero, esas líneas de pensamientos y consiguientes métodos que liberarán eventualmente al género humano de sus actuales limitacio­nes y dificultades. Estos experimentos no son esfuerzos perdidos. Tienen su lugar y propósito definidos. Segundo, enseñarán a recono­cer los métodos y técnicas indeseables de gobierno y religión, porque propagan el virus del odio, engendran las diferencias de clase y raciales y, en consecuencia, van en detrimento de la comprensión mundial, de la buena voluntad internacional y de la amistad espiritual. (15 - 498/9)

(12). El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo debe comprender su misión y reconocer las demandas que de él hace la humanidad. ¿Cuáles son estas demandas? Las enumeraré y pedir¿ que simplemente las acepten y actúen de acuerdo a ellas:

1. Que reciba y trasmita iluminación desde el reino de las almas.

2. Que reciba inspiración de la Jerarquía y, en consecuencia, se dedique a inspirar.

3. Que mantenga ante‑ los ojos de los hombres la visión del Plan, porque "donde no hay visión, los pueblos perecen".

4. Que actúe como grupo intermediario entre la Jerarquía y la humani­dad, recibiendo luz y poder, luego inspirado por el amor, utilizar a ambos en la construcción del nuevo mundo futuro.

5. Que se afane en Piscis, iluminado por Tauro, y responda de acuerdo al impulso acuariano proveniente de la Jerarquía.

Estos no sólo son objetivos individuales, sino la meta para todo el grupo. Los que responden a la fuerza dadora de vida de Acuario y a la fuerza dadora de luz de Tauro, pueden trabajar y lo harán en el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, aunque no lo conozcan esotéricamente ni hayan oído hablar de quienes son sus compañeros de trabajo bajo ese nombre. Recuerden esto. (18 - 197)

(13). Un índice de esta crisis lo tenemos en la forma lenta y cuidadosa con que se organiza el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Sus miembros están supervisando e introduciendo la Nueva Era, y presenciando los dolores del nacimiento de la nueva civilización y la llegada a la manifestación de una nueva raza, una nueva cultura y una nueva perspectiva mundial. El trabajo es necesariamente lento y quienes están sumergidos en los problemas y sufri­mientos, hacen difícil encarar el futuro con confianza e interpretar el presente con claridad. (12 - 59)

(14). Cuando dos o tres se reúnen en nombre del Maestro de la Jerarquía, la energía afluirá; cuando se tiene por meta la buena voluntad, demandando cualquier esfuerzo, la energía de la voluntad al bien hará sentir su presencia, y que el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo no está formado por los pocos miembros que ustedes conocen, sino que es un grupo mucho más grande.

Actualmente consta de muchos millones de miembros. (13 - 460) Ver también: (6 - 181/6)

Inicio | Contenidos

[134]

OBEDIENCIA

(1). No es obligatorio obedecer. Tratamos de entrenar a servidores inteli­gentes de la raza, que se desarrollan mediante el esfuerzo autoiniciado, la libertad de acción y el discernimiento en el método, y no por ciega obediencia, pasividad negativa y adhesión incondicional. Recuérdenlo. Si alguna vez el mandato surgido del grupo subjetivo de instructores, del cual soy un humilde miembro, imparte una orden que sea para seguir los dictados de la propia alma y las inspiraciones del yo superior. (4 - 86)

(2). Cuando se entrena al estudiante occidental nunca se le pide ciega obediencia. Se le hacen sugerencias respecto al método y a la técnica cuya eficacia probaron durante miles de años numerosos discípulos. Se imparten algunas reglas sobre la respiración, el proceso útil y también para vivir en forma práctica en el plano físico; pero en el entrenamiento del nuevo tipo de discípulos, durante la era venidera, es voluntad de los Gurus y Rishis obser­vadores, otorgarles mayor libertad que hasta ahora. Esto podrá significar un desarrollo algo más lento al principio, pero esperan que traerá un desenvol­vimiento más rápido durante las etapas finales en el sendero de la iniciación.

En consecuencia, se insta a los estudiantes a avanzar con valor y alegría durante el período de entrenamiento, sabiendo que son miembros de un grupo de discípulos, que no están solos, porque la fortaleza del grupo les pertenece y también los conocimientos del grupo a medida que desarrolla la capacidad de captarlos, sabiendo también que el amor, la sabiduría y la comprensión, de los observadores Hermanos Mayores, respaldan a todo aspirante Hijo de Dios, aunque aparente e inteligentemente se lo deja abrirse camino hada la luz mediante la fortaleza de su propia alma omnipotente. (4 - 120)

(3). No existe tal cosa como la obediencia oculta que enseñan generalmente las actuales escuelas de ocultismo. Antiguamente, en Oriente, el Maestro exigía de Sus discípulos esa obediencia implícita que, en la práctica, hacía al Maestro responsable y cargaba sobre Sus hombros el destino o karma del discípulo. Tal condición no existe... En la futura nueva era, el Maestro será responsable de ofrecer la oportunidad y la correcta enunciación de la verdad, pero nada más. (5 - 20)

(4). Lo que se requiere es obediencia al Plan, no obediencia al Maestro. La obediencia que se solicita es de la personalidad al alma, a medida que el conocimiento, la luz y el control M alma se hacen cada vez más potentes en la mente y en las reacciones cerebrales del discípulo. (5 - 630)

Ver también: (6 - 234), (6 - 472)

Inicio | Contenidos